Reabren puertas bares y cantinas en Mérida

Establecimientos populares del Centro Histórico podrán operar con 50 por ciento de capacidad
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

Desde el sábado pasado, dueños de bares y cantinas de Mérida fueron notificados de que podrían retomar sus actividades a partir del lunes 20 de septiembre y operar con 50 por ciento de capacidad. Lo anterior, como parte de las nuevas medidas dispuestas por las autoridades estatales dirigidas a la reactivación económica en la entidad.

 

También te puede interesar: A partir del 4 de octubre, sin restricción vehicular en Yucatán

 

Emblemáticas tabernas del Centro Histórico tales como La Negrita (calle 62 x 49) y El Dzalbay (calle 64 x 53) anunciaron a través de sus redes sociales el retorno a sus actividades; a partir de hoy en el caso de la primera y del miércoles 22 de septiembre en el de la segunda.

Otro popular establecimiento que reabriría sus puertas en dicha zona de la ciudad es la cantina El Cardenal (calle 63 x 70), pues en su página de Facebook figura una solicitud de empleo desde la tarde de este lunes.

Los bares y cantinas ubicadas en otras colonias también cuentan con el permiso de reabrir sus puertas, como el bar y coctelería Leoncitos, que desde este lunes recibió a sus parroquianos con el tradicional frijol con puerco; y Bar Alonzo, que reinicia actividades el próximo miércoles en el norte de la capital yucateca.

“Estamos muy contentos” celebró un añejo cantinero cuyo negocio se encuentra en primer cuadro meridano y que prefirió mantenerse en el anonimato: “todavía nos están dando chance y no queremos levantar polvo”, justificó.

 

Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

 

El empresario recordó que llevaban año y medio imposibilitados de trabajar, situación que “puso en aprietos” a cientos de familias que dependen de esta actividad. En ese sentido lamentó que no todos sus colegas gozaron de su misma suerte y varios se vieron en la necesidad de bajar la cortina de manera definitiva.

“A muchos de los compañeros se los ‘comió’ la renta”, detalló al recordar que la gran mayoría de estos lugares operan en locales de alquiler, por lo que en muchos casos dependieron de la voluntad de los arrendadores para continuar operando. 

“Los que no llegaron un acuerdo fueron los que cerraron”, expuso este cantinero que también ha participado en diversos movimientos que buscaron la reactivación de este sector en meses anteriores, incluso frente al palacio de gobierno.

El entrevistado señaló que, para permitir la reapertura de bares y cantinas, las autoridades determinaron que operen a 50 por ciento de su capacidad y cuidando aspectos como la sana distancia, el uso de cubrebocas y gel antibacterial. Asegura que están listos para ello.

 

Edición: Laura Espejo