Mérida necesita más gestores interculturales: Llanes Salazar

ENES Mérida Unam ofrece licenciatura que busca atender problemas sociales desde la diversidad e incidencia
Foto: Fernando Eloy

Ante el crecimiento de la diversidad cultural, social, la llegada de personas de otros estados y países a Mérida, con distintas perspectivas, aunado a los conflictos sociales que hay en el estado, hoy en día se necesitan más gestores interculturales, reflexionó Rodrigo Llanes Salazar, coordinador de la licenciatura en Desarrollo y Gestión Interculturales.

“Mérida y Yucatán en general son lugares cada vez más diversos por la migración de personas de distintas partes del país y del mundo, además por mayor acceso a otras comunidades virtuales, se genera otro tipo de identidades, por eso se necesitan mejores procesos de comunicación”, recalcó.

Uno de los objetivos principales de la Licenciatura en Desarrollo y Gestión Interculturales, resalto es formar a profesionales que puedan ser un puente de diálogo entre comunidades y distintos organismos, para la solución de conflictos sociales, medioambientales, políticos.

“Ofrece una visión desde la diversidad y con un espíritu de incidencia para atender los problemas sociales”, indicó

La licenciatura fue creada en 2007 para impartirse en el Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales (CEPHCIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sede Yucatán. Desde 2018 la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) Mérida y el CEPHCIS comparten la responsabilidad académica de su conducción. A la fecha se han graduado más de 13 generaciones.

Llanes Salazar explicó que la carrera aborda un programa de estudios interdisciplinarios, conjunta conocimientos de diversas disciplinas, desde la antropología, sociología, historia hasta economía, derecho y ciencias políticas. “Se trata de una perspectiva interesante de diálogo entre distintas disciplinas”, expresó.

El fin, recalcó, es formar profesionistas que tengan conocimientos y herramientas metodológicas, técnicas para la gestión intercultural. “Poder facilitar o entablar diálogos entre distintas partes, órdenes de gobierno, comunidades, organizaciones políticas, con un espíritu de respeto hacia la diversidad cultural”, subrayó.

Se forma una sensibilidad en las y los estudiantes, añadió, hacia la diversidad no sólo étnica y de pueblos indígenas, sino de güero, sexo, edad, diferencias tecnológicas. “En un contexto conflictivo, donde muchas veces la polarización no permite la apertura, esta disciplina busca construir puentes y diálogos”, indicó.

También, señaló que la planta docente en su mayoría son investigadores que inciden en la sociedad, a través acciones, no sólo enseñan lo que dice el libro de texto.

Por otro lado, uno de los retos que enfrenta la carrera, y en general el sistema educativo, sigue siendo la pandemia de Covid-19, sobre todo ahora que se ha anunciado una nueva variante del virus lo que genera un escenario de incertidumbre, a pesar de que ya estamos en Semáforo Verde.

“En general vivimos en una era de incertidumbre, donde no sabemos que no depara a media y muchos menos a largo plazo”, acotó.

No obstante, esto también ha ocasionado que más jóvenes se interesen en el cambio climático y en demandar acciones concretas para mitigar los efectos de este problema, además las desigualdades que detonó la emergencia sanitaria., problemas que necesitan conocerse académicamente.

A su vez, detalló que la carrera tiene varios ejes, uno de ellos es la investigación, desde segundo semestre llevan materias de procesos de investigación, por lo que contiene un fuerte componente de formación en este rubro. “Se trata de conocer estos problemas y pensar formas creativas de atenderlos”, manifestó.

Asimismo,  a partir del último semestre, los estudiantes eligen una orientación para especializarse en alguna de las siguientes áreas: Mediación Intercultural; Gestión del Patrimonio Cultural;  Ciencia, Tecnología y Sociedad.

En la especialidad de mediación, tiene que ver con facilitar diálogos para resolver problemas de comunicación en diversos conflictos sociales que se dan en una comunidad, o en determinada población.

Por ejemplo, en el caso de patrimonio es todo aquello lo que una grupo de personas considera valioso  y digno de preservar, y se debe diversificar una mirada de qué son los patrimonios, qué riesgos corren por cuestiones ambientes, crisis económicas.

En ciencia y tecnología, se aborda en cómo se comunica la ciencia con una perspectiva intercultural, que el conocimiento pueda llegar a diversos sectores, comunidades indígenas, grupos religiosos, con una lengua de acuerdo a cada grupo social.

Las y los interesados en esta carrera, expuso Rodrigo Llanes, deben ser personas tener las siguientes características:  gusto por la lectura, apertura al diálogo y tolerancia;  escuchar diversas posturas, senilidad social y preocupación por la diversidad.

“Para esto momento en el que vivimos, donde el cambio climático es una preocupación más palpable, así como otros problemas, la licenciatura te permite estar en diálogo con varias disciplinas para afrontar los retos a futuro”, indicó

El plan de estudios de la licenciatura ofrece una formación profesional interdisciplinaria para abordar la problemática intercultural en diversos ámbitos de la sociedad. La duración del plan de estudios es de seis semestres, con un tronco común de cuatro semestres.

Mayor información http://www.enesmerida.unam.mx/#/lmszc/12

 

Edición: Laura Espejo