Yucatán: The Workshop, plantel con tolerancia cero al acoso y a la exclusión escolar

Caty Franco y su equipo buscan combatir el bullying mediante la metodología de la AEPAE
Foto: Pablo Cicero

México es el país que registra mayor índice de acoso escolar: siete de cada 10 niños y adolescentes lo sufren, según un estudio oficial de la organización no gubernamental internacional Bullying Sin Fronteras para América Latina y España.

Este estudio se dio a conocer en el marco del Día Mundial contra el Acoso o Bullying, que se celebra el 2 de mayo, y muestra los alarmantes niveles que se registran en las escuelas mexicanas.

Los otros dos países que encabezan la lista son Estados Unidos, con seis niños o jóvenes acosados de cada diez, y China, con 5.8 por cada 10. En el mundo, según el estudio, el acoso escolar es la causa directa de más de 200 mil muertes cada año, por homicidio o inducción al suicidio.

Estas alarmantes cifras podrían ser peores, mucho peores. Y es que, por lo general, el acoso escolar es invisible, nadie lo ve y sólo se detecta cuando el daño ya es irreversible. Así lo advierten los expertos.

El acosador ataca en puntos ciegos, hiere con susurros, amenaza en las sombras; este mal silencioso es un iceberg: la parte que se ve es sólo una pequeña fracción de la parte que está escondida.

En Yucatán existen leyes y protocolos para hacer frente al acoso escolar; normativas vigentes desde hace ya varios lustros. Sin embargo, son reactivas y sólo se implementan cuando el daño ya está consumado.

¿Cómo prevenir el acoso? ¿Cómo evitar que más niños y jóvenes lo sufran? ¿Qué tendría qué hacer una escuela, cuando ésta debe de ser un lugar seguro para que niños y jóvenes interactúen, estudien, convivan y reflexionen sin peligro?

 

Foto: Pablo Cicero

 

Estas —y otras— preguntas se hizo Caty Franco Díaz, creadora y fundadora de The Workshop, cuando se percató que los casos de acoso escolar iban en aumento en el estado y en México. La escuela The Workshop, como una acción preventiva, tiene una postura de cero tolerancia, con diversas acciones que involucran a directivos, maestros, alumnos y padres de familia.

Entrevistada al respecto, Caty Franco explica que las causas del aumento de casos de acoso escolar y exclusión son muchas y variadas, entre ellas “la falta de desarrollo del autoconcepto”. Es decir, abunda la fundadora de The Workshop, “al no reconocerme a mí mismo quiero parecerme a alguien más”, lo que erosiona la autoestima y “me convierte en el blanco perfecto para los acosadores”.

Los acosadores, por lo general, atacan juntos a sus víctimas, que mientras más vulnerables son, más ataques reciben. Incluso, los expertos advierten que las víctimas sufren críticas severas y exclusión continua “hasta orillarlos a cometer actos de agresión hacia sí mismos”.  

Otra de las causas del aumento de casos de bullying fue la pandemia. Los niños y jóvenes sufrieron, como todos, una reclusión en la que se respiraba incertidumbre y miedo. El mundo se derrumbó durante varios meses, y esto trajo varias consecuencias. Muertes de seres queridos, trabajos que se perdieron, amigos que se alejaron. El supuesto regreso a la normalidad nunca fue total.  

En esta nueva realidad, Caty Franco y su equipo de colaboradores hicieron un completo análisis de las leyes vigentes —en especial la Ley para la Prevención, Combate y Erradicación de la Violencia Escolar, publicada en 2012, actualizada en 2021— y en los protocolos de las autoridades para fortalecer sus programas contra el acoso, pero se percataron que tenían que dar un paso más y buscar expertos en la materia del acoso.

Así contactaron a la Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar (AEPAE). Esta organización se encarga de implementar programas para prevenir el acoso escolar en España, tanto en escuelas públicas como privadas, desde hace ya quince años. Tiene una metodología comprobada y eficaz, que se ha ido perfeccionando con su implementación al paso de los años.

 

Foto: Pablo Cicero

 

Cuando Caty Franco se puso por primera vez en contacto con los responsables de esta AEPAE, estos comentaron que las autoridades educativas federales de nuestro país ya habían recurrido a ellos para implementar un programa general en todas las escuelas de México. Entonces, el plan no prosperó.

La AEPAE está formada por sicólogos, pedagogos, educadores sociales, abogados, expertos en autoprotección, profesores de arte dramático, expertos en ciberacoso y padres y madres de víctimas de acoso escolar.

Según explica la dirección de The Workshop, para implementar el método de la AEPAE en esta escuela yucateca se capacitó al personal docente y se aplicó una evaluación al alumnado, con el objetivo de diagnosticar quiénes sufren acoso o, incluso, si realiza acciones que podrían definirse como acoso.

Con esta radiografía de las aulas, el plantel ya no sólo reacciona ante el acoso, sino que puede actuar antes y prevenirlo con una serie de estrategias basadas en el protocolo de SEP y UADY.

“El test nos ayuda a identificar los roles que cada niña o niño o joven está llevando a cabo hacia los demás”, especifica la entrevistada.  

Los alumnos cuyo test los ubica como probables acosadores reciben cursos de asertividad y empatía, así como de resolución pacífica de conflictos. En ambos casos —posibles víctimas, posibles perpetradores— se les explica, hablando claro, lo dañino que puede ser el acoso escolar. Los alumnos identificados como víctimas reciben, entre otros, cursos de defensa personal y teatro.

Las clases de defensa personal, apuntan los colaborares de The Workshop, no son para que respondan con violencia al acoso que están sufriendo, “sino para que practiquen posturas firmes, que apuntalen su autoestima, y sepan cómo evitar situaciones que los puedan dañar”. Es erigir de nuevo la autoestima que por diversas razones se ha debilitado.

En toda escuela, que es un universo único, hay un tercer grupo de alumnos, los que observan. Ellos también reciben un tratamiento especial, ya que, como en cualquier otra situación negativa, la neutralidad puede convertirse en complicidad. Por eso, en el método implementado en The Workshop se trabaja, de manera integral, ofreciendo a todos los alumnos diversas herramientas didácticas.

La directiva de The Workshop y todos los docentes han trabajado, aún antes de importar e implementar el método de la AEPAE en el autoconocimiento de los niños y jóvenes. El acoso escolar es uno de los torpedos que impactan en la línea de flotación del autoconocimiento de la víctima.

Según los datos duros de la encuesta Bullying Sin Fronteras para América Latina y España ubican las aulas de los primeros años de primaria como en las que más se replican conductas que pueden convertirse en acoso. Es ahí donde el autoconocimiento de los alumnos aún no se ha fortalecido, y es ahí en donde las escuelas tendríamos que trabajar. al alumnado y su equipo han implementado tolerancia cero a esas conductas.

Todo este proceso es cíclico y transversal, nunca deja de aplicarse, y se va corrigiendo y adaptándose, para evitar que se traspasen fronteras en las que, en muchas ocasiones, ya no hay vuelta atrás. Y, aunque en su propia definición se establece que el escenario del acoso es la escuela. The Workshop ha incluido en su prevención a las familias quienes han respondido con interés por apoyar los esfuerzos de la escuela.

En un primer paso, al presentar a los padres y madres de sus alumnos este modelo, se solicitó la observación puntual de sus hijos para ubicar diversos síntomas, en especial temor a ir al colegio, explosiones de ira, insomnio y pesadillas, ansiedad y tristeza, dolores de estómago y de cabeza, disminución en el rendimiento escolar e ideación suicida, entre otras.

Y así, con un método y con el compromiso de maestros y padres de familia, una escuela yucateca —con planteles en Mérida y en Komchén— está dando un paso más contra el acoso escolar. Caty Franco y su equipo están conscientes que la lucha será difícil, ardua, pues el acoso es un monstruo que muta. Precisamente en estos días en esa escuela se impartieron talleres a padres para abordar el tema del ciberacoso, la nueva cabeza de esta hidra, y sobre el autoconocimiento, este último impartido por la propia fundadora

El mensaje no es claudicar. Y así lo demuestran estos esfuerzos. No normalizar esta situación, que siembra tragedias en los campos de la inocencia. No quedarse callado. No ser simples observadores. ”Invitamos a todas las instituciones a tomar acción para lograr la prevención de escuelas sin bullying y exclusión”, señalan la fundadora y sus colaboradores. ”No nos quedemos observando, logremos con nuestro alumnado familias y docencia un ambiente sano y cordial en la interacción diaria”.

 

También te puede interesar: Bullying e ingeniería social

 

Edición: Estefanía Cardeña


Lo más reciente

Video: Bayardo Ojeda pide perdón, ''seré un aliado fiel de ‘Huacho’ Díaz Mena''

El diputado electo dijo que apoyar a otro candidato fue una decisión equivocada

Astrid Sánchez

Video: Bayardo Ojeda pide perdón, ''seré un aliado fiel de ‘Huacho’ Díaz Mena''

Videos cortos se convierten en la principal fuente de información de los jóvenes, alerta informe

Plataformas como TikTok crecen en Asia, África y América Latina

Afp

Videos cortos se convierten en la principal fuente de información de los jóvenes, alerta informe

Líder supremo talibán advierte a afganos que no deben ganar dinero ni recibir honores terrenales

Esto ocurre antes de un viaje patrocinado por la ONU de una delegación talibana a Qatar

Ap

Líder supremo talibán advierte a afganos que no deben ganar dinero ni recibir honores terrenales

Reportan desaparición de Cecilia Flores, líder del colectivo de Madres Buscadoras

El último contacto que tuvo su familia con ella fue durante la noche del domingo

La Jornada

Reportan desaparición de Cecilia Flores, líder del colectivo de Madres Buscadoras