post Image

'Nunca le he ganado a un hombre ‘sano’, todos ponen pretextos': Diana Real

La ajedrecista yucateca inició en el deporte a los seis años

Foto: Cortesía Diana Real

Por un tiempo, la yucateca Diana Real Pereyra fue la mejor ajedrecista de México. Ha integrado el Equipo Olímpico Mexicano en países como Alemania y Estambul; y compitió en 2015 para convertirse en la primera Gran Maestra (GM) del país. A sus 25 años y tras 19 de carrera, asegura no recordar ganarle a un hombre “sano”. Todos ponen pretextos cuando son vencidos por esa mujer que ha recorrido el mundo gracias a su destreza en el tablero.

La incursión de Diana en el deporte-ciencia no fue casualidad. Su padre, quien es aficionado al ajedrez siempre quiso que ella y sus otros dos hermanos aprendan también. Cuando nació, su casa se pobló de tableros; y al comenzar a caminar, su papá acomodó las piezas con la esperanza de que algún día las tire, lo que finalmente sucedió.

 

Foto: Cortesía Diana Real

 

Después de que aprendiera a acomodarlas, la familia se dio a la tarea de conseguir un maestro para que le imparta lecciones. Tenía cuatro años cuando comenzó sus clases en La Ibérica. Por su edad, no tomaba las clases completas; sino 10 o 20 minutos, así que una de sus primeras lecciones fue la de aprender a estar sentada por un rato.

Desde aquellos días, nunca lo dejó. Cuando entró a uno de los clubes más importantes de Yucatán, fue que su carrera comenzó. Diana tenía seis años.

El ajedrez lo veía como parte de su vida desde temprana edad, pero al asistir a su primer Torneo Panamericano en Bogotá, Colombia a los siete años, se impactó por el hecho de salir del país y platicar con gente tan diferente, de cultura tan distinta. Eso la cautivó y cultivó su amor hacia ese deporte.

Tras sus viajes, considera que su nivel fue incrementando a gran velocidad, lo que le permitió asistir a varios torneos en México. Conocía la capital de todos los estados, no porque las haya aprendido en la escuela, sino porque había estado en casi todas, compitiendo.

 

Las mujeres en el ajedrez 

Se tiene la concepción de que el ajedrez es un deporte de hombres. En el caso de Diana Real, la gran mayoría de sus amigos en ese ámbito pertenecen al género masculino; y pese a que nunca se sintió discriminada, recuerda que de pequeña le decían que “jugaba como hombre”, como si solo ellos pudieran jugar bien, sentenció.

 

 

Foto: Cortesía Diana Real

 

Lo positivo es que cada vez hay más niñas interesadas en este deporte, celebró, ya que cuando asiste a los torneos, ve muchas más de ellas compitiendo. Expuso que normalmente uno ve al ajedrecista como alguien muy inteligente, y es la cultura machista lo que hace pensar que tiene que ser un hombre quien triunfe en la disciplina.

“Afortunadamente, esto ha cambiado con el tiempo, hay mujeres que han sido muy destacadas a nivel mundial, como Judit Polgár, a quien sacaron de la escuela y fue educada en casa. Ella fue la que abrió las puertas a la mujer a este deporte”.

“Creo que nunca le he ganado a un hombre que estuviera sano” dijo Diana, quien más que discriminada, se ha sentido subestimada en los torneos. “Siempre les duele la cabeza, tuvieron un mal día o no durmieron bien. Siempre había un pretexto”, comentó entre risas al recordar esas contiendas.

 

Yucatán con gran potencial

Diana precisó que Yucatán tiene gran potencial en materia ajedrecística, pues el estado se ha caracterizado por tener a los mejores jugadores del país, desde Carlos Torre Repetto. Esto lo atribuye a los apoyos gubernamentales que nunca han faltado y a los buenos entrenadores que les han permitido sobresalir.

En 2015, a los 17 años, ella entrenaba muy duro y viajó a España decidida a obtener el título de Gran Maestra. Tras entrar a la universidad “le tuvo que bajar” a su entrenamiento; y a pesar de que se mantuvo como la mejor jugadora del país, su ranking descendió a razón de sus estudios.

No obstante, este año comenzó a entrenar de nueva cuenta con la Federación Nacional de Ajedrez; y aunque ha sido difícil por la pandemia, ella no ha perdido el tiempo. Está determinada a continuar compitiendo por ese título, pero primero debe recuperar su ranking. Eso la convertiría en la primera GM mexicana. 

 

 

Foto: Cortesía Diana Real

 

A las mujeres que busquen destacar en el ajedrez, les aconsejó no desanimarse, ni dejarse intimidar. “Pensar que se puede ganar sin distinción de con quién se juegue -puede ser un niño; o hasta un adulto mayor- y dedicarse a mejorar, sin pensar en el oponente. Lo primero que hay que entender es que estamos jugando contra nosotras mismas”, acotó. 

Carlos Torre Repetto; Manuel León Hoyos; y Luis Ibarra Chami son los tres GM Internacionales que la entidad ha aportado al mundo del ajedrez. Este último, fue recientemente reconocido por su trayectoria con el Premio Estatal del Deporte 2020. 

 

Gambito de Dama

Sobre la popular serie de Netflix, Gambito de Dama, la deportista opinó que se trata de una producción muy bien elaborada, incluso hablando desde términos ajedrecísticos, pues hay varios jugadores que se han dado a la tarea de analizar las partidas. Recordó que fue el GM Garri Kaspárov quien dio el visto bueno para esas escenas.

“Pinta muy bien toda la tensión que hay durante un torneo, como cuando ve las piezas moverse en el techo. Probablemente yo no las veo en el techo; pero sí en mi mente. Puedo estar hablando con alguien y estar visualizando una posición inconscientemente”, añadió.

La parte de los excesos, dijo, cualquier genio o alguien que pasa por tantos problemas puede caer en eso, “pero me gusta pensar que los dejó por el juego. Cuando Beth Harmon comienza a entrenar de verdad deja las pastillas y el alcohol, y va mejorando”.

“Sin duda será un aliciente para que más niñas se interesen en este deporte; o sus papás, luego de que vean la serie, buscarán integrarlas a él. Contribuirá también a ver el ajedrez como una ciencia y muestra muy bien lo que sucede en la mente de la persona cuando está jugando”, apuntó.

 

Perdonarse a sí misma

Para Diana Real, lo mejor que le ha enseñado el ajedrez es a perdonarse a sí misma. “Hay partidas que tardan hasta seis horas; y cuando llevo cinco horas y media haciendo todo bien y en un error se te va la partida, una puede sentirse muy mal. La única persona culpable de eso es una misma”, dijo.

“Hubo momentos muy fuertes, sobre todo de pequeña, y fue muy duro para mí. Ahora como adulta veo que es muy fácil perdonarme tras ese error, sentir la frustración y dejarla ir. Hay otros que no, no pueden lidiar con ese sentimiento porque no la han experimentado tan fuerte como lo siente un ajedrecista”.

La galardonada deportista concluyó diciendo que ese es solo un ejemplo de las cosas buenas que cualquier persona puede sacar del ajedrez. No es necesario jugar a gran nivel para desarrollar habilidades que propicien mejorar como persona.

Al concluir la entrevista y preguntarle a Diana si se considera la Beth Harmon yucateca, ella tímidamente y entre risas respondió que sí, “aunque sin las drogas y el alcohol”, aclaró.

Edición: Elsa Torres

NOTICIAS ANTERIORES

...
21 de Enero del 2021
Sociedad
Revisa Vila Dosal plan nacional de vacunación con gobierno federal
Leer más
...
21 de Enero del 2021
Sociedad
Aumenta afluencia en grupos de apoyo para familias de alcohólicos durante la pandemia
Leer más
...
21 de Enero del 2021
Cultura
Estudio del INAH revela que los mayas usaron sustancias sicoactivas
Leer más