Daniela Tarhuni
La Jornada Maya

16 de julio, 2015

Un cuestionamiento incesante al que han tratado de dar respuesta cienti?ficos, filo?sofos, teo?logos y pensadores a lo largo de los siglos es si estamos solos o si existen en el universo otras inteligencias que podamos detectar o incluso contactar. Y en este sentido, uno de los proyectos ma?s pole?micos e interesantes al respecto es el SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence).

En 1957, el mundo atestiguaba el nacimiento de la era espacial cuando la Unio?n Sovie?tica lanzo? el Sputnik 1, primer sate?lite artificial de la historia en alcanzar la o?rbita de la Tierra. Se trataba de una nueva aventura de la humanidad, pues la conquista era el cosmos mismo.

Pero el hecho que dio el paso definitivo al proyecto SETI fue la publicacio?n del arti?culo de Giuseppe Cocconi y Philip Morrison, “Searching for Interstellar Communication,” en la revista Nature del 19 de septiembre de 1959. El argumento no podi?a estar ma?s cercano a la “ciencia ficcio?n”: los autores crei?an firmemente en que si habi?a alguna posibilidad de que hubiera sen?ales de inteligencia extraterrestre, probablemente se encontrari?an analizando las ondas de radio.

Como el espectro electromagne?tico es muy amplio como para buscar en todas las frecuencias, concluyeron que debi?an analizar la radiacio?n electromagne?tica en la frecuencia de los 1420 megahercios, que es la que emite el hidro?geno, porque es el elemento ma?s abundante y que cumple una funcio?n sustancial en la formacio?n de casi toda la materia que compone el universo. No por nada es el primer elemento de la tabla perio?dica; asi? que encontrar un patro?n regular en esta frecuencia seri?a un indicador de que alguien esta? mandando informacio?n de manera intencionada.

Cocconi y Morrison no eran los u?nicos que habi?an llegado a aquella conclusio?n. De manera independiente Frank Drake llevaba medio an?o buscando sen?ales de este tipo en el National Radio Astronomy Observatory, NRAO. Con la publicacio?n del arti?culo en Nature, Otto Struve, director del NRAO, decidio? iniciar un proyecto oficial y en noviembre de 1960 el plan SETI vio la luz.

Desde su puesta en marcha, el SETI ha suscitado pole?mica entre los cienti?ficos, esce?pticos, poli?ticos, grupos religiosos y hasta ufo?logos. En distintas administraciones, los poli?ticos han ridiculizado al SETI al decir que trata de encontrar a ET, y durante una de?cada (1994-2004) los proyectos fueron financiados en su totalidad por donaciones privadas. En 2005, una subvencio?n de la NASA permitio? el trabajo en la deteccio?n de la sen?al del conjunto de 42 radioantenas ATA (Allen Telescope Array) en California, proyecto financiado en su primera etapa por Paul Allen, cofundador de Microsoft. A la fecha, la gran mayori?a de los fondos del SETI son privados.

[b]Los cienti?ficos no esta?n solos[/b]
Pero los cienti?ficos no esta?n solos: el proyecto [email protected], de la Universidad de Berkeley, es apoyado por ma?s de 3 millones de usuarios de todo el mundo mediante el uso de sus computadoras personales para procesar la informacio?n capturada por el radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico.

La exploracio?n del cosmos nos revela di?a a di?a cosas sorprendentes y, al mismo tiempo, lo mucho que desconocemos de e?l: existen muchos proyectos de sondas para explorar los oce?anos subterra?neos en los sate?lites Europa, de Ju?piter, y Ence?lado, de Saturno, y se ha encontrado evidencia de que existen condiciones propicias para que pudieran proliferar bacterias parecidas a los extremo?filos en lagos cerrados bajo el hielo anta?rtico. El nu?mero de planetas fuera de nuestro sistema solar crece ra?pidamente e incluye a varios que pueden tener agua li?quida en su superficie. Estos y otros descubrimientos recientes pra?cticamente aseguran la existencia de la vida fuera de la Tierra y ahora el desafi?o es verificarlo.

ontacto, peli?cula de Robert Zemeckis (1997), basada en la novela de Carl Sagan, es una de las representaciones ma?s cercanas del SETI en la historia de Hollywood. En ella, la doctora. Ellie Arroway (Jodie Foster), investigadora del SETI, encuentra pruebas fehacientes de vida extraterrestre y es elegida para hacer contacto.

En una secuencia, la doctora Arroway contempla un amanecer gala?ctico y llora conmovida diciendo que en su lugar debieron enviar a un poeta porque ella no encontraba las palabras para describir la magnificencia del universo. La emocio?n es clave en cualquier proyecto que emprende la humanidad y en la ciencia no es la excepcio?n. El suen?o de conquistar el espacio y dar respuesta a si estamos solos es una huella que permanece en lo ma?s profundo de nuestro ser.

Pero la cuestio?n esencial y profunda va ma?s alla?: requerimos contestar en primera instancia lo que entendemos por vida y vida inteligente, conceptos que se han centrado en la vida como la conocemos; sin embargo, tambie?n cabe preguntarse que? pasari?a si las formas de vida extraterrestre son tan increi?blemente complejas y avanzadas que ni siquiera las podemos imaginar, y mucho menos percibir con nuestros sentidos o nuestra tecnologi?a.

Visto asi?, habri?a que imaginar que? otras formas de contacto podemos establecer con ese cosmos que nos fascina.


Lo más reciente

Brevísima teología para ateos indecisos VI

Imaginar un mundo sin ateos es como imaginar un dado con una sola cara

José Díaz Cervera

Brevísima teología para ateos indecisos VI

‘Ciudad Boutique’, un retrato de Mérida desde la óptica de Mario Galván

Una propuesta compuesta por 14 cuentos escritos en clave satírica

Juan Manuel Contreras

‘Ciudad Boutique’, un retrato de Mérida desde la óptica de Mario Galván

Obra de los alumnos de Stefanie Schikora se expone en el Pasaje Picheta

Las piezas, en su mayoría, fueron creadas un año antes de la pandemia del Covid-19

Juan Manuel Contreras

Obra de los alumnos de Stefanie Schikora se expone en el Pasaje Picheta

DIF de Mérida inicia nuevo ciclo del programa ''Bordamos por Mérida''

Oportunidad para que mujeres puedan formar un negocio a través de la elaboración y venta de productos

La Jornada Maya

DIF de Mérida inicia nuevo ciclo del programa ''Bordamos por Mérida''