Foto:

Es un animal pacífico, tímido y solitario, que ha cambiado de hábitat debido a la urbanización, afirma Rosario Sosa Parra.

Estudios científicos han probado su resistencia incluso al veneno de serpientes y alacranes; es útil contra el mal de Chagas, asegura la especialista en defensa de estos marsupiales, cruelmente atacados.

Existentes desde hace más de 60 millones de años, para los mayas, la hembra fue una figura sagrada, explica la experta, que dará conferencia el próximo 11 de abril.

Verónica Camacho Chávez
La Jornada Maya
Mérida. La zarigüeya es un marsupial como los canguros de Australia. Es pacífico, tímido y solitario. Aunque se piensa que es un activo propagador de enfermedades como la rabia, estudios científicos han demostrado su gran resistencia a este mal e incluso al veneno de serpientes y alacranes, afirmó Rosario Sosa Parra, maestra en Ciencias y en Gestión de Auditorías Ambientales y presidenta de la Asociación por los Derechos de los Animales en Yucatán (Aday).

Explicó que las zarigüeyas no son zorros, comadrejas ni ratas. En el norte de México son conocidas como tlacuache. Es un marsupial de la familia de los didélfidos y el único representante de su especie en América. Sin embargo, no es un animal apreciado, sino perseguido y maltratado, pues se considera dañino.

Señaló que este animal es de hábitos nocturnos y de naturaleza arborícola, aunque es trepador, por sus características físicas, ya se ha adaptado a todo tipo de terreno, obligado, principalmente por la urbanización del hombre que ha destruido sus hábitat. Esto ha hecho que se refugie en cuevas o madrigueras profundas de las que sólo sale por las noches en busca de alimento. En Yucatán la especie más común es la zarigüeya de Virginia, que se distingue por el hocico pronunciado y lampiño, el pelo hirsuto y oscurecido y la cola calva y escamosa.
Sosa Parra, defensora de los animales, sobre todo de la zarigüeya, desde hace más de 18 años, explicó que esta especie carece de recursos efectivos de defensa, los cuales se limitan al silbido o gruñido que emite con el hocico y al aroma que expulsa al ser atacada; otro de ellos es fingirse muerta.
Sosa Parra explicó que estudios científicos han demostrado su resistencia a la rabia, lo que se atribuye a su baja temperatura corporal (entre 34 y 37 grados centígrados). Esto lo también lo hace inmune al parvovirus y la hepatitis felina. Además, se ha observado que puede engullir serpientes venenosas sin que le afecten las toxinas de esos animales.

Destrucción de su hábitat

Señaló que la destrucción de su hábitat de este animal lo ha obligado a luchar contra un medio ambiente hostil, ya que a falta de bosques y montes, ha tenido que buscar su sustento en los basureros o en lo profundo de los patios de casa y unidades habitacionales, por eso ha sido considerado, injustamente, parte de la “fauna nociva”, perseguida y tratada cruelmente con acciones que rayan en lo irracional.
“En nuestra región muchas veces se tiene fobia a las zarigüeyas, por lo que ha sido lapidadas o tundidas a palos; algunos las cuelgan de cabeza para seguirlas apaleando; otros las mutilan o queman, por lo que es muy común verlas muertas en medio del camino”, precisó Rosario Sosa Parra.
Indicó que esta especie ha subsistido más de 60 millones de años, sin experimentar cambios notables en su fisionomía. Bien pudieron ser contemporáneas de los dinosaurios, “son quizá la familia más vieja de mamíferos que aún habita en la Tierra; sin embargo, no viven más de cuatro años.
“Entre los pueblos mesoamericanos se le conocía con el nombre de tlacuzin, palabra de la que deriva “tlacuache”. Se le considera símbolo de la fertilidad, de la mujer embarazada y del parto, también se le conocía como “la abuela del alba. Según una leyenda mixteca una zarigüeya roba el fuego para dárselo a los dioses. En la medicina tradicional es muy apreciada, pues la cola y la grasa se preparan remedios para aliviar varios tipos de dolor, como la artritis e infecciones estomacales.”

Según los mayas

Explicó que en la cultura maya este marsupial tiene un sitio importante. Se han hallado vasijas con la figura esculpida de una zarigüeya, y en el Popol-Vuh, se le dan atribuciones milagrosas, porque no muere fácilmente. A la hembra se le veía como “la gran madre eterna”. Su nombre en maya es och.
Dijo la que por este motivo trabaja en la difusión, educación y respeto de los animales, haciendo un especial énfasis por la zarigüeya, por lo que realizado pláticas, talleres, conferencias a escuelas, universidades y varios foros en la entidad.
“Mantenemos un contacto muy estrecho con el Centro de Investigaciones Regionales Hideyo Noguchi de la Universidad Autónoma de Yucatán, cuyas ha demostrado los beneficios de este marsupial, principalmente en torno al mal de Chagas y por su contribución al antídoto contra el veneno de serpientes.”
Finalmente, invitó a informarse sobre la verdadera naturaleza de este marsupial, para no tener una idea equivocada y evitar el maltrato a esa espera totalmente inofensiva.
Aday Ambientalista se encuentra en la calle 41 número 563 por 82 y 82 a, en la colonia centro, la cual ofrece gatos y perros en adopción, esterilizaciones a bajo costo, apoya en la captura y liberación de la zarigüeya; para mayor información se puede visitar www.aday.org.mx, en Facbook: Aday Ambientalista.
La doctora Rosario Sosa Parra ofrecerá una plática el próximo 11 de abril, en el parque de Itzincab, localizado en la Calle 25 por 46 48 en el fraccionamiento Paseos de Itzincab, a las 17 horas.


Lo más reciente

Piña colada

Dinero

Enrique Galván Ochoa

Piña colada

Ichil meyajo’ob tu jaatsil 4 ku beeta’al ti’ Tren Mayae’ ti’ yaan kúuchil e’esajil yéetel hotel Chichén Itzá

Las obras del tramo 4 del Tren Maya, museo y hotel en Chichén Itzá

La Jornada

Ichil meyajo’ob tu jaatsil 4 ku beeta’al ti’ Tren Mayae’ ti’ yaan kúuchil e’esajil yéetel hotel Chichén Itzá

Maanal 5 mil máako’ob kíim úuchik u tíitikubáaj u lu’umil Turquía; yanchaj uláak’ u’uyab 7.5 u chichil

Terremoto de 7.8 golpea a Turquía y Siria; reportan más de 5 mil muertos

La Jornada Maya

Maanal 5 mil máako’ob kíim úuchik u tíitikubáaj u lu’umil Turquía; yanchaj uláak’ u’uyab 7.5 u chichil

Yanchaj u múuch’kabil Constituyen la Coordinadora de Comisariados Ejidales y Comunales de Yucatán

Yucatán: Constituyen la Coordinadora de Comisariados Ejidales y Comunales

La Jornada Maya

Yanchaj u múuch’kabil Constituyen la Coordinadora de Comisariados Ejidales y Comunales de Yucatán