Paul Antoine Matos
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 14 de septiembre

Beatriz Rodríguez Guillermo, poeta y directora de la Escuela Superior de Artes de Yucatán (Esay), “deja una semilla en el corazón de los estudiantes y egresados, una semilla que germinará en pura creatividad positiva para el arte y con grandeza para los seres humanos”, expresó el gobernador Rolando Zapata Bello, en breve entrevista para [i]La Jornada Maya[/i], tras presentar el pésame a la familia y amigos de la artista, que falleció el lunes por la noche, como víctima del cáncer, a los 57 años.

Desde las 11 de la mañana de ayer se llevó a cabo el velorio en la funeraria Ethernus, y posteriormente una misa de cuerpo presente. “La recuerdo, ante todo, como una mujer con un enorme entusiasmo por la vida, con un gran compromiso social, que es algo que siempre recuerdo”, manifestó el gobernador, quien llevó un arreglo floral.

“Recuerdo su gran capacidad, su gran talento creador, su gran aportación para la literatura. Recuerdo que ella fue la primera presidente del Centro Yucateco de Escritores y eso pone en manifiesto su gran capacidad de incluir, sumar, generar ánimos positivos”. Eso fue a inicios de los años 90, rememoró, cuando él fungió como subdelegado del servicio social del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), un área vinculada a la cultura.

Resaltó que fue una distinción tenerla en el servicio público, pero “ante todo, un gran ser humano.

“Deja un gran legado para todo lo que es la intelectualidad en el ámbito cultural, artístico. Con su obra, pero también un gran ejemplo de vida, porque tuvo una gran fortaleza de espíritu, un entusiasmo en sus actividades y sus tareas”.

Presentes estaban personas que fueron parte de la vida de Rodríguez Guillermo. El doctor Rubén Reyes Ramírez, director de Humanidades de la Universidad Modelo, institución académica en la que la directora del Esay realizó su doctorado, en conjunto con la Universidad de Sevilla.

Una persona muy cercana a Beatriz Rodríguez fue Jorge Esma Bazán, director del Festival Internacional de la Cultura Maya (FICMaya), al grado de considerársele su alumna predilecta. El también actor y dramaturgo envió un arreglo floral.

Le imitaron los diputados federales Felipe Cervera Hernández e Ivonne Ortega Pacheco, así como el secretario general de Gobierno, Roberto Rodríguez Asaf. El ayuntamiento de Mérida también envió un recuerdo de flores.

También acudió Sara Poot Herrera, directora de UC-Mexicanistas, quien la recordó una persona sencilla, íntegra, sabia, noble, en cuya poesía su corazón y palabra iban de la mano. “Una formadora de generaciones”, y confesó haberla conocido como escritora y luego como persona.

Roger Metri Duarte, secretario de la Cultura y las Artes, mencionó que cuando él llegó al Centro Yucateco de Escritores, Rodríguez Guillermo era la presidente, por lo que nivelaba las críticas fuertes de otros intelectuales con su dulzura.

Consideró que su legado será la promoción de la cultura desde los niños, con el Centro Cultural del Niño Yucateco (Cecuny).

Por su parte, Rodolfo Cobos Argüelles, director de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey), señaló que ha sido una de las mujeres más importantes en la cultura, que enseñó a generaciones de artistas y fue una gran colaboradora de la Filey y Cultura para Todos.

Sus alumnos también acudieron. No sólo le dijeron adiós, sino que le rindieron un homenaje con música clásica, en la que los estudiantes del arte tocaron con violines y violonchelos.

El fundador de la Esay, Domingo Rodríguez Semerena, consideró la muerte de su sucesora, como una tristeza porque “Yucatán perdió a una gran mujer que aportó a la cultura, las letras y una gran vocación”.

Afirmó que consolidó un proyecto “en pañales”, que tomó apenas a dos años de su fundación y que, durante los siguientes nueve, logró un gran prestigio para la Escuela, con egresados que han dejado un impacto positivo para la cultura en Yucatán.

Académico en la Esay, el experto en música yucateca, Enrique Martín Briceño, señaló que el legado tiene dos vertientes, la de creación como poeta y autora de libros para niños, pero también como funcionaria cultural. Resaltó que Beatriz Rodríguez enfiló a la Escuela para convertirse en una Universidad de las Artes.

“Una funcionaria ejemplar, distinguida por su probidad y compromiso. Estuvo al frente hasta el final, aún con la enfermedad se preocupó por sus proyectos”.


Lo más reciente

La MLS comienza con la mirada puesta en Messi, Suárez y el Inter de Miami

La directiva reunió a un equipo que se perfila como el favorito de la 29a temporada

Ap

La MLS comienza con la mirada puesta en Messi, Suárez y el Inter de Miami

Insuficiente la labor de rescate de lengua materna en Campeche: antropólogo

La globalización y la apropiación de nuevas identidades han dejado atrás la promoción de la cultura maya

Jairo Magaña

Insuficiente la labor de rescate de lengua materna en Campeche: antropólogo

El Tri olvida los goles ante Argentina; empata en Copa Oro femenil

Las nacionales tuvieron un juego errático en el Dignity Health Sports de Los Ángeles

La Jornada Maya

El Tri olvida los goles ante Argentina; empata en Copa Oro femenil

Todos los días deberían ser 21 de febrero

No se puede celebrar la diversidad lingüística un día para desaparecerla el resto del año

La Jornada Maya

Todos los días deberían ser 21 de febrero