Limpian cementerios de Yucatán para celebrar a los difuntos

El Día de Muertos subsiste ante la modernidad y comercialización del festejo

Texto y foto: Jafet Kantún
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 1 de noviembre, 2018

Desde hace 32 años, Zoila Tello Solís, sepultada en el cementerio de Xoclán, es visitada por su hermana y su sobrino, mismos que año con año, una semana antes del Día de Muertos, se dan a la tarea de limpiar la lápida donde descansa la difunta.

Es una tarea de varios días, comentó su sobrino Emilio, ya que cuando hay tiempo se pasan por el lugar para tallar con un rastrillo la lápida, retirando el moho que creció durante meses, y las hierbas que rodearon la bóveda. A veces les toma 3 o 4 días de limpieza, ya que además de limpiar el espacio donde se encuentra Zoila, hacen lo propio con dos familiares más que también se encuentran enterrados en el mismo cementerio.

Varios días previos a la festividad, que encuentra su punto más alto los días primero y segundo de noviembre, meridanos se preparan para las actividades propias de estas fechas. Acuden a limpiar, rendir ofrenda y visitar a sus seres queridos, mientras que los cementerios, por parte del Ayuntamiento de Mérida, intensifican labores de mantenimiento de sus áreas.

Arturo Antuña, subdirector de servicios generales de la Dirección de Servicios Públicos Municipales, comentó que desde comienzos de septiembre cerca de 200 trabajadores de los departamentos de Parques y Jardines, Aseo Urbano y Panteones del Ayuntamiento de Mérida, además de plomeros y electricistas, realizan labores de limpieza de los cinco cementerios de la ciudad: El Cementerio General, el Panteón Florido, Jardines de la Paz, el Cementerio de Xoclán y el de Chuburná.

Las acciones contemplan el barrido de calles, andadores y pasillos, retiro de escombros, poda de maleza y servicios de luz.

Pérdida de la tradición

Los vendedores de flores ubicados a las afueras del Panteón Florido y en el paseo de las flores dentro del Cementerio General, comentaron ser testigos de la limpieza que el Ayuntamiento de Mérida ejerce previo a las celebraciones.

Ellos mismos también se preparan, pese a que la mayoría vende sus flores durante todo el año, saben que el comercio crecerá durante los 3 o 4 días entre el fin de octubre y el comienzo de noviembre.

No obstante, señalan una baja notable en sus ventas, respecto a años anteriores, lo que atribuyen a una pérdida de tradición por parte de los yucatecos. Esto les genera importantes deudas con los proveedores, a veces pérdidas en lugar de ganancias e incertidumbre en su economía, debido a que, comentan, “a veces no se vende en todo el día ni un ramito”.

Así lo contó doña Guadalupe, que junto a Wendy se coloca a las afueras del Panteón Florido desde hace más de diez años. Recordó que cuando el negocio comenzó con su madre, ella lograba vender todas sus flores en un día. Desde hace unos tres o cuatro años la gente ya no acude como antes. En los días buenos logra vender entre 300 y 400 pesos en flores, pero hay otros donde se pasa todo el día y sólo venden “una velita”.

Otro problema es el balance entre ganancias y pérdidas, ya que por colocarse en el lugar pagan al Ayuntamiento 312 pesos mensuales, declararon. Los proveedores les venden la docena de pompones en paquetes, y cuando ellas abren las bolsas se dan cuenta de que algunas flores se lastimaron y en otras ocasiones sólo “viene el palito”.

Eso ocasiona que tengan que formar los ramos de manera especial con tal de que el precio no aumente, y siga saliendo a 25 pesos, precio al que venden de “lunes a lunes”, pero durante los días de la festividad, con tal de “ponerse al corriente” con sus deudas, les suben cinco pesos.

Estrategia parecida es la que realizan otros vendedores ubicados dentro del Cementerio General. Según contaron, con tal de vender las flores las bajan a 20 pesos e incluso dan dos ramos por 25; por su parte, pagan al Ayuntamiento 400 pesos mensuales, y señalaron que el día primero y dos tienen que pagar otros 200 pesos adicionales.

Paseo de las Ánimas

Guadalupe señaló que el Paseo de las Ánimas es un evento que al principio les benefició, pero que desde el tercer año de celebración las ventas se redujeron. Asimismo, señaló el poco apoyo municipal a su condición. Y aunque es cierto que al paseo acuden cientos de turistas, no se benefician ya que los turistas toman fotos pero nunca compran un ramo

Dentro del Cementerio General, una pareja de vendedores abundó en detalles. Durante el Paseo de las Ánimas, el Ayuntamiento les pide decorar sus puestos y asistir con vestimenta típica, pero no les ayudan con baños, luminarias para sus exhibiciones ni recursos para las exigencias antes dichas.

El presidente municipal de Mérida, Renán Barrera Concha, señaló que el adorno que se les pide a las vendedores responde a un tema comercial que también les beneficia a ellas. “Nosotros siempre estaremos buscando el apoyo de la actividad en general, y si hay alguna actividad comercial que tenga algún tipo de utilidad, ojalá que puedan sumarse a este exhorto”.

Mantenimiento y servicios

La limpieza de las lápidas y espacios es fuente de recursos para otras personas. Un señor que se encontraba limpiando una cripta comentó que ofrece la limpieza de los espacios por 400 o 500 pesos, dependiendo del tamaño del lugar de homenaje. Otra persona que se encontraba dando un aseo superficial a la tumba de su padrino contó que a él le han ofrecido el servicio por 600 pesos.

El mismo Emilio, quien año con año va a limpiar la tumba de su tía, contó que alguna vez pidió un presupuesto para la renovación del lugar, con el lijado de la lápida. Aunque no lo pudo contratar porque salía en mil 500 pesos.

Los precios varían, como los diseños y condiciones de cada espacio en el que se encuentran los restos de los enterrados.

Arturo Antuña destacó que Servicios Públicos a veces entra de mediador entre acuerdos de propietarios y marmolistas, aunque es más como para vigilar que se cumpla el servicio que contratan los interesados y para llevar un control del aseo de las bóvedas. “Todo es un acuerdo entre el marmolista y el propietario”.

Él mismo informó que recientemente el Cementerio de Xoclán ha rebasado en cantidad de bóvedas a la zona donde se encuentra el Cementerio General, el Panteón Florido y Jardines de la Paz. Xoclán ahora cuenta con 33 mil 825, el Cementerio General tiene 25 mil 751, el Panteón Florido posee 4 mil 327 y Jardines de la Paz 2 mil 24.

Además, es en este mismo cementerio donde aún quedan bóvedas para la renta, ya que en otros sólo se puede tener el espacio si ya se tiene el derecho de propiedad.

Al llamar al servicio de atención ciudadana del Cementerio de Xoclán, la responsable contó que si no se cuenta con funeraria ni derecho de propiedad, se ofrece un servicio de 6 mil 200 pesos, que comprende la velación del difunto, el ataúd, la renta de la bóveda por tres años y el servicio de inhumación del cuerpo. Pasados esos tres años se tiene que adquirir otro permiso.

Arturo Antuña destacó la importancia de acudir a los cementerios a realizar la limpieza de las bóvedas, lo cual se intensifica masivamente durante estas fechas “en la última semana se ha quintuplicado la gente que va a darle mantenimiento a sus bóvedas. La gente está preparándose para los días festivos”, destacó.

En este sentido, hizo un llamado de atención para que la gente acuda a limpiar las mismas y se informe acerca de la línea genealógica de su familia, ya que en muchas ocasiones no saben que sus familiares más lejanos se encuentran en alguno de los panteones de la ciudad.