Por año, alrededor de 100 mujeres mueren por cáncer de mama en Yucatán

Casos van en aumento; ausencia de cultura de prevención

Abraham Bote
Foto: Cuartoscuro
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Sábado 19 de octubre, 2019

A su 56 años, Yrma Sabido vive feliz, aunque sabe que en cualquier momento podría regresarle su más grande enemigo, sin embargo no le teme,incluso ya lo venció en dos ocasiones. Y no forma parte de la estadística de las 100 mujeres que mueren al año en el estado por el cáncer de mama. Cuando le dijeron por primera vez que tenía esta enfermedad, confiesa que "vio a la muerte cara a cara ", pero con fuerza de voluntad, fe y apoyo de sus familiares pudo superar las adversidades que trae consigo esta enfermedad: operaciones, quimioterapias, extirpación de senos, cuerpo débil, etc. Ahora es una de las guerreras que puede contar su testimonio y apoyar a otras mujeres para que se auto exploren a tiempo, acudan al médico para evitar este mal silencioso.

Sin embargo, a pesar de las acciones que hace el gobierno estatal y municipal para combatir esta enfermedad, en Yucatán los casos y muertes van en aumento, principalmente porque no existe una cultura de prevención en la población. De acuerdo con datos de la Secretaría estatal de Salud, anualmente se diagnostican entre 230 a 250 casos nuevos, y el número de defunciones ha incrementado en los últimos años, sólo en el año 2017 fallecieron un total de 94 mujeres yucatecas con una tasa de mortalidad de 14.7 por cada 100 mil mujeres de 25 años de edad y más, la tasa nacional es del 18.9 por ciento, lo que ubica a la entidad en el lugar número 24 dentro de la escala nacional.

Alejandra Gutiérrez Blanco, presidente de la Fundación Tócate, que pertenece a la Coalición Mexicana por la Salud Mamaria (Comesama), coincidió con estas cifras,en Yucatán mueren al año, alrededor de 100 mujeres, sin embargo lamentó que no haya más registros tanto nacionales ni locales de casos detectados, y las asociaciones que pertenecen a la Comesama están peleando por ello desde sus trincheras, además de realizar campañas de concientización sobre este padecimiento.

Los grupos de edad con más afectación en los últimos 5 años, según lo datos de la SSY, son de mujeres con edades de 45 a 49 años con el 13 por ciento, y el de 50 a 54 años con el 14 por ciento del total de las defunciones.En cuanto al cáncer de mama en el hombre ocurre un caso por cada 166 casos en mujeres o menos.

Por eso, cada año más agrupaciones civiles, instituciones de salud, aunado a las autoridades suman esfuerzos para ejecutar campañas y acciones, sobre todo en el mes de octubre, para hacer conciencia en la población, para que tengan una mejor cultura de prevención, acudir a sus centros médicos de manera frecuente, aunque no sientan nada, dejar un momento sus rutinas, para poder atender su salud: atacar esta enfermedad a tiempo y que no siga cobrando más y más vidas.

Pedro Blas Hernández, médico oncólogo, coordinador del grupo multidisciplinario Oncofem, indicó que en el el estado, a diferencia de otras partes del país, no existe una cultura de prevención e indicó que dar lactancia materna puede proteger a la mujer contra este mal.

El experto indicó que alrededor de 27 mil nuevos casos se diagnostican en el país al año, el norte y el centro es donde se presentan más casos. Si bien en el sur la incidencia es menor, la tasa de mortalidad es más alta, e decir se diagnostica menos, pero se muere más la gente. Esto se debe, principalmente, al retraso en cuanto al diagnóstico, la falta de cultura de prevención, no se hacen estudios de tamizaje, aunado a que no se tiene como una práctica cotidiana la exploración.

Por otro lado, el médico indicó que tener un hijo luego de los 30 años es un factor de riesgo para tener cáncer de mama, asimismo, no dar lactancia materna favorece el incremento de incidencia. En este punto explicó que durante el embarazo se crean cambios fisiológicos donde se generan estímulos hormonales en el tejido mamario, que actúan como un factor protector ante la enfermedad. No quiere decir, aclaró, que la mujer que lacta no le va a dar cáncer, sino que se ha visto que la mujer que lacta tiene menos riesgo de contraer el mal.

En los estados del norte y centro las mujeres adoptan mejores prácticas de prevención, a diferencia de los estados del sur del país, pues acuden de forma cotidiana a una revisión, estudios de tamizaje, o se autoexploran de forma mensual.

Fortalece SSY acciones integrales para prevención del cáncer de mama

El cáncer de mama es la primera causa de muerte por neoplasias malignas en la mujer, anualmente ocurren alrededor de un millón de casos nuevos en el mundo, en México son poco más de 10 mil casos al año falleciendo poco más de la mitad, informó el subdirector de normatividad médica de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), Javier Ademar Zaldívar. El funcionario subrayó que en el estado las acciones de prevención en beneficio de las pacientes se han reforzado desde el marco de la prevención primaria que va desde la educación para la salud mediante la información, orientación y educación acerca de los factores de riesgo, y promoción de estilos de vida saludables.

Asimismo, aseguró que Mauricio Sauri Viva, titular de la dependencia, ha instruido reforzar secundariamente el fomento de la autoexploración en mujeres mayores de 20 años de edad, y recomendó que sea mensual en un día fijo de preferencia al séptimo día de iniciado el ciclo menstrual, de igual manera detalló que en cuanto a la exploración clínica anual en mujeres de 25 a 39 años de edad, esta es realizada por personal de salud capacitado, acotó.

El Gobierno del Estado, a través de los Servicios de Salud cuentan con 4 mastógrafos fijos ubicados en el Hospital General “Dr. Agustín O´Horán”, Centro de Salud Urbano de Mérida, Hospital General de Valladolid y Centro de Salud con Servicios Ampliados de Progreso; así como una Unidad Móvil que recorre los municipios del interior del estado beneficiando a las mujeres que en otras condiciones no tienen acceso a este servicio. Las tomas de mastografía en mujeres a partir de los 40 años de edad, con periodicidad anual, son realizadas según condiciones y factores de riesgo, diagnóstico y tratamiento oportunos, y control; finalmente mediante una prevención terciaria se procede a la rehabilitación reconstructiva, estética y psicológica, así como orientación sobre grupos de apoyo, destacó.

Enfermedad que no tiene distinción

Por otro lado, precisó que el cáncer de mama es una de las enfermedades que no hacen distinción entre la población de países desarrollados y en desarrollo; sin embargo, en los primeros ocurren más casos nuevos al año, pero fallecen menos mujeres en comparación con los países en desarrollo o en situación de pobreza, la diferencia radica en la disponibilidad de mayores recursos para su control desde la detección propiamente hasta el diagnóstico y tratamiento oportunos.

Factores de riesgo

El especialista indicó que algunos de los factores de riesgo tales como el sobrepeso y obesidad, así como el sedentarismo, alcoholismo, tabaquismo, la exposición estrogénica por terapias de reemplazo, así como mayor edad es mayor el riesgo; de igual manera otros factores son la ausencia de la lactancia, menarquía temprana, primer ciclo a los 10 u 11 años de edad, la menopausia tardía, último ciclo después de los 55 años de edad y la nuliparidad. Los principales síntomas de alarma son: masas palpables a la exploración, indoloras, mastalgia leve o moderada, (dolor de mama), así como la condición fibroquística de la mama abscesos, cambios en el tamaño y las formas de las mamas, protuberancias o masas en la axila y secreción anormal.

De igual forma, cambios en la apariencia y sensación, en la coloración de la piel de la mama, inflamación del brazo, dolor óseo, pérdida de peso, y venas acentuadas en la superficie de la mama, y resaltó que la mastografía es el único método de imagen que ha demostrado tener influencia sobre la mortalidad por cáncer de mama, sin embargo para que esto ocurra se requiere un programa de cribado (detección mediante mastografía en mujeres sanas) con una cobertura de al menos el 70 por ciento.

PrevenIMSS

El IMSS Yucatán da atención preventiva a las y mujeres y derechohabientes que acuden a los centros médicos de todo el estado, como son las mastografías, donde al mes detectan dos casos en promedio. Además llevan los servicios a las empresa que lo soliciten, acuden a las instalaciones para ofrecer y dar atención a las empleadas que lo requieran. El año pasado acudieron a más de 370 empresas.

Catalina Salazar Aguilar, supervisora de Salud Pública del IMSS Yucatán, indicó que en todas las Unidades de Medicina Familiar que hay en el estado existen módulos PrevenIMSS, donde se realizan las acciones preventivas enfocadas a las detecciones oportunas de cáncer mamario.

Explicó que éstas se dan en tres niveles, en la primera se exhorta a las mujeres a hacer una exploración mamaria cada mes en sus domicilios a partir de los 20 años. Si ellas no saben cómo hacerlo puede acudir a los módulos de su clínica más cercana para que el personal le oriente como realizarla.

La segunda es la Exploración Clínica Mamaria, la cual realiza el personal de salud del instituto y que consiste en un examen con dos fases: la observación y la palpación.En caso de que la exploración sea normal, te recomendarán volver a practicarla en un año. Si encuentran alguna anomalía, te enviarán con tu médico familiar para una nueva valoración. Esta actividad se practica a partir de los 25 años de edad."Esto ha ayudado para que las mujeres tomen conciencia de su salud", afirmó.

La tercera acción preventiva es la mastografía que se hace a mujeres de entre los 40 años a los 60 años, éste las mujeres deben hacerlo por lo menos cada dos años. Al mes realizan en promedio alrededor de 200 mastografías y se detectan dos casos, precisó la funcionaria y dijo que una vez que se detecte algún caso se canaliza a la paciente al segundo nivel de atención para que le hagan un diagnóstico definitivo por medio de una biopsia y luego de se le asigna, de ser necesario, su tratamiento para evitar un desenlace fatal.

PrevenIMSS empresas

También resaltó que el personal del IMSS puede acudir a las empresas que lo solicitan para llevar alguno de estos servicios y la atención a las trabajadoras. Es una acción que se da de manera permanente durante todo el año.

El año pasado atendieron a 378 empresas y en lo que va de este año a 250. -"Hay empresas muy comprometidas que ya saben que sus empleados deben recibir este tipo de atenciones", reconoció

El Ayuntamiento de Mérida, por su parte, realiza diversas acciones durante el año para prevenir esta enfermedad, a costos accesibles para la ciudadanía, sin embargo en octubre, mes de sensibilización sobre el cáncer de mama, los ofrecen gratis: estudios de mastografía para mujeres de entre 40 y 60 años de edad, entre otras cosas.

La medida implementada tiene el objetivo de que el mayor número de mujeres que no han podido realizarse el chequeo lo hagan durante estas fechas y detectar alguna anomalía para de ser necesario canalizar a la persona a los servicios de salud correspondientes. Las pruebas se efectúan en el Centro de Atención a la Mujer(CAM) y desde la unidad móvil que se instala durante las Ferias de Salud cada miércoles en la Plaza Grande y en las comisarías meridana.

La subdirección de Salud municipal detalló que en lo que va de la administración del alcalde Renán Barrera Concha, hasta el mes de septiembre, se han realizado 937 mastografías, 410 en la Unidad Móvil, 539 en la CAM y se han atendido a 727 con un ultrasonido, mientras que en las ferias de salud, de las 94 que se han llevado a cabo, se han realizado 387 mastografías.

La dependencia explicó que cuando se tiene un caso sospechoso después de hacerle su mastografía o ultrasonido a la paciente, se le hace un envío al segundo nivel de atención médica a la institución a que pertenezca(SSA, IMSS, Hospital Militar, Seguro Popular), para complementar el Diagnóstico e iniciar el tratamiento. En caso de no contar con ningún tipo de Seguridad Social es direccionada o se gestiona su afiliación al Seguro Popular para continuar con su atención hasta tener un diagnóstico definitivo y darle tratamiento
Asimismo, se cuenta con la participación y colaboración de asociaciones que gestionan con prontitud la atención de las pacientes para llegar a un diagnóstico de certeza en el menor tiempo posible e iniciar el tratamiento que corresponda (Investigación Clínica De Mérida)

Seguros GNP indica que la edad promedio en que las mujeres reportan por primera vez padecimientos relacionados con el cáncer de mama es 47 años.

En 2015 cerca de 14 por ciento de las defunciones en mujeres fueron a causa de tumores malignos, casi 10 por ciento de este porcentaje fue específicamente por cáncer de mama de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, expuestos por Seguros GNP.

Los tumores de mama ocupan el primer lugar en incidencia de las neoplasias malignas en las mujeres, siendo el grupo de edad más afectado las mujeres que se encuentran entre los 40 y los 59 años, subrayó la agrupación.

GNP Seguros informó que en los últimos cinco años (2014 a 2018) se han atendido más de 14 mil casos de cáncer de mama en el país, por los cuales se ha pagado más de 2 mil millones de pesos. En lo que respecta al primer semestre de 2019, se han identificado más de dos mil 300 casos y se ha pagado por su atención más de 257 millones de pesos, lo que representa un costo promedio por caso de 109 mil 375 pesos.

Es importante mencionar que de acuerdo a datos de GNP, del total de padecimientos que cubrió de su cartera de Gastos Médicos Mayores en 2018, el 1.67 por ciento de los casos y el 3.97 por ciento del total pagado correspondió a cáncer de mama. Al primer semestre de 2019, el 2.08 por ciento de los casos y 3.85 por ciento del total pagado en el ramo de Gastos Médicos corresponde a cáncer de mama.

En lo que respecta a los rangos de edad de mayor incidencia, a partir de los 35 años se empiezan a presentar un mayor número de casos, sin embargo, la edad promedio en que las mujeres reportan por primera vez padecimientos relacionados con el cáncer de mama es 47 años.

Las Sobrevivientes

Algunas sobrevivientes de este mal externaron que nunca creyeron en tener esta enfermedad " a mí nunca me va a pasar"; lo veían como algo ajeno a ellas, o bien, vivían envueltas en la vorágine de la vida moderna, en sus trabajos, se excusaban de no tener tiempo para ir al hospital, sin embargo, luego de esta experiencia ahora recomiendan a todas las mujeres autoexplorarse y sobre todo acudir con su médico de manera frecuente sobre todo después de los 40 años.

Irma relata que nunca había pasado por su mente tener esta enfermedad, pues no había antecedentes de este mal en su familia, y llevaba una vida saludable, sin embargo un día escuchó en su oficina que una compañera tenía cáncer, en ese momento se llevó la mano al pecho, pues ya había sentido algo día antes, pero no le había dado importancia, por su mente nunca pasó esta idea. Al ir al baño sintió una "bolita" en el seno izquierdo y su mirada cambió. La diagnosticaron con cáncer de mama en 2009 por primera vez. "No pensé que me tocará a mí, pero llegó", expresa. Su tumor era bastante grande, estaba en etapa 3A, uno de los peores y con alta recurrencia. "No debería estar viva", admite.

Entonces, durante un año su vida se detuvo: la operaron, le hicieron una mastectomía, le quitaron el seno izquierdo y ganglios de la axila. Luego tuvo que tomar una serie de 15 quimioterapias, 30 radiaciones... Estuvo bien, libre del cáncer, pero después de unos años regresó, pero gracias a su "equipo de batalla", amigos, familiares, y con Dios puedo salir adelante ante esta adversidad y sigue con vida.

"La enfermedad en lugar de disminuir aumenta, porque aún con las campañas, con lo que se dice todo el mundo piensa que no les va a tocar"; expresa.

Por eso, ella con su experiencia siempre a donde vaya exhorta a las mujeres a que vayan al médico hacerse una mastografía y que vencen el miedo o los mitos que hay en torno a esto.

El caso de Lizbeth Barrera Carrillo fue similar, aunque ella tenía antecedentes de esta enfermedad por parte de su abuela nunca había asistido a hacerse una mastografía, pero cuando sintió la "bolita" en su seno derecho tuvo la certeza de que era cáncer de mama, acudió con el oncólogo, le hicieron una biopsia y lo confirmaron. Tenía 54 años."Sentí como si se me helara la sangre en las venas la sangre, comencé a temblar y lloré esa tarde". Pero al otro día se acabaron las lágrimas y empezó con sus quimioterapias, en total tuvo 12 y le extirparon el seno y el tumor, en su caso el cáncer no volvió.

A partir de esta experiencia aprendió a a vivir, a disfrutar a ser feliz cada dia, disfrutar "el hoy", cada momentos con todas las personas que la rodean. "No hacer planes a futuro si podemos disfrutar el hoy, el aquí y el ahora", expresó.

Ahora, como sobreviviente, recomienda a las mujeres que a partir de los 30 y 40 se hagan su ultrasonido de mamas, una revisión cada seis meses o anual, y su mastografía sin buscar pretextos.