Ganso Azul trata al empleado de modo equitativo, más allá de jerarquías: Isaac Ortiz

"No porque seas de intendencia te van a decir 'fo' o a hacer el feo", asegura

Texto y foto: Gina Fierro
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 23 de enero, 2020

“Mi idea era trabajar en un hospital, no en la industria textil. Mi sueño era ser pediatra; presenté varias veces el examen en la facultad, pero no me quedé”, cuenta Isaac Ortiz a La Jornada Maya.

Sin oportunidades en la universidad buscó un empleo en esta industria y ahora, a sus 29 años, labora en la compañía de exportación Ganso Azul. Ya con ocho años de experiencia, ahora forma parte del área de calidad.

“Yo escuché que aquí se fabricaban playeras, esa era mi idea, pero cuando vine a pedir el empleo, que obtuve el mismo día, vi que es totalmente diferente a lo que me dijeron. Hay estabilidad y trabajo, hay todo lo necesario y está en ti que lo quieras lograr”.

Isaac se describe como una persona sociable y dentro del ambiente laboral busca hacer equipo con los otros para resolver conflictos.

Para él, generar empatía es la clave del trabajo, “creo tener una chispa y eso me ha caracterizado. A veces me ven serio, pero es parte del trabajo. A mí me encanta el relajo, no lo voy a negar, pero hay momentos para todo”.

El área de calidad, la puerta de salida de todas las prendas

Originario de Mocochá, habla sobre su labor; como asesor, su función es corroborar que los cortes y detalles de cada prenda cumplan con las especificaciones del cliente, ya que un error grave para la empresa podría ser la liberación de prendas mal cortadas. Tiene a su cargo tres personas, con quienes corrige, previene y repara los detalles de cualquier corte para aprobar el producto. “Desde esta área salen todas las prendas, piezas o prendas finales”, aclara.

Su primer puesto fue como inspector, “empecé en el área de pantalones y ahí revisaba que todas las prendas terminadas cumplieran con las especificaciones, como costuras y apariencia; en general, que la prenda se fuera correctamente”.

Una de las tareas esenciales que, después de su ascenso, fue la toma de decisiones, “es más responsabilidad, somos humanos, cometemos errores y mi labor es buscar la solución al momento”.

Ante las posibles fallas, subraya: “lo que me gusta de la empresa y su forma de trabajo es que aquí no buscamos culpables, buscamos soluciones y con el paso del tiempo vas aprendiendo”.

Empleados contentos y estables

Aunque dentro del organigrama hay jerarquías, el trato de los superiores y subordinados es equitativo. “El trato de los jefes tiene mucho que ver y aquí a todos se nos trata por igual, no porque seas de intendencia te van a decir fo o a hacer el feo”.

“La empresa se preocupa por el ambiente laboral y el empleado, trata que todos estemos contentos y estables, y eso es muy motivador”.

En Ganso Azul Isaac ha conocido a mucha gente, gracias a las dinámicas de convivencia, “así conoces a los otros departamentos y desde mi área interactúo prácticamente con el resto”.

Beneficios

Hace tres años adquirió por medio del Infonavit su casa y a lo largo de su estancia en la compañía se ha visto beneficiado de las prestaciones que le otorga.

Recuerda que desde su llegada a Ganso Azul, notaba que el personal crecía profesionalmente, lo cual lo motivaba a dar su mayor esfuerzo. “Ésta es una empresa que a pesar de que no cuentes con un tÍtulo, ven tus habilidades, tu desempeño, las ganas de superarte, y eso prácticamente es lo que me ha mantenido aquí”.

Sobre su sueño de ser médico pediatra confiesa que ya no añora estar dentro de un hospital, en cambio piensa que le gustaría aprender algo relacionado con lo que hace actualmente, “si me dieran a elegir otra carrera, estudiaría administración o ingeniería, porque se relaciona con todo lo que hago”.

Hoy tiene la satisfacción de que las circunstancias lo orillaron a tomar nuevas oportunidades, las cuales han representado su crecimiento y desarrollo.

“Desde que yo entré dije: ‘yo quiero ser asesor’ y después de año y medio ya tengo el puesto que quiero. Ahorita mi meta, mi inspiración es una jefatura y sé que el día de mañana lo puedo lograr en Ganso Azul. Aquí te enseñan y la empresa invierte en nosotros”.