Reabrirán cenotes turísticos en Miguel Colorado

La apertura será de manera escalonada y empezarán con senderismo: Copriscam
Foto: Facebook @Cenotepatos

Hasta hace un par de semanas, los cenotes de Miguel Colorado conocidos como Agua Azul y Los Patos estaban cerrados debido a indicaciones de la Comisión para la Prevención contra Riesgos Sanitarios de Campeche (Copriscam), como medida de sanidad contra la pandemia. Sin embargo, el pasado viernes, en una segunda inspección a la zona, la comisión les dio la noticia de poder abrir al público, pero de manera escalonada y empezarán en modo senderismo.

Tras más de un año cerrado y ante la negativa del organismo de vigilancia sanitaria para la apertura de manera escalonada a finales del 2020 porque “no cumplía con las medidas de sanidad y seguridad necesarias”, el complejo ecoturístico de los cenotes de Miguel Colorado podrá ser visitado por turistas nacionales, internacionales y locales para conocer la distribución del lugar.

“Los visitantes podrán recorrer el lugar, incluso bajar a la zona de agua, pero no podrán bañarse”, destacó uno de los pobladores del núcleo ejidal, y que afirmó que cuidarán el respeto a las normas para que la Segunda etapa llegue pronto, la cuál sería sumar las tirolesas a las actividades del complejo, el cual es resguardado por más de 170 ejidatarios.

La Jornada Maya realizó un recorrido por la zona tal como será la primera etapa de actividades con el senderismo. Este primer paso tiene a los ejidatarios contentos pues es el mayor atractivo del lugar y beneficia a todos los pobladores de Miguel Colorado ya que, según explicaron, lo que ingresa anualmente al complejo turístico es para el núcleo ejidal y una parte funciona para los servicios públicos del lugar.

El avance en los pasos hacia la apertura total, dependerá del respeto a las medidas de sanidad y seguridad, así como de la situación de la pandemia en Campeche, es decir, si cambia el semáforo epidemiológico a amarillo o naranja, entonces detendrían todo el proceso de reactivación económica. 

 

Edición: Laura Espejo