Foto: Chrissy Mcclarren and Andy Reago

Dendrocygna autumnalis / PIJIJE ALAS BLANCAS 

Tamaño: Llegan medir aproximadamente 48 centímetros 

Alimentación: Invertebrados, insectos y semillas. 

Depredadores: Humano. 

Hábitat: En América, al sur de Estados Unidos; en México, a lo largo de las vertientes del Pacífico y del Atlántico, y la península de Yucatán.

En algunas comunidades de la zona rural de la región de la Laguna de Términos se les recuerda persiguiendo a los niños de manera agresiva, se trata del pijije ala blanca. El nombre científico de esta especie es Dendrocygna autimnalis, conocida como el suirirípiquirrojo, yaguasa de pico rojo, iguaza común, pijije común, piche, pato silbador, pato silbón, entre otros. 

Es una especie de la familia Anatidae, a la que también pertenecen los cisnes, gansos y patos.

 

Foto: Laura Clark 

 

Descripción

“El pijije ala blanca es un ave acuática espectacularmente colorida, sociable y ruidosa, la cual en la vida silvestre se apoya en los cronoxilos por encima del agua y también puede posarse en las copas de los árboles muertos. En el caso del Área Natural Protegida Laguna de Términos, estos ejemplares suelen encontrarse en la zona de los manglares y lagunares”, afirmó la vocera de la organización ambientalista Desarrollo y Medio Ambiente, Jacqueline May Díaz. 

Explicó que en la parte superior del cuello es grisácea y la inferior castaña hasta el pecho donde va adquiriendo un tono gris parduzco hasta unirse con el abdomen negro; en tanto que la espalda es castaña rojiza y las alas negras con una gran mancha blanca que se distingue mientras vuela. 

 

Foto: Richard Stovall 

 

“Tanto el pico coral como la mancha blanca alar son propios de esta especie, lo cual ayuda a diferenciarla de otras similares. Las patas palmeadas son rosadas. Un anillo blanco rodea el ojo. El plumaje debajo de la cola es estriado en blanco y negro”. 

Indicó que es frecuente encontrar parejas o grupos mixtos de congéneres de altos números mientras descansan o se alimentan. Su hábitat se relaciona con lagunas, pantanos, márgenes de ríos, campos anegados y manglares. Se observa posado en árboles, sesteando cerca de vegetación acuática, nadando y sumergido parcialmente en búsqueda de invertebrados y semillas.

 

Hábitat

Los pijijes suelen habitar en lagunas, pantanos de agua dulce, aunque esta especie prefiere los lagos de agua dulce poco profundos; puede llegar a los que están en medio del campo, si bien parece preferir las lagunas rodeadas de árboles.

Nidifican en el suelo o en las cavidades de los árboles. Para buscar alimento, suele visitar campos secos y tierras de regadío. 

 

Foto: Jody Shugart 

 

Alimentación

El médico veterinario zootecnista, Gerardo Mendoza Herrera, de Aves de la Laguna, A.C., explica que los pijijes consumen grandes cantidades de materia vegetal, aprovechan cultivos como los arrozales. Se alimenta, vocaliza y vuela tanto en el día como en la noche.

“Su dieta está compuesta principalmente de semillas y granos, como el arroz, el maíz; además de insectos, caracoles y otros invertebrados, los cuales representan menos del 10 por ciento de su dieta”.

Detalló que estos ejemplares buscan su alimento principalmente en el suelo y puede alimentarse de día o de noche. Las bandadas se dirigen a los campos cosechados para alimentarse de los residuos de granos; también visitan praderas y pastizales crecidos.

En aguas poco profundas, pueden nadar a fin de alcanzar las plantas emergentes, o chapotear en la superficie o sumergirse para buscar alimento bajo el agua.

 

Reproducción

Estas especies llegan a poner hasta 12 y 16 huevos, que son de color blancuzco. Las hembras pueden poner huevos en los nidos de otras hembras, en cuyos “nidos compartidos” pueden llegar a contener entre 50 y 60 huevos. La incubación la realizan ambos sexos y dura entre 25 y 30 días.

Shijat Trejo Martínez, director de Servicios Básicos de Carmen, quien tiene a su cargo el Parque Zoológico de la Isla, sostiene que los polluelos de los pijijes en los nidos de cavidades, pueden trepar las paredes y saltar al suelo uno o dos días después de la eclosión, mientras son cuidados por ambos padres, pero estas se alimentan por sí solas. “Las crías empluman en unos dos meses”.

 

Foto: Bill Keim

 

Asimismo, pueden permanecer con una misma pareja de por vida. Suelen nidificar en colonias. Sus nidos por lo general se ubican en la cavidad de un trozo de árbol quebrado, a una altura de entre uno y seis metros del suelo o de la superficie del agua. Los nidos en la base de los árboles por lo general se sitúan cerca del agua, pero pueden estar a unos 400 metros de un cuerpo de agua. También nidifican con frecuencia en el suelo, en crecimientos densos de hierbas bajas cerca del agua. 

En la actualidad, numerosos ejemplares usan cajas nido; también construyen sus nidos en chimeneas y establos. Los nidos en cavidades no tienen revestimiento o cuentan con algunos trozos de madera, pero los nidos en la tierra se forman a partir de hierba y malezas.

 

Ilustración: @ca.ma.leon

 

Como cada viernes, La Jornada Maya te invita a conocer la fauna endémica del sureste mexicano. Aquí te compartimos la colección que tenemos hasta el momento. ¡Disfrútala!

 

Edición: Ana Ordaz


Lo más reciente

La MLS comienza con la mirada puesta en Messi, Suárez y el Inter de Miami

La directiva reunió a un equipo que se perfila como el favorito de la 29a temporada

Ap

La MLS comienza con la mirada puesta en Messi, Suárez y el Inter de Miami

Insuficiente la labor de rescate de lengua materna en Campeche: antropólogo

La globalización y la apropiación de nuevas identidades han dejado atrás la promoción de la cultura maya

Jairo Magaña

Insuficiente la labor de rescate de lengua materna en Campeche: antropólogo

El Tri olvida los goles ante Argentina; empata en Copa Oro femenil

Las nacionales tuvieron un juego errático en el Dignity Health Sports de Los Ángeles

La Jornada Maya

El Tri olvida los goles ante Argentina; empata en Copa Oro femenil

Todos los días deberían ser 21 de febrero

No se puede celebrar la diversidad lingüística un día para desaparecerla el resto del año

La Jornada Maya

Todos los días deberían ser 21 de febrero

<