De la redacción

Alfonso Esquivel Campos, Gabriel Moré, y Selene Cadena clausuraron el II Festival de Monólogos del Sureste 2015 que se celebró del 13 al 15 de marzo en el teatro del IMSS Ignacio García Téllez.

Por tres días, más de 500 espectadores disfrutaron siete monólogos de Quintana Roo, Yucatán y Campeche.

Los primeros monólogos “El Anticristo”, una tarde con Nietzsche, interpretado por Carlos Martínez y “Teresa Panza”, con Lulú Ávila, hicieron reflexionar al público, lo divirtieron… pero también provocaron lágrimas y sentimientos encontrados.

La primera, una obra en la que sutilmente el narrador se enfunda en Nietzsche, y que bien podría herir susceptibilidades al centrar la importancia del hombre y la mujer en la sociedad, así como su expresión sexual libre de represiones implantadas por la Iglesia. El monólogo rompe con las tareas sociales que le asignan a cada género y desarrolla al máximo la conciencia y la participación a través del pensamiento filosófico.

Un montaje que nos deja atónitos, de una excelente composición y con tan pocos recursos como un piano, una mesa, dos sillas, y por supuesto… ¡una Biblia!

ABRIR EL TELON, TODAVÍA DUELE

Abrir el telón, todavía duele. No sólo por lo que implica salir con monólogo polémico tema. “Para mí es una obra muy difícil, me dio temor salir” (al escenario de Campeche) comentó Martínez, tras bambalinas.

“Como ser humano puedo pensar que la religión nos ha detenido” pero aclara, “¡No soy un anticristo! porque un anticristo va en contra del amor”. De ahí que para él, Nietzsche rescata lo mejor de Cristo.

Para Carlos, la sociedad de nuestra península aún vive con el “qué dirán”, de tal que forma que, el actor exclama: ¡Ni mi mamá la ha visto!

UNA PANZA MANCHEGA NOS DOBLEGA

“Si cae agua….. de diluvio se habla poco”, empezó así el monólogo que interpretó Lulú Ávila, con ojos rojizos del llanto tras la pérdida de su hermana pero con una fortaleza implacable.

Así protagonizó a Teresa Panza en los ya 400 años de que Miguel de Cervantes Saavedra diera a conocer “El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha” y 200 años desde el castellano llegó a ser un instrumento de comunicación durante el período de la Conquista y la Colonia.

Una interpretación el que Ávila se “aventó al suelo”, sin temor a caer porque el público la recibió, la aplaudió, le aventó flores, se levantó por ella y por el autor Brígido Redondo.

Desde hace más de 400 años de la fundación de Campeche, nunca se había escrito ni actuado una obra de la envergadura de Teresa Panza, que hoy celebra también 10 años de montaje.

El personaje es una mujer labradora a quien su marido, Sancho Panza ha abandonado para irse como ayudante del “alucinado” Quijote Sin muchas esperanzas, ni varón que le responda cuando haga falta, cuenta como ha sido y cómo debe solucionar su soledad de la manera más práctica.

La actriz ha representado a nuestro país y nuestro Estado en Colombia, España, Miami y diversos estados México.

Sin duda alguna, uno de los más grandes retos fue enfrentarse a 20 cervantistas que analizaban a la campechana, disfrazada de manchega, prácticamente “con cuchillo”.

En 2012, la ONU, a través de su departamento de la UNESCO escogió este monólogo como digna representante de México en el extranjero.

Por otra parte, Paulina Lara, de Quintana Roo presentó “Ándale Raúl escríbeme un monólogo”, en la que una actriz pide a un dramaturgo le escriba un monólogo aunque ella al final de cuentas tiene que hacerlo al no ponerse de acuerdo con “Raúl”.

Francisco Soberto “Tanicho” no se quedó atrás y dio batalla luciendo lo mejor de su experiencia con el monólogo “Todos somos Federico”, en un homenaje al más grande escritor granadino. Remató su maravilloso espectáculo con la participación de la bailarina de Sihan Charruf que agregó valor a la noche con sus bailes de flamenco que sin duda alguna fueron una caricia para el público.

Por otra parte, la participación del gran Antonio Esparza presentó uno de los montajes más bellos que dejó ver la escuela francesa en el arte escénico: “Historias sin palabras” implicó un texto corporal muy fino para plantearnos cómo mira él al hombre que se ha vuelto violento, materialista, y que avasalla los valores humanos.

Seguido de él participó el campechano Raymundo Gómez Officer con “La Legionaria”, quien encarnó a una mujer de la vida galante que nos cuenta su vida y abre sus sentimientos más puros e inolvidables.

Y con broche de oro cerró la actriz Silva Káter con Don Quijote, historias andantes, en representación de Yucatán con un trabajo que expone el teatro de objetos en la que encarna a don Quijote, Sancho Panza, Dulcinea y un sin número de personajes manchegos.

Káter hace que el ingenioso hidalgo nunca deje de cabalgar: desde 1605 hasta ahora nos sigue atrapando con sus misterios, sus infinitas capas de emociones y saberes. Un extraordinario juego de voces, objetos y múltiples miradas que atraparon al público campechano. “Hace muchos años tuve la ilusión de representarlo” expresó.


Lo más reciente

Avatares generados por IA ganan espacios en noticieros y plataformas informativas en China

Esta tecnología ayuda a pasar una nota escrita a una reporteada por humanos en segundos y en múltiples idiomas

La Jornada

Avatares generados por IA ganan espacios en noticieros y plataformas informativas en China

Morena tendrá representantes en 99.95 por ciento de casillas: Delgado

El dirigente expuso que en ninguna elección se había logrado ese porcentaje de cobertura en el partido

La Jornada

Morena tendrá representantes en 99.95 por ciento de casillas: Delgado

Hubble captura la brillante galaxia espiral NGC 4689

La imagen puede ayudar a la comprensión de cómo estas poblaciones estelares cambian y evolucionan

Europa Press

Hubble captura la brillante galaxia espiral NGC 4689

Una película prohibida para concluir

77 Festival de Cannes

Leonardo García Tsao

Una película prohibida para concluir

<