Líderes mundiales buscan limitar daño de 'Papeles de Pandora'

Sólo en América Latina se habrían evadido al erario hasta 40 mil millones de dólares
Foto: Afp

AFP, Sputnik, Europa Press

Gobiernos de varios países se movilizaron el lunes para mitigar los daños de la difusión de millones de documentos que mostraron que líderes de todo el mundo recurrieron a paraísos fiscales para esconder cientos de millones de dólares.

Una treintena de gobernantes y exgobernantes aparecen en los 11.9 millones de documentos filtrados por compañías de servicios de todo el mundo y divulgados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) en cientos de medios entre ellos El País, The Washington Post, BBC y The Guardian, llamado Papeles de Pandora.

Los informes revelan desde corrupción a lavado de dinero y evasión fiscal.

Aunque en muchos países no es ilegal guardar activos en el exterior o utilizar empresas de fachada, las revelaciones abochornan a gobiernos que aplican planes de austeridad o dicen luchar contra la corrupción

Jordania salió al cruce de la revelación de que su rey Abdulá II creó una red de compañías offshore y refugios fiscales para cobijar un imperio de propiedades desde California a Londres.

El palacio real dijo que las propiedades fueron compradas con la fortuna propia del monarca y eran utilizadas para visitas privadas y oficiales.

Añadió que toda vinculación de esos bienes privados con fondos o ayudas públicas "son infundadas".

El gobierno de República Dominicana precisó en un comunicado que el presidente Luis Abinader está desvinculado de las compañías offshore señaladas por la investigación periodística.

"Es importante destacar que desde el 16 de agosto de 2020, el presidente Luis Abinader ha quedado completamente desvinculado de la administración y gestión de todas las sociedades controladas por la familia, constituidas en la República Dominicana o en el extranjero", enfatiza el comunicado de la presidencia​​​.

Según el pronunciamiento oficial, Abinader declaró sus compañías extranjeras (offshore) al asumir el cargo, en 2020, y fundamentó su uso en la ausencia hasta 2008 en República Dominicana de un marco legal "actualizado y eficiente" en materia de derecho societario.

Por su parte, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, aseguró que las revelaciones servirán para "mejorar la transparencia financiera" del país y ha dicho que dará explicaciones cuando regrese de un viaje oficial a Estados Unidos para acudir a la sede de la ONU.

"Estos informes contribuirán en gran medida a mejorar la transparencia financiera y la apertura que requerimos en Kenia y en todo el mundo. El movimiento de fondos ilícitos, el producto del delito y la corrupción prosperan en un entorno de secreto y oscuridad", dijo en un comunicado.

Asimismo, los ex presidentes panameños Juan Carlos Varela (2014-2019) y Ricardo Martinelli (2009-2014) rechazaron las supuestas irregularidades fiscales, mientras que el gobierno de Panamá ha advertido sobre las "apreciaciones sensacionalistas como las que en el pasado han causado gran daño" en relación a esta nueva publicación de información.

En el caso del ex presidente Varela, es uno de los accionistas de VHS Capital, constituida por el bufete de abogados Alemán, Cordero, Galindo y Lee (Alcogal), una participación que ha explicado es "transparente" ya que está incluida en su declaración patrimonial de bienes que rindió antes de acceder al cargo, recoge 'La Estrella de Panamá'.

Desde su formación, el Partido Panameñista, han rechazado también "por ilegal las filtraciones de información privada de proveedores de servicios legales y financiamientos panameños", mientras que han instado a la Fiscalía a "iniciar las investigaciones de oficio con relación al robo de dicha información", ya que este tipo de acciones "dañan gravemente la imagen del país".

En cuanto a la reacción de Martinelli, el exmandatario ha indicado a través de su cuenta de Twitter que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) ha contado con la colaboración de panameños "resentidos sociales, sin ningún ánimo de hacer periodismo, sino de destruir su país".

Miembros del círculo íntimo del primer ministro de Pakistán, Imran Khan, están acusados de ocultar millones de dólares en compañías secretas o fideicomisos, según los hallazgos de la investigación.

Khan, quien no está acusado de alguna irregularidad, se comprometió a recuperar “las ganancias mal habidas” y aseguró que su gobierno investigará a todos los ciudadanos mencionados en los documentos y, de ser necesario, tomará medidas.

En el caso de la Republica Checa, en 2009, Andrej Babis, primer ministro, colocó 22 millones de dólares en compañías fantasma para comprar un castillo en una localidad en la cima de una colina de la comuna de Mougins, Francia, cerca de Cannes, de acuerdo con la investigación. Babis no reveló la existencia de las empresas fantasma ni del castillo en sus declaraciones de bienes, según documentos obtenidos por Investigace.cz, el aliado en la República Checa del consorcio de periodistas.

Un grupo de bienes raíces del que Babis es propietario indirecto adquirió en 2018 a la compañía de Mónaco que poseía el castillo, de acuerdo con la pesquisa.

Babis ha negado haber cometido alguna irregularidad. Dijo que el reporte tenía el objetivo de perjudicarlo de cara a las elecciones parlamentarias de la República Checa, que se llevarán a cabo el viernes y el sábado.

El presidente de Montenegro, Milo Djukanovic, y su hijo supuestamente establecieron en 2012 un fideicomiso y ocultaron sus riquezas en una enmarañada red de compañías, según la investigación.

La oficina de Djukanovic reconoció que él sí estableció un fideicomiso comercial con su hijo en 2012, antes de ocupar el cargo. Después de convertirse en primer ministro meses más tarde, Djukanovic transfirió todos los derechos a su hijo, indicó la oficina. Si bien Djukanovic era uno de los propietarios, no se han realizado transacciones comerciales, aseguran.

El mandatario ha sido un aliado clave de Occidente en los intentos por hacer que la volátil región balcánica se integre con Europa y se aleje de la influencia de Rusia. Después de encabezar la independencia de Montenegro de Serbia en 2006, Djukanovic concretó en 2017 que su nación de 600 mil habitantes se uniera a la OTAN.

Ahora Montenegro busca formar parte de la Unión Europea. Djukanovic enfrentó exhortaciones el lunes para que renuncie.

De igual manera, el primer ministro multimillonario de Líbano, Najib Mikati, apareció en los Papeles de Pandora en un momento en que su país se encuentra sumido en una dolorosa crisis financiera.

Los documentos muestran que Mikati, un empresario que conformó un nuevo gobierno el mes pasado, es dueño de una compañía en Panamá que utilizó para adquirir una propiedad en Mónaco en 2008 con valor superior a los 10 millones de dólares.

El hijo de Mikati, Maher, fue director de al menos dos compañías con sede en las Islas Vírgenes Británicas, las cuales fueron utilizadas por la empresa de su padre en Mónaco, M1 Group, para comprar una oficina en el centro de Londres, según el reporte.

El asesor de prensa de Mikati, Fares Gemayel, se negó a comentar al respecto. Mencionó la respuesta de Maher Mikati al consorcio de periodistas, en donde aseguró que utilizar compañías en el extranjero es una práctica común entre las personas que viven en Líbano “debido al sencillo proceso de incorporación”. Maher Mikati negó haber intentado evadir impuestos.

 

Presidentes de Dominicana, Ecuador y Chile usaron el offshore para evasión fiscal

Hasta 14 jefes y ex jefes de Estado están involucrados en el uso de paraísos fiscales y empresas offshore.En esta élite son señalados tres presidentes: el chileno Sebastián Piñera, el ecuatoriano Guillermo Lasso y el dominicano Luis Abinader, además de los ex mandatarios colombianos César Gaviria y Andrés Pastrana, entre otros.

De entre los 12 millones de archivos secretos analizados por el ICIJ, se establece el uso por parte de las élites de América Latina, incluidos políticos en activo y jubilados, grandes empresarios y hasta personajes del espectáculo, como la cantante colombiana Shakira, del montaje de redes de empresas fantasma, sociedades interpuestas y archivos mercantiles opacos para trasladar sus fortunas a través de paraísos fiscales como las Islas Vírgenes Británicas y Panamá.

 

El presidente chileno Sebastián Piñera durante una reunión con el mandatario francés en el Palacio presidencial del Elíseo en París.
Foto: AP

 

Sólo en América Latina se habrían evadido al erario hasta “40 mil millones de dólares (800 mil millones de pesos) desviados a paraísos fiscales”. La mayoría de los políticos latinoamericanos que figuran en la investigación son “de corte conservador”, señala la investigación, que advierte que además de los tres presidentes en activo, habría hasta 11 ex mandatarios involucrados: los colombianos César Gaviria (1990-94) y Andrés Pastrana (1998-2002), mencionados líneas arriba así como el peruano Pedro Pablo Kuczyinski (2016-18); el hondureño Porfirio Lobo (2010-14); el paraguayo Horacio Cartes (2013-18) y los panameños Ernesto Pérez Balladares (1994-99) Ricardo Martinelli (2009-14) y Juan Carlos Varela (2014-19).

El gobernante de República Do­minicana, Luis Abinader, tiene ligas con dos sociedades en Panamá, Littlecot Inc y Padreso SA; ambas fueron creadas antes de que asumiera el cargo, en agosto del año pasado. “Al ser investido presidente, en 2020, el mandatario declaró nueve sociedades offshore que controlaba a través de un fideicomiso”, señalan los Papeles de Pandora.

El ecuatoriano Guillermo Lasso, quien trabajó en el sector bancario e inició su gestión en mayo pasado, llegó a operar con “14 sociedades offshore (la mayoría en Panamá) y las fue cerrando sólo después de que el correísmo impulsó una ley que prohibía a los candidatos ser beneficiarios de empresas ubicadas en paraísos fiscales”. El mandatario sostiene que 10 de estas sociedades están ya inactivas; y sobre las otras cuatro niega cualquier relación o beneficio.

La investigación también toca a Brasil, al señalar a los dos hombres más poderosos del mundo económico: el ministro del ramo, Paulo Guedes, y el presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto. Guedes figura como accionista de la empresa Dreadnoughts International Group, registrada en las Islas Vírgenes Británicas. Los documentos muestran que el ministro, gurú económico del presidente Jair Bolsonaro, tenía en 2014 al menos 8 millones de dólares invertidos en la compañía, registrada a su nombre, de su esposa, María Cristina Bolívar Drumond Guedes, y de su hija, Paula Drumond Guedes.

El presidente del Banco Central, Campos Neto, es propietario de cuatro empresas, Cor Assets y ROCN Limited, registradas en Panamá en sociedad con su esposa, la abogada Adriana Buccolo de Oliveira Campos. El objetivo declarado de las compañías era invertir en los activos financieros del Santander Private Bank, del que Campos Neto fue miembro del consejo ejecutivo. Las otras empresas opacas son Peacock Asset, gestionada por el banco Goldman Sachs, y que fue descubierta en la investigación Bahama Leaks de 2016, y Darling Group, una empresa de “gestión inmobiliaria”.

En el caso de Colombia, la pesquisa se enfoca en los ex mandatarios conservadores, César Gaviria y Andrés Pastrana, que acudieron a estos servicios financieros una vez que habían dejado el poder y para invertir su fortuna personal.

En el caso de Argentina, la investigación señala a Jaime Durán Barba, consultor político que catapultó a la presidencia a Mauricio Macri en 2015, y a Zulema Menem, hija del ex presidente Carlos Menem (1989-99). Por el lado del kirchnerismo, los papeles implican en manejos offshore a Daniel Muñoz (ya fallecido), ex secretario del también fallecido ex presidente Néstor Kirchner (2003-07), “y algunas figuras claves en la causa abierta por la recepción de supuestas comisiones ilegales pagadas por contratistas de obra pública a los gobiernos ­peronistas”.

 

Piñera, uno de los gobernantes embarrados

El turbio historial de conflictos de interés de Sebastián Piñera, incurriendo en una constante mezcla de negocios y política, volvió a quedar expuesto en las revelaciones de los Papeles de Pandora, donde el multimillonario presidente chileno y su familia figuran concretando la venta de una sociedad minera en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes.

El gobernante, según la revista Forbes, tenía en abril de este año un patrimonio de 2 mil 900 millones de dólares, la cuarta mayor fortuna del país y que creció 300 millones durante la pandemia, básicamente construida sobre la especulación financiera y bursátil.

La pesquisa del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), dice que en 2010, cuando Piñera había asumido su primera presidencia, vendió sus acciones en el proyecto minero Dominga (600 kilómetros al norte de Santiago) a su amigo personal Carlos Alberto Délano, quien compró en 152 millones de dólares la totalidad de las acciones.

Parte de esa transacción, dicen las revelaciones, se efectuó en Islas Vírgenes, donde el contrato fijó un pago en tres cuotas, el último de los cuales condicionado a que cambios regulatorios no dificultaran el ­proyecto.

Es conocido en Chile que Piñera tomó decisiones que despejaron problemas a Dominga, pendiente de desarrollarse. En agosto de 2010 –cinco meses después de asumir–, él anunció la cancelación de la construcción de la termoeléctrica a carbón Barrancones, propiedad de inversores belgas, cercana a Dominga. Ésta enfrentaba el rechazo de vecinos y ambientalistas porque las aguas y ecosistema del Archipiélago Humboldt, santuario de ocho islas, serían afectados.

Cuando impidió Barrancones no se sabía que era accionista de Dominga. Cuando se hizo público, meses después, una investigación de la Cámara de Diputados concluyó que presumiblemente Piñera “buscó beneficiar” a Dominga al clausurarla “de manera arbitraria y saltándose la institucionalidad ambiental”.

Entonces, la sospecha que recae sobre el presidente es que su decisión unilateral de paralizar la termoeléctrica a carbón en diciembre de 2010, tenía que ver con el contrato que había firmado con su socio Délano.

Para mayor sospecha, recientemente, el 12 de agosto, la Comisión Ambiental de la Región de Coquimbo, donde se emplaza, le dio su aprobación, si bien hay recursos pendientes en la Corte Suprema.

Conocida la publicación los Papeles de Pandora, el gobierno emitió una declaración señalando que Piñera “nunca ha participado ni ha tenido información alguna respecto del proceso de venta de Minera Dominga, operación que se produjo en 2010, cuando el mandatario ya no tenía ninguna participación en la administración de esas empresas”, añadiendo que “se reitera que el Presidente de la República no participa en la administración de ninguna empresa desde hace más de 12 años, antes de asumir su primera presidencia. Ni el presidente Piñera ni su familia poseen sociedades de inversión constituidas en el exterior”.

Minera Dominga requiere invertir 2 mil 500 millones de dólares y está prevista a tajo abierto para extraer concentrados de hierro y cobre, incluye un puerto para exportar su producción y una planta desaladora de agua, detalla su propietaria Andes Iron.

No es la primera vez que el desprestigiado gobernante –figura con 16 por ciento de apoyo en los sondeos– navega por las aguas del conflicto de interés. De hecho, dos veces fue sancionado por uso de información privilegiada por la Superintendencia de Valores y Seguros, una en 1985 y otra en 2007, cuando compró acciones de la aerolínea Latam inmediatamente después de participar en una sesión de directorio, del cual era parte, donde se conocieron los estados financieros.

Hay múltiples evidencias de comportamientos amañados. Por ejemplo en 1982, cuando fue declarado reo y se ordenó su arresto por fraude contra el Banco de Talca, del cual era gerente, e infracciones a la Ley General de Bancos, ocasión en que se dio a la fuga por varias semanas. En 1997, cuando ya siendo senador y con ocasión de la venta a Endesa-España de la mayor empresa eléctrica del país, Piñera negoció directamente para obtener un precio preferencial por sus acciones. O en 2010, cuando incumplió su promesa de vender antes de asumir la presidencia su paquete accionario de 11.33 por ciento en Latam; o en 2010, cuando siendo presidente compró acciones de una pesquera peruana en pleno conflicto con el vecino país en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, operación que se hizo también en un paraíso tributario.

El periodista Carlos Tromben, autor de Crónica secreta de la economía chilena, describe al estilo de negocios de Piñera como “el arte de crecer con capital ajeno, fundar un patrimonio a partir de datos específicos para hacer negocios financieros, cortos y rápidos. Lo que se llama ‘apalancamiento’ en el mundo financiero, Piñera lo hizo un arte. Es una experticia, una astucia para mover dinero, ocultarlo, sacarlo, hacerlo surgir, invertirlo acá, liquidarlo, entrar y salir de distintas inversiones financieras e inmobiliarias”.

 

También te puede interesar: 

-Los 'Papeles de Pandora' vinculan a 35 lideres, incluidos 14 latinoamericanos

-En los 'Papeles Pandora', Tony Blair, Elton John, Ringo Starr...

-Problemas en el paraíso de los ricos

-Filtración abre ''caja de Pandora'' sobre secretos financieros

-Papeles de Pandora: opacidad mundial

-Sugiere AMLO investigar red de paraísos fiscales

-Desnudan a 3 mil ricos mexicanos en 'Papeles de Pandora'

-Antes de los 'Papeles de Pandora', Arganis me informó que lo estafaron: AMLO

Edición: Laura Espejo