Huyen de la capital de Haití cerca de 53 mil personas en menos de tres semanas por la violencia

Más del 60 por ciento de los desplazados se concentran en las regiones rurales, al sur de la isla
Foto: Ap

Más de 53 mil personas han huido de la capital de Haití en menos de tres semanas, la gran mayoría para escapar la incesante violencia de las pandillas, según un informe de Naciones Unidas publicado el martes.

Más del 60 por ciento se dirigen a la región rural del sur del país, lo cual preocupa a los funcionarios de la ONU.

“Nuestros colegas del sector humanitario han evidenciado que esos departamentos no cuentan con la infraestructura suficiente, y que las comunidades locales no tienen los suficientes recursos para hacer frente al gran número de personas que están huyendo de Puerto Príncipe”, afirmó el vocero de la ONU, Stephane Dujarric.

 

Lee: Regresan 34 mexicanos desde Haití; llegarán a Progreso, Yucatán

 

La región meridional alberga ya a más de 116 mil haitianos que huyeron anteriormente de la capital, según el reporte de la Organización Internacional para las Migraciones.

El éxodo desde la capital, de unos 3 millones de habitantes, inició poco después de que poderosas pandillas lanzaran varios ataques en contra de las instituciones gubernamentales a finales de febrero. Hombres armados han quemado comisarías de policía, tiroteado el principal aeropuerto internacional, que sigue cerrado, y asaltado las dos principales cárceles de Haití, liberando a más de 4 mil reclusos.

 

Entérate: Bandas armadas fracasan en su intento de asaltar el Palacio Nacional de Haití

 

Según datos de la ONU, al 22 de marzo, más de mil 500 personas habían sido asesinadas y otras 17 mil se habían quedado sin hogar.

Marjorie Michelle-Jean, vendedora ambulante de 42 años, y sus dos hijos de 4 y 7 años, eran de las pocas personas que trataban de dirigirse hacia el norte en lugar de al sur de la capital.

“Quiero verlos vivos”, dijo, explicando que las balas perdidas no habían dejado de golpear el techo de lámina de su casa. En dos ocasiones la semana pasada, Michelle-Jean y sus hijos intentaron viajar a Mirebalais, su ciudad natal, en el centro de Haití, pero se vieron forzados a dar marcha atrás a causa de bloqueos en la carretera.

“Seguramente volveré a intentarlo”, afirmó. “No es para nada seguro estar en Puerto Príncipe”.

De las 53 mil 125 personas que huyeron de Puerto Príncipe entre el 8 y el 27 de marzo, cerca del 70 por ciento habían sido obligadas a abandonar sus casas y estaban viviendo con familiares o en los hacinados e insalubres refugios improvisados instalados en diversas partes de la capital, indicó la ONU.

Más del 90 por ciento de los haitianos que han dejado la capital han usado autobuses, arriesgándose a viajar a través de territorios controlados por los grupos armados, donde se han registrado violaciones colectivas y tiroteos en contra del transporte público por parte de hombres armados.

 

Edición: Fernando Sierra


Lo más reciente

Advierte Irán que responderá ''al máximo nivel'' si Israel actua contra sus intereses

Los comentarios del ministro Hossein Amirabdollahian se producen tras reportes de un ataque israelí a su país

Reuters

Advierte Irán que responderá ''al máximo nivel'' si Israel actua contra sus intereses

Acción penal contra ocho personas por boquete en la L12 del Metro; cinco son funcionarios de BJ

Integra carpetas por sabotaje en pozo Alfonso XIII y construcciones irregulares

La Jornada

Acción penal contra ocho personas por boquete en la L12 del Metro; cinco son funcionarios de BJ

Prevén triunfo arrollador de la izquierda independentista en el País Vasco

Casi 2 millones de personas convocadas a votar este domingo en elecciones cruciales

La Jornada

Prevén triunfo arrollador de la izquierda independentista en el País Vasco

‘Los sueños y los días en Cuba’, crónica de una generación que vivió los cambios en la isla

Ópera prima, de Jimena Perzabal, narra la historia romántica de sus padres en ese país; se proyecta en la Cineteca Nacional

La Jornada

‘Los sueños y los días en Cuba’, crónica de una generación que vivió los cambios en la isla