Foto: Francisco Emilio Roldán Velasco

Los tucanes son un logro de la ingeniería de la naturaleza pues sus picos, aunque equivalen a un tercio de su cuerpo, les permiten volar y mantener el equilibrio en los árboles, destacó el biólogo Roberto Rojo, director del planetario de Playa del Carmen.

"Su característica principal es su gran pico, que estructuralmente es súper interesante porque no es muy pesado, tiene una estructura tridimensional que le da la solidez suficiente para que sea funcional, pero al mismo tiempo no les representa un peso que les impida volar", explica el biólogo.

Ese pico les permite cosechar los alimentos directamente de las plantas: con un movimiento especial logran despegar el fruto del árbol y este cae directo a su garganta (no pasa un proceso de masticación).

En la península de Yucatán hay tres de las 42 especies de tucanes que existen: el Tucán Pico Canoa (Ramphastos sulfuratus), Tucancillo Collarejo (Pteroglossus torquatus) y Tucancillo Verde (Aulacorhynchus prasinus).

 

Foto: Dan Riskin

 

"Son aves concretamente americanas, del continente americano, no las encuentras en otras partes del mundo. Se alimentan principalmente de frutas y son grandes dispersores de semillas, además son indicadores de una selva saludable", mencionó el entrevistado.

Pese a ser básicamente herbívoros, requieren complementar su dieta eventualmente con proteína animal, por ello se convierten también en depredadores; comen aves pequeñas, insectos, murciélagos, lagartijas y pequeños roedores.

Los tucanes nacen totalmente "pelones", es decir, no cuentan con plumas, éstas las van adquiriendo con los días. Tienen también una especie de "almohadillas" en sus patas porque sus nidos son muy rústicos comparados con los de otras especies. Este "acolchonamiento" natural impide que los polluelos se lastimen.

No producen un canto como tal, el sonido que emiten es más parecido a un golpeteo o al sonido del pájaro carpintero.

 

Foto: Daniel Alexander Carrillo

 

El Tucancillo Verde, también conocido como Tucaneta Esmeralda, es la más común en Quintana Roo. Su característica principal es su intenso color verde, del cual obtuvo su nombre.

Los ejemplares más grandes son los de la especie "pico canoa" o Ramphastos sulfuratus. El nombre se lo debe al azufre (sulfuratus) que es amarillo y es el color que prevalece en el plumaje de esta ave.

 

 

"El pico canoa o pico real es el más llamativo de los tucanes, causa admiración por su tamaño y su colorido", señaló Roberto Rojo e indicó que aunque estás especies no se consideran en peligro de extinción si sufren amenazas.

Algunas de estas son la deforestación y la casa furtiva. Recordó que tras los huracanes que pasaron por la península el año pasado fue posible ver tucanes en las ciudades, "eso tuvo que ver directamente con que su comida, los frutos, se cayeron y de pronto se quedaron sin comida, por lo que tuvieron que moverse a lugares más alejados donde incluso corrían peligro".

Condenó en que en muchos casos la reacción de la población fue aventarles palos o piedras para alejarlos o en otros casos atraparlos para venderlos o quedárselos como mascotas: "ellos comen una gran diversidad de frutos y quién los tenga en su casa no va a darle esa diversidad de alimentos, entonces o se va a morir o va a sufrir mucho porque no va tener la alimentación balanceada adecuada, que sólo puede encontrar en la selva".

Atrapar y poseer a estos animales está prohibido y es objeto de sanciones de la autoridad federal.

"Estos tres tipos de tucanes no son endémicos de la península de Yucatán, es decir, su distribución geográfica es más amplia, de hecho la mayoría de ellos comienza su distribución en el sureste mexicano y termina al norte de Sudamérica: Venezuela, Colombia y Ecuador", detalló el director del planetario.

Cómo dato curioso, dijo que es muy común que las personas confundan a los tucanes que se ven en esta región del país con un ave que aparece en las películas de Disney y que es blanco y negro, pero esa es otra especie: "el de nosotros es de pecho amarillo".

Una tucán hembra puede poner de uno a cuatro huevos por temporada y son padres cuidadosos de sus crías. "Tienen cuidado parental, ambos padres llevan comida al nido hasta que el polluelo empluma y empieza a volar", mencionó el entrevistado.

Un tucán adulto puede medir entre 42 y 55 centímetros; tan solo su pico alcanza entre 12 y 15 centímetros o un tercio de la longitud total del cuerpo y pueden pesar hasta medio kilo o 500 gramos.

"Deben vivir en una selva saludable, que produzca muchos frutos a lo largo del año, lo que les da diversidad de alimentos, por ello su presencia es indicador de qué tan saludable es su hábitat", explicó Roberto Rojo.

Recordó: "desde una garrapata hasta un jaguar, cada especie es única, tiene una historia evolutiva de millones de años, un nicho ecológico con una función específica y de ella dependen muchas otras especies".

 

 

Edición: Laura Espejo