Foto: Ana Ramírez

Si bien el coatí (Nasua Narica) no es una especie en peligro de extinción, sí están en riesgo por la destrucción constante de su hábitat y la confianza que llega a tener con los seres humanos, al vivir tan cerca de las zonas urbanas.  

En Cancún es habitual ver a familias enteras de coatíes, sobre todo en lugares como el Ombligo Verde, el Parque Urbano Kabah y el recién nombrado en su honor, el Parque Coatí. La subespecie Nasua Narica Nelsoni es endémica de la isla de Cozumel y está catalogada como amenazada y bajo protección de la NOM 059-SEMARNAT- 2010.

El coatí (palabra de origen guaraní que significa “nariz alargada”) gusta de lugares húmedos, de allí que Quintana Roo sea uno de los estados en donde habitan. Son miembros de la misma familia que los mapaches y pueden llegar a medir hasta 80 centímetros, con patas cortas, pero fuertes garras para trepar árboles y conseguir alimento fácilmente.

Son omnívoros; comen desde frutas (su principal alimento) hasta insectos, huevecillos de aves, entre otros alimentos, por lo que fácilmente aceptan cualquier cosa que les ofrezcan los humanos; sin embargo, esta acción no es muy recomendable, porque los hace dependientes y eso puede ponerlos en peligro.

“Estoy asesorándome con una bióloga ambientalista que se llama Gisella Maldonado, ella es la que más me ha apoyado a tener mayor conciencia para que podamos comunicar qué está bien y qué no”, declaró Mar Andrea Aldana, fundadora del Parque Coatí y Clan Coatí. “Lo correcto no es alimentarlos, porque ellos empiezan a ver a los humanos como su proveedor de alimento, cuando incluso deberían tenernos miedo”.

Los coatíes, reiteró, son mamíferos que se adaptan muy fácilmente a los hábitats, viven en toda América Latina por su gran habilidad de adaptación, incluso en zonas urbanas, y comen todo, de allí que muchos vecinos los alimenten, lo que desafortunadamente ha provocados situaciones como la de hace seis años en Cancún: una persona les dio alimento envenenado y murió toda una manada.

Descarga aquí la plana de stickers: 

 

“Hoy se tienen varias manadas muy a la vista, gracias a esta forma de alimentarlos hay mucha confianza, son muy sociables, pero se vuelven dependientes. Poco a poco tenemos que dejar que regresen a su hábitat natural, que busquen su supervivencia”, explicó Mar Andrea Aldana.

Muchas manadas viven en todo Cancún, entre la ciudad y zona aledañas, lo que los pone en riesgo, sobre todo cuando cruzan vialidades, porque hay muchos atropellamientos; incluso han tenido que adaptarse a vivir entre la basura, como ocurría en la colonia Donceles.

La entrevistada recalcó que hace apenas unos meses decidió, junto con otros vecinos de la Donceles, limpiar el lote baldío ubicado entre los fraccionamientos Bahía Azul y Galaxia, sobre la calle Independencia, en donde los coatíes llevaban mucho tiempo viviendo entre basura.

“Hice un llamado a mi comunidad para recoger basura y dejarles un espacio limpio. Sacamos un camión lleno de todo tipo de desechos; llantas, refrigeradores, botellas de pet, vidrio y escombros de construcción que dejan en las noches camiones clandestinos”, puntualizó. “Este espacio verde tiene todo el potencial para ser un santuario porque está muy vivo y la flora es mangle rojo, botoncillo y mangle blanco, mucha fauna y entre los coatíes habitan cocodrilos, tlacoaches o garzas que estaban al olvido”.

El lugar ya recibió el apoyo de Servicios Públicos del municipio de Benito Juárez para darle más forma de parque, aunque siguen en la búsqueda de los dueños del predio. Por lo pronto, todos los vecinos colaboran para evitar que se pongan en riesgo a las especies que hoy habitan allí, entre ellas, los coatíes.

 

Como cada viernes, La Jornada Maya te invita a conocer la fauna endémica del sureste mexicano. Aquí te compartimos la colección que tenemos hasta el momento. ¡Disfrútala!
 

-Murciélagos, polinizadores nocturnos

-Coatí, en riesgo por cercanía con zonas urbanas

-El pájaro Toh, ave real indicadora de la salud de la selva y prestadora de servicios ambientales

-Delfines de la Laguna de Términos, símbolo de la Isla del Carmen

-El flamenco, símbolo de Yucatán, amenazado por cambio climático

-Colibrí esmeralda, la joya de Cozumel

-Manatí, leyendas y realidades

-Selvas de la península, hogar de ensueño para los monos

-Tortuga caguama, ícono del Caribe mexicano

-Ni muerte, ni mal agüero: las lechuzas contribuyen al bienestar del campo yucateco

-Iguanas o garrobos, especie cuya protección aumenta entre la población

-Abeja melipona, una obrera maya muy dedicada

-'Chel', el ave yucateca que maravilla con su plumaje y 'capa' azul

-El majestuoso vuelo de los pelícanos, imagen cotidiana del malecón de 'Carmen'

-El loro yucateco, orgullo peninsular amenazado por el tráfico ilegal

-Tapir, el ''jardinero de la selva''

-Nauyaca nariz de cerdo yucateca; especie con protección especial

-Tucanes, ingeniería de excelencia de la naturaleza

-El mapache, con reputación de inteligente y travieso

-Microorganismos de las cuevas de la península, esenciales en el equilibrio ecológico

-Pulpo maya, exclusivo de la península de Yucatán con alto valor ecológico y comercial

-Ave acuática más grande de América, habita en la Laguna de Términos

-Xunán kab, abeja maya cuya miel tiene propiedades curativas

-Pecarí, un habitante de la selva amenazado

-Toloque coronado, 'dinosaurio' auxiliar en control de plagas de insectos

-Arañas extienden su red en la península

-Colibrí garganta negra, amante de la selva peninsular

-Mapache de Cozumel lucha por la supervivencia

-Puma, felino amenazado por el desarrollo inmobiliario

-Tortuga lora, pudo llegar a la península por cambio en la temperatura del mar

-Tiburón toro, el mandamás del Caribe

-Geco enano collarejo, lagarto nativo de la península que necesita ser visibilizado

-Cacerolita de mar, un animal de sangre azul

-Cojolite, un gran desconocido de la selva maya

-El ‘Huech’, apreciado manjar para las comunidades de la península de Yucatán

-Boa constrictor, asusta a muchos pero no es venenosa

-Lagartija escamosa, una pequeña desconocida

-Cocodrilos de la Laguna de Términos, símbolo de la Isla del Carmen

-Al rescate del cerdo pelón mexicano, originario de Yucatán

-El cangrejo azul: una lucha por la supervivencia

-La Dama Blanca, pez endémico de Yucatán amenazado por la contaminación
 

 

Edición: Ana Ordaz