Mazorca Negra busca impulsar a QRoo como productor de cacao

Los chocolates Bacalar Collection son un ejemplo de la creatividad de sus creadores
Foto: Cortesía Mazorca Negra

Adrián Caballero y Anaid Corona son socios de la Cooperativa de Cacao de Quintana Roo y de la empresa chocolatera Mazorca Negra, que desde hace tres años y medio confeccionan productos de cacao combinados con ingredientes de la región como chile habanero o semillas de calabaza y coco. Actualmente impulsan la siembra de chocolate en la localidad de Cacao en el municipio de Othón P. Blanco, con el objetivo de generar un producto sustentable y una actividad agrícola adicional en la zona sur de Quintana Roo.

En entrevista, Adrián Caballero, quien ha sido reconocido con el Premio Estatal de la Juventud en la categoría de emprendedor y expuesto su trabajo en la representación del gobierno de Quintana Roo en la Ciudad de México, habló sobre los proyectos de esta empresa local que los ha llevado a crear productos como Bacalar Collection, un diseño de chocolates que refleja los sabores y colores de la laguna de los siete colores.

Relató que desde hace unos cinco años él como licenciado en gastronomía y especialista en chocolate comenzó a elaborar productos a base de cacao y desde hace tres años y medio formó Mazorca Negra Chocolatería, al que poco después se adhirió Anaid Corona, quien tiene especialidad en turismo alternativo y experiencia con comunidades mayas.

“Hacemos chocolate desde los granos de cacao, transformándolo en barras de chocolate para comer, lo que implica que hacemos todo el proceso: desde que nos llegan los granos, los tostamos, quebramos y seleccionamos, le agregamos el azúcar y el proceso es bastante cuidado y no añadimos grasas adicionales, es cacao y azúcar. Hacemos chocolate real”, explicó Adrián.

El concepto de Mazorca Negra es chocolatería peninsular y en tal sentido se combina con ingredientes de la región como chile habanero, pitahaya, coco y semilla de calabaza, entre otros. 

A la fecha el cacao que ocupan para su producción proviene de Tabasco, pues no se cuenta con una siembra local, aunque ha habido intentos de hacerlo en localidades de la región sur, como Divorciados. 

Por ello después de tocar muchas puertas desde hace un año y medio crearon la Cooperativa de Cacao de Quintana Roo, en la Ribera del río Hondo, en la localidad de Cacao -ubicada a 65 kilómetros de Chetumal-, en donde actualmente siembran este producto.

“Antes nadie sabía de cómo sembrar el cacao, ni cómo podarlo, no existía, y Adrián y yo estuvimos tocando puertas y nadie nos hacía caso”, mencionó Anaid. 

Fruto de su esfuerzo lograron acercamientos con la titular de la representación de Quintana Roo en la Ciudad de México, Idania García Aguayo y la organización Rainforest Alliance, quienes se encargaron de ofrecer los cursos de capacitación de siembra a las y los 22 integrantes de la cooperativa, además de instruirlos sobre ventas, marketing y finanzas. Hasta ahora la cooperativa ha sembrado cinco hectáreas de cacao y sumarán otras dos en las siguientes fechas.

Anaid Corona destacó que además de ser una actividad más sustentable, a diferencia de la caña que se siembra en la región, y que les es pagada a 650 pesos por tonelada, el cacao ofrece un mayor margen de ganancia y no genera depredación ambiental, sino por el contrario, reforesta. 

“Es una competencia más, que les ayuda más a la gente que la caña de azúcar de manera sustentable”, y destacó que todos los subproductos que se utilizan son elaborados en cooperativas mayas, lo que genera cadenas productivas. 

Mazorca Negra innova día a día con experiencias -como llaman a sus productos- y la muestra es Bacalar Collection, que inició como un obsequio entre amigos, pero que ha resultado con mucho éxito y representa una región importante de Quintana Roo.

La colección especial de Bacalar incluye chocolates con un interior suave que representan la textura y colores de los estromatolitos que caracterizan a esta laguna. Hay uno sabor vainilla y maíz crujiente; el azul es de coco caribeño; el “fuerte” representa un atardecer desde el Fuerte de Bacalar e incorpora el sabor de la piña, que se produce en la localidad de Pedro A. Santos y yerbabuena, y uno más de sabor ron. 

En diciembre pasado presentaron junto con la artista Carmen Vázquez y la representación del gobierno estatal en Ciudad de México, en el Museo Mucho Chocolate el proyecto museográfico Un Lugar Llamado Cacao, colocando al sur de Quintana Roo por primera vez como productor de cacao en el país junto con Chiapas y Tabasco.

Este año pretenden expandir sus productos a otros lugares e incrementar sus puntos de venta en México, así como generar recorridos ecoturísticos dentro de la comunidad de Cacao y concretar la primera fábrica en Chetumal.

“Ya tenemos varias propuestas para exportar, pero aún no tenemos la capacidad de producción para muchas toneladas, y justamente la producción de Cacao es para eso, para tener más cerca la materia prima, con un comercio justo y un valor agregado: el saber cómo fue sembrado”, indicó. 

Edición: Elsa Torres