Persiste discriminación hacia mujeres 'gamers' en Yucatán

Se cree que las videojugadoras no son muy buenas, no saben o estorban: León Solís
Foto: Lizzeth León Solís

Especial: Culturas juveniles

 

Los videojuegos se han posicionado como uno de los ejes de la cultura friki; desde su surgimiento hasta el día de hoy han interesado a hombres y mujeres por igual, sin embargo, como en muchos otros ámbitos de la vida cotidiana, las salas donde se practican -ya sea presencialmente o en línea- no han estado exentas de discriminación hacia las videojugadoras. 

Un estudio realizado por Reach3 Insights reveló que las mujeres gamers suelen ocultar su identidad para evitar acoso en los juegos más populares con modalidad en línea. Según el documento, el 59 por ciento de ellas utiliza una identidad masculina o sin género para evitar el acoso.

“En general, ser gamer es un asunto complicado, pues se tiene que hacer un balance entre el tiempo libre y las obligaciones”, detalló Lizzeth León Solís, una jugadora de Mérida. Yunalys -como se le conoce en ese mundo- dedica sus ratos de ocio a probar sus habilidades con otros jugadores y jugadoras de distintas plataformas en diferentes juegos.

Pese a que existe cierta percepción que relaciona a los videojuegos con un público masculino, Yunalys asegura conocer a muchísimas chicas gamers. A raíz de ese pensamiento, varias de ellas se hacen pasar por hombres para jugar, señaló.

“Es muy común que oculten el hecho de ser mujeres por la discriminación. Suele pensarse que las mujeres no son buenas, no saben o solo estorban”, condenó la experimentada videojugadora y streamer, a quien se le puede encontrar en Twitch

Las mujeres aficionadas a los videojuegos enfrentan estas situaciones tanto en línea como en las llamadas partys -encuentros presenciales enfocados en los videojuegos- a los que León Solís solía acudir y en los que, en más de una ocasión, no le permitieron jugar.

 

‘Discriminación tóxica’

Este rechazo, explicó, ocurre en función de la plataforma en la que jueguen y el título que elijan. Suele pensarse que se trata de un acoso con connotaciones sexuales -aunque también existe- en su mayoría se trata de lo que ella describe como “una discriminación tóxica”.

“Te llegan mensajes de ‘ve a la cocina’, ‘hazme un sándwich’ y cosas por el estilo. El acoso y la discriminación es muy variada, sobre todo cuando se juega en Xbox”, precisó, pues esta plataforma es la que, según su experiencia, tiene las comunidades más agresivas para el género femenino. 

De igual modo, Yunalys detalló que los mensajes que se reciben dependen de cómo le haya ido a la jugadora en la partida “y obviamente la manera más fácil de evitar ese tipo de situaciones es ponerse nicknames masculinos”. 

León Solís considera que le ha ido bien en estas cuestiones, pues siempre tuvo el apoyo de su hermano -también gamer- lo que hizo tolerable su paso por las salas de juegos online, declaró. 

Ella comenzó con esta modalidad jugando Xbox, específicamente shooters, un género que no atrae comúnmente a las chicas. Ahí conoció el odio irracional hacia las videojugadoras, pero aprendió a ignorarlo, contó. Luego transitó a PlayStation donde la comunidad, consideró, “no es tan grosera”.

“Cuando di el salto a PC fue todavía más relajado. Es más común encontrarse chicas gamers en esta plataforma o simplemente a la gente no le interesa tanto acosar, aunque en el League of Legends (Lol) si hubo odio sin sentido y spam de mensajes, generalmente de chiquitos”, recordó.

 

Se trata de pasar un buen rato

El padre de Yunalys le inculcó el gusto por los videojuegos desde pequeña, así que creció con ellos. Cuando obtenía algún logro académico se le permitía jugar y fue así como desarrolló su afición. Inició con juegos de aventura como Crash Bandicoot y Super Mario World, lo que la llevó a arcades y las partys. Eventualmente incursionó en los juegos en línea con Halo y Gears of War. 

“Ahora sólo juego en línea. Es lo que disfruto, estar conociendo gente, formar mi escuadra y todo lo que implica. No es muy común que se armen escuadras mexicanas porque tristemente son las que tratan peor a las chicas gamers”, aseveró.

Para evitar situaciones incómodas los hombres deben desprenderse, opinó, de los estereotipos que señalan a las mujeres como malas jugadoras. Acostumbrarse a que tienen las mismas capacidades en los juegos -y en todos los ámbitos de la vida diaria-, “todos tenemos malas partidas, ya sean hombres o mujeres”.

A las chicas que buscan incursionar en esta disciplina -que en otras latitudes ya es considerada un deporte- Lizzeth exhortó a no desanimarse por el acoso, pues hoy en día, señaló, existen herramientas para enfrentarlo. “Que disfruten lo que hacen y recuerden que no todos nacimos siendo buenos. A fin de cuentas, se trata de pasar un buen rato”.

 

También te puede interesar: 

-La cultura friki, un fenómeno sin fronteras en crecimiento

-Maid Café by UXS, un punto de encuentro para frikis y 'otakus' en Mérida

-En Yucatán, la pandemia ha detonado el interés en el 'cosplay'

-Día del Orgullo Friki: Las diferencias entre otaku, gamer y geek

-Friki miatsii, junjaats kaaj mina’an u xuul yéetel táan u bin u ya’abta’al
 

Edición: Estefanía Cardeña 


Lo más reciente

Realizan conferencia sobre árboles patrimoniales en México

Destacan al Árbol del Tule en Oaxaca, notable por tener 2 mil años de existencia

Rodrigo Medina

Realizan conferencia sobre árboles patrimoniales en México

Invitan a actividades por el Mes Estatal del Tiburón en Quintana Roo

Este mes temático es parte de la agenda de la Sema para la conservación marina

La Jornada Maya

Invitan a actividades por el Mes Estatal del Tiburón en Quintana Roo

Distribuyen libros en unidades del Va y Ven para promover la lectura

Alrededor de 400 historias circulan por las diversas rutas del transporte público

La Jornada Maya

Distribuyen libros en unidades del Va y Ven para promover la lectura

Carín León cierra los festejos de la feria de Playa del Carmen

El artista cantó sus mayores éxitos ante más de 25 mil personas

La Jornada Maya

Carín León cierra los festejos de la feria de Playa del Carmen