En Yucatán, la pandemia ha detonado el interés en el 'cosplay'

El encierro y la ausencia de convenciones propiciaron las caracterizaciones
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

Especial: Culturas juveniles

 

Al igual que varias expresiones del universo friki, en Yucatán el cosplay es una que va en aumento, sobre todo en el marco de la pandemia derivada del coronavirus (Covid-19), cuya dinámica y consecuente encierro ha despertado curiosidad entre quienes, de otro modo, no se hubieran atrevido a encarnar a sus personajes predilectos.

El cosplay -contracción de costume play- es una actividad que consiste en caracterizarse como el personaje preferido del o la cosplayer; puede emanar de anime, videojuegos, comics o series televisivas. “Básicamente se puede hacer de lo que sea”, explicaron Andrea Ortegón y Génesis Santini, quienes practican esta actividad en Mérida.

Al igual que en otras partes de la república, el cosplay llegó a Yucatán procedente de Japón. Actualmente, explicó Andrea Ortegón -quien lleva 10 años en el movimiento- es mucho más fácil acceder a los insumos para disfrazarse. “Antes era un proceso más complejo”, detalló la chica caracterizada como Nezuko Kamado en un parque al norte de la ciudad.

Aseguró que en Yucatán se ha incrementado exponencialmente el número de cosplayers en los últimos años. La pandemia también ha sido un detonante para quienes no se habían animado, pues consecuente al encierro y a la ausencia de convenciones propiciaron las condiciones para que se caractericen, por ahora, en sus hogares. 

Además de estos eventos, a este grupo de cosplayers le gusta montar sesiones de fotos realizando actividades cotidianas, aunque el calor que impera en la capital yucateca suele ser un factor incómodo y sus trajes a veces son bastante pesados, expuso antes de limpiarse el sudor causado por los 39 grados que se registraron el día de la entrevista. 

Hace más de 10 años, antes de que Andrea Ortegón comenzara con su aventura cosplayer, solía acudir a las convenciones más populares en Mérida -Tsunami y Senka- donde le llamó la atención la gente que participaba en los concursos de esta disciplina. Es así como decidió incursionar de lleno en ella.

En aquel entonces, recordó, los trajes que se usaban no tenían la elaboración que tienen hoy en día. La gente más bien iba relajada, a diferencia de ahora que, según considera, existe mucha presión en hacerlo todo a la perfección y ser los primeros en tener la caracterización del protagonista del último anime moda. 

“Ahora hay mucha competencia, pero cuando comencé se trataba de vestirse como el personaje y divertirse. A veces iba sola y ahí conocía gente. Si alguien, por ejemplo, iba caracterizado de la misma serie, jugábamos y nos hacíamos amigos. Tenía 16 o 17 años”, precisó.

 

Un hobbie costoso

Además de la pandemia, Andrea Ortegón atribuye el crecimiento de esta actividad a la facilidad que existe para conseguir los cosplays. Anteriormente no se conseguían los trajes o las pelucas, pero actualmente hay mucha variedad, al igual que competencia por vender. “Antes tenía tres pelucas que usaba para todo, pero ahora todo es más fácil”, celebró.

En ese sentido, expuso que ser cosplayer es un hobbie caro. Los trajes superan los 2 mil pesos y la mayoría se piden de internet. En Mérida hay tiendas que los comercializan, pero en la actualidad resulta mucho más sencillo pedirlos en línea.

Particularmente, su familia ha sido de gran apoyo y han mostrado interés en su pasatiempo, incluso disfrutan sacándole fotos. Al principio, reconoció, no les gustaba el pasatiempo porque también hace crossplay, que consiste en caracterizar personajes masculinos. Esto es algo que le atrae más, le parece más emocionante, señaló Andrea Ortegón. 

Jojo no Kimyo na Boken, Sailor Moon, Digimon y Kimetsu no Yaiba son algunos de los 40 animes cuyos personajes ha caracterizado a lo largo de una década. A diferencia de otros cosplayers, Andrea Ortegón disfruta repetir a sus personajes, sobre todo cuando son de su agrado. Además, para ella siempre existe la posibilidad de mejorarlos. 

Pese a que hay gente que hace cosplay una o dos veces al mes, ella se conforma con practicar su técnica de maquillaje en el mismo período. Es a base de prueba y error que logra perfeccionar sus habilidades, siempre con miras a la próxima convención, de la que ella y sus amigas cosplayers están ávidas, contó.

“Extrañamos sobre todo reunirnos, pues hay gente que no vemos fuera de esos eventos. También hay quienes viajan con este propósito, pero a veces nos reunimos, nos ponemos pelucas y convivimos, aunque no es lo mismo”, lamentó.

 

Roles de género

Por su parte, Génesis Santini precisó que es una realidad que hay más mujeres que hombres practicando el cosplay, aunque destacó que últimamente estos últimos se han involucrado más en el tema que antes.

Lo anterior lo atribuye a que las mujeres son más partidarias a probar cosas nuevas. Cuando encuentran algo que les parece divertido, no dudan en intentarlo. En su caso, es su madre quien confecciona sus trajes ante la mirada curiosa de sus hermanos. No busca reconocimiento, aclaró. 

“Siento que se trata de intentar algo nuevo y si te sientes cómoda, igual y lo vuelves a hacer y si no, al menos ya lo experimentaste. Las mujeres creo son más atrevidas en ese aspecto y los hombres temerosos, porque tiene mucho que ver con vestirse, maquillarse y usar peluca”, añadió. 

Para la cosplayer, esta situación se relaciona directamente con los roles de género, aunque, desde su perspectiva, la sociedad está cambiando y los hombres también están intentando cosas nuevas, lo que considera algo positivo. 

Finalmente, las chicas envían un mensaje a las y los interesados en el cosplay: “que se atrevan a hacerlo, es muy divertido. Que ahorren su dinero y que no les dé pena, se conoce mucha gente nueva y fortalece la autoestima. Que tampoco tengan miedo de acercarse a otros cosplayers, muchas son personas muy abiertas que también buscan hacer nuevos amigos”.

 

También te puede interesar: 

-La cultura friki, un fenómeno sin fronteras en crecimiento

-Persiste discriminación hacia mujeres 'gamers' en Yucatán

-Maid Café by UXS, un punto de encuentro para frikis y 'otakus' en Mérida

-Día del Orgullo Friki: Las diferencias entre otaku, gamer y geek

-Friki miatsii, junjaats kaaj mina’an u xuul yéetel táan u bin u ya’abta’al


Edición: Estefanía Cardeña


Lo más reciente

Realizan conferencia sobre árboles patrimoniales en México

Destacan al Árbol del Tule en Oaxaca, notable por tener 2 mil años de existencia

Rodrigo Medina

Realizan conferencia sobre árboles patrimoniales en México

Invitan a actividades por el Mes Estatal del Tiburón en Quintana Roo

Este mes temático es parte de la agenda de la Sema para la conservación marina

La Jornada Maya

Invitan a actividades por el Mes Estatal del Tiburón en Quintana Roo

Distribuyen libros en unidades del Va y Ven para promover la lectura

Alrededor de 400 historias circulan por las diversas rutas del transporte público

La Jornada Maya

Distribuyen libros en unidades del Va y Ven para promover la lectura

Carín León cierra los festejos de la feria de Playa del Carmen

El artista cantó sus mayores éxitos ante más de 25 mil personas

La Jornada Maya

Carín León cierra los festejos de la feria de Playa del Carmen