'Niña de Maíz y Sal', obra para que los niños valoren el idioma maya

El objetivo es divulgar la historia de las infancias mayahablantes en municipios yucatecos
Foto: Cortesía Teatro La Rendija

En un municipio de Yucatán, la niña Nicté Ha es discriminada por sus compañeros por comunicarse en maya y no español. Ella no entiende por qué se burlan de ella por su forma de hablar y de vestir; pero en la obra Niña de Maíz y Sal descubrirá la importancia de sus raíces. Esta puesta en escena de la compañía Oveja Negra será estrenada el próximo domingo 26 de septiembre.

La directora y dramaturga Mabel Vázquez detalló para La Jornada Maya que con esta obra bilingüe buscan poner su granito de arena para que el público pueda conocer la historia de las infancias mayahablantes al interior del Yucatán  Está dirigida a jóvenes audiencias, aunque puede ser disfrutada por toda la familia.

Muchos de nuestros niños, lamentó, van perdiendo el contacto con su lengua materna al entrar a las escuelas, donde muchas veces -pese a los esfuerzos gubernamentales- no tienen la oportunidad de recibir clases en su primer idioma.

“Esta situación y la presión social causan que nuestros niños pierdan contacto con su lengua. Esa es la historia de Nicté Ha, una niña mayahablante avecinada en un municipio de Yucatán y que se enfrenta al reto de hablar en español en su escuela”, explicó.

Es así como Nicté Ja comienza a darse cuenta de que hay gente en su comunidad que está dejando de hablar el idioma al sentir que no es necesario; o que no serán aceptados. 

“Al final, gracias a sus abuelos Nicté Ha descubrirá que hay que estar orgullosos de quienes somos, de nuestras raíces y cultura. También de nuestro idioma, al cual hay que abrazar y hablarlo con mucho orgullo”, añadió Mabel Vázquez. 

 

Retos de la puesta en escena

Para Ana Díaz, quien interpreta a Nicté Ha en Niña de Maíz y Sal, participar en la obra representó un gran reto, pues el papel le exigía expresarse en lengua maya, lo que logró gracias a Verónica May, quien estuvo a cargo de su asesoría.

“Fue un reto precioso porque como actriz me llevo la experiencia de acercarme nuevamente a la lengua, lo que me dejó grandes ganas de aprenderla”, expuso.

Mabel Vázquez recordó que el año pasado presentaron tres escenas del proyecto, lo que les permitió conocer la opinión del público, sobre todo de los niños y adolescentes, acerca del final que les gustaría para la pieza.

“En ese momento la obra no estaba escrita del todo y fue muy interesante ver la respuesta de los niños ante el idioma y el conflicto de Nicté Ha. Para ellos era importante que la obra acabara con todo mundo aprendiendo a hablar maya”, compartió.

De igual manera, tocaron el tema de la presión social a través del bullying y se percataron de la importancia de que la gente no se burle de los otros por cómo se visten o por el color de su piel. Para la dramaturga, esa fue información valiosa que dio curso a la obra. 

 

Pérdida de identidad

La maestra Mabel Vázquez tomó la decisión de emprender este trabajo luego de leer en una nota periodística que informaba sobre la pérdida de la lengua maya en Yucatán y la forma en la que las infancias se desvinculan de ella.

“Me llamó mucho la atención que en esa nota mencionaban que esto ocurre cuando entran al jardín de niños, y el segundo deslinde se da durante la primaria. Entonces cuando entran a la secundaria, ya no la hablan más”, lamentó.

Esto dio lugar al desarrollo de un proyecto -Niña de Maíz y Sal- que permita repensarnos como sociedad y como dueños de una herencia tan rica como la cultura maya y su lengua.

“Tampoco podemos negar que no existan apoyos a la lengua maya, pues se trata de una de las lenguas a nivel república que ha sobrevivido al avance de la modernidad y la colonización; pero no podemos ignorar que en algunos casos está en peligro”, advirtió.

Por su parte, Dayana Borges, asistente de producción, comentó que la sociedad en general -no sólo Yucatán- vive a base de críticas y esas actitudes pasan a alumnos e hijos. Como docente, dijo, es una batalla constante el que los niños y adolescentes tomen conciencia de la importancia de las raíces y sus manifestaciones.

Niña de Maíz y Sal se estrenará el domingo 26 de septiembre a las 12 horas en la sede virtual de Teatro La Rendija. Las entradas se pueden encontrar en su página a un costo de 80 pesos. La temporada inicia el domingo 26 de septiembre, y se mantendrá los domingos 3, 10, 17, 24 y 31 y 29 de octubre.

 

Edición: Estefanía Cardeña