Retiran casi 4 toneladas de basura en cenotes de Yucatán este año

Durante la última limpieza, en Calotmul, se recolectaron 78 kilos de desechos
Foto: SDS

Al realizar el cierre de la Estrategia de Recuperación Integral de Cenotes y Grutas del Estado de Yucatán de este 2023, la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) informó que se recuperaron 3 mil 721 kilos de basura de 26 ecosistemas kársticos.

 

Fotos: SDS 

 

Este año, personal de la SDS trabajó en la recuperación y saneamiento de cenotes y grutas de 16 municipios, realizando acción en el municipio de Calotmul, en el ojo de agua que lleva el mismo nombre.

 

 

Durante las labores realizadas este jueves 7 de diciembre, el personal recolectó 78 kilos de desechos del cenote Calotmul.

 

 

La SDS destacó que en los cenotes se encuentran principalmente envases PET, vidrio y unicel, así como aparatos electrónicos, llantas, baterías, balones y bicicletas.

 

 

La dependencia destacó la labor que realiza el equipo de buzos especializados, quienes implementan un protocolo especial para garantizar su seguridad, la de otras personas alrededor y la de los seres vivos que habitan estos ecosistemas.

 

 

En el reporte anual también se informó que en lo que va de la actual administración se ha logrado el saneamiento de 116 ecosistemas kársticos. 

 

 


 

Sigue leyendo: Conoce el Pasaporte de Cenotes, sus enseñanzas y beneficios


Lo más reciente

Todos los días deberían ser 21 de febrero

No se puede celebrar la diversidad lingüística un día para desaparecerla el resto del año

La Jornada Maya

Todos los días deberían ser 21 de febrero

¿Qué haría Cervera Pacheco?

A Morena le gusta presentarse como una versión corregida y aumentada del PRI imperial

Pablo A. Cicero Alonzo

¿Qué haría Cervera Pacheco?

El PSV de Lozano rescata empate frente al Borussia: 1-1

Buena actuacion de Chucky; Inter supera al Atletico de Madrid

La Jornada Maya

El PSV de Lozano rescata empate frente al Borussia: 1-1

Lenguas indígenas, ¿con futuro?

Editorial

La Jornada Maya

Lenguas indígenas, ¿con futuro?