Gloria Serrano
La Jornada Maya

Mérida
13 de julio, 2015

Se trata de representaciones en las que continuamente se experimenta, yuxtaponiendo lo real y lo teatral.

Puestas en escena provocadoras, basadas en el simbolismo, la abstracción y el ritual. Un arte que se ejecuta en espacios poco convencionales, la “desteatralización del teatro”, el teatro silente, la dramaturgia que va en cualquier dirección: ambigua, hiperbólica, distorsionada, incomprensible para el espectador. Una tendencia que desencadenaron el alemán Bertolt Brecht, el francés Antonin Artaud, el rumano Eugène Ionesco y el español Federico García Lorca durante la segunda mitad del siglo XX, que igual nos remite a ciertos trabajos de escandalosos dramaturgos como el ruso Antón Chéjov, el noruego Henrik Ibsen y el inglés Harold Pinter. Así de expresionista y vital es el teatro contemporáneo y así son las obras que la comunidad yucateca puede disfrutar en su propia ciudad.

[i]Buenas intenciones[/i] en 01:19:00, una coproducción entre Argentina, México y Panamá bajo la dirección del argentino Luis Biasotto, es precisamente una clara muestra de la suma de talentos puestos al servicio de la técnica y, sobre todo, de ese movimiento escénico vanguardista que siempre deja una reflexión. Las instalaciones de Tumàka’t Danza Contemporánea AC, en el centro histórico de Mérida, fueron el lugar donde esta obra se presentó los días 11, 12, 18 y 21 de junio, con el propósito principal de recaudar fondos para la gira que a finales de agosto iniciarán en Panamá.

“Gracias al Fondo Iberoamericano de Ayuda, Iberescena, tuvimos los recursos para crear; sin embargo, la gira implica una serie de gastos que necesitamos cubrir, así que la búsqueda de apoyos sigue abierta”, comenta Vania Durán Casademunt, directora artística de Tumàka’t, en entrevista para [i]La Jornada Maya[/i].

[h1]Otros proyectos[/h1]

“También es excusa para que la gente conozca este espacio, la compañía y otros proyectos que tenemos, como la presentación, en el Teatro de la Danza en la ciudad de México, de [i]Rua do Lavradio[/i] o [i]La distancia más larga entre dos puntos[/i], una obra que en 2014 escenificamos en el Festival Internacional Cervantino.”

Vania nació en Belice, cursó la licenciatura en danza moderna en la Universidad de Utah, en Estados Unidos, se graduó en la Escuela Elemental de Ballet Alejo Carpentier de La Habana, Cuba, y posteriormente estudió la maestría en gestión de empresas e instituciones culturales en la Universidad de Barcelona.

Sonriente, emocionada y con el ímpetu que se requiere para dedicarse a las artes escénicas, se refiere a las características que hacen de [i]Buenas intenciones en 01:19:00[/i], una atractiva opción para el público que desea adentrarse en el eclecticismo del teatro que permanentemente sacude la mente: “Es un formato difícil. A Luis Biasotto le gusta romper las barreras de los espectadores. Cuando sientes que ya entendiste te cambia todo, nunca terminas de estar cómodo porque no sabes qué hacer con lo que está sucediendo. Puede ser perturbador, pero también lúdico y divertido. La percepción depende de muchos factores, no todas las funciones son iguales”.

[h1]Novedosa propuesta[/h1]

Bocetos, pequeñas piezas, performance, intentos, ideas, movimientos, particularidades, danza acción y pensamientos, son algunos de los elementos que conforman esta novedosa propuesta, al estilo dadá, que implicó un esfuerzo mental importante para sus realizadores.

De ello habla la bailarina Verónica Santiago, quien con entusiasmo se une a la charla que ocurre mientras los asistentes disfrutan del refrigerio y bebidas que el equipo de Tumàka’t ofreció al terminar la función.

“Dentro del proceso de creación eres súper vulnerable, también en el escenario, pero cuando estás creando con tus compañeros hay un punto muy profundo en el que tienes realmente que abrirte para conectar con el otro. Tratamos de enfatizar los distintos metalenguajes que se van creando dentro de la escena. Esta es una obra que plantea simultáneamente varias preguntas y las respuestas son una elección que hace el espectador dependiendo de sus referencias, de sus propias vivencias y de la identificación que tiene con los intérpretes.

“También hay escenas que sugieren un nexo directo con diversas situaciones que suceden en el país a escala político o social, así que la lectura que se hace del relato depende de todo esto y no puedes obviarlo, al menos no en esta obra.”

Al respecto, las palabras de Vania son contundentes: “esta es una puesta en escena en la que si no eres honesto, simplemente no funciona”.

Conflicto y tensión constantes, una manzana como símbolo de todo y nada a la vez, sonidos que van de lo tenue del aliento a lo estridente del grito, y el cuerpo como absoluto protagonista, son también rasgos de esta pieza con reminiscencias al Butoh japonés, cuyo influjo hipnótico mantuvo atentos a los presentes de principio a fin.

Así, las artes escénicas contemporáneas dan un peso específico a esa ancla llamada cultura que por medio de la ficción nos sujeta a la realidad, nos brinda identidad y nos permite avanzar en la construcción de un fabuloso colectivo al que llamamos sociedad.


Lo más reciente

Muñecas clásicas de Barbie y su competidora Tressy, reinas en una subasta en Francia

La colección privada incluía modelos lanzados entre los años 1960 hasta 1990

Afp

Muñecas clásicas de Barbie y su competidora Tressy, reinas en una subasta en Francia