Entrevista a Elvia Carrillo Puerto

Que las mujeres gocen de mismas libertades que el hombre: Elvia Carrillo

Felipe Escalante Tió y El Popular
Foto: Retrato de Elvia Carrillo Puerto publicado en El Popular
La Jornada Maya

14 de enero, 2016

A cien años del primer Congreso Feminista de Yucatán, nos dimos a la tarea de buscar a una representante del feminismo en el estado, a una mujer de liderazgo incuestionable. Fue necesario llegar a una fecha, el 1 de agosto de 1922, para hallar en las páginas del diario El Popular, a Elvia Carrillo Puerto, esperando al reportero en sus oficinas ubicadas en el Ateneo Peninsular, en cuyo segundo piso se encuentra instalada la Liga Feminista “Rita Cetina Gutiérrez”.

Descrita como “alma y vida del movimiento feminista en nuestro estado”, Elvia Carrillo Puerto tendrá unos 25 años; “muy joven porque su alma se halla todavía desbordante de sueños e ilusiones; se hace simpática desde la primera impresión; no tiene el carácter varonil como otras que mal interpretan el feminismo, creyendo que éste declara la guerra a los hombres y que, para ellos hay que tener brusquedades masculinas; ella es de un gesto enérgico, pero su alma es apacible, dulce y llena de ternuras. El más recalcitrante enemigo del feminismo se sentiría desde luego inclinado a escuchar las palabras llenas de sinceridad que brotan de los labios de esta mujer que tiene del decoro y del honor un alto concepto. Sabe mantenerse en la cima de la dignidad”.

Hace unos cuantos meses, Elvia regresó a Yucatán, luego de permanecer más de un año en la ciudad de México, tras el golpe del coronel Isaías Zamarripa contra el Partido Socialista del Sureste. Desde su arribo, en octubre de 1921, se ha abocado a reorganizar la Liga. Como la figura dominante del feminismo que es, llama a sus compañeras a la unidad:

“Por mi ausencia surgieron algunas diferencias que trajeron como resultado cierta desorganización, pero tengo la seguridad de que encontrándome nuevamente en la Presidencia de la Liga, dispuesta como estoy a escuchar a todas, y abriendo mis brazos para todas las mujeres dignas y honradas, no hay razón para que subsistan tales diferencias, y todas volverán como hermanas a dar su contingente, trayendo sus entusiasmos y sus trabajos; segura me hallo de que nuestras asambleas próximas serán como antes, monumentales”.
-¿Cuál es la visión de Elvia Carrillo Puerto sobre la condición de las mujeres en Yucatán?

- Extendí la mirada a mi alrededor y vi multitud de cuadros donde la mujer sufría no sólo amarguras, no sólo de miserias de explotaciones por parte del hombre, sino también humillaciones y desvergüenzas. Esto me fue haciendo comprender que la vida de la mujer era muy triste y muy amarga; y que era necesario para ella una era de mejor bienestar, de más tranquilidad y que pudiese gozar de los mismos derechos y de las mismas libertades que el hombre, manteniéndose dignamente buena, honrada y sana, moralmente hablando.

-¿Qué podía esperar una mujer en situación de vulnerabilidad, especialmente aquellas con un mínimo de instrucción, de la Liga Feminista?

-Respecto a las compañeras obreras, pueden tener la seguridad de que tendrán en mí una incansable luchadora que sabrá ayudarlas en todos los casos. Donde quiera que haya una mujer que sufra, o que sea ultrajada en alguna forma, estaré decidida a defenderla.

-¿Qué es lo que pretende lograr Elvia Carrillo con el movimiento feminista? ¿Habrá una nueva concepción de la mujer y, en consecuencia, de hombre?

- Quiero que la mujer se desprenda de todo lo material, de todo lo sensual, de todo lo animal, por decirlo así, para levantar su espiritualidad y su pensamiento hacia el ideal donde pueda pensar, donde pueda cultivarse para que tenga una vida más digna y más feliz en un ambiente de libertad y de fraternidad con el sexo llamado fuerte. Quiero que todas mis hermanas, las mujeres, gocen de las mismas libertades y de los mismos derechos que el hombre, pero de una manera digna y honrada. Y para esto necesito que primero tengan un alto concepto de la libertad para que sepan respetarla. Quiero que se desvanezca completamente el prejuicio de los sexos, la malicia y la mala intención para que hombres y mujeres puedan tener una vida de fraternidad, puedan tratarse como verdaderos amigos en los trabajos, en la casa, en los recreos y en todas partes. Para mí el amor debiera ser únicamente esta amistad sana y bien intencionada; y los hogares constituidos con estos sentimientos de pureza, sin apasionamientos, ni enamoramientos, los hogares constituidos con estos sentimientos serían verdaderamente felices.

- ¿Cómo piensa encausar el movimiento feminista yucateco? ¿Tendrá relación con otras ligas feministas?

- Pienso constituir una sola Liga fuerte y formidable que pueda ayudar eficazmente a todas sus correligionarias; no me gusta ninguna forma de discordia entre las Ligas Feministas porque esto trae como consecuencia el perjuicio a sus ligadas y más si éstas constituyen la parte obrera que necesitan de su trabajo para poder vivir. La Secretaria de la Liga de Mujeres Sufragistas Sudamericanas, señorita Elena Torres, quiere, y está haciendo los trabajos relativos para que la Liga “Rita Cetina Gutiérrez” sea la Central de ese gran movimiento feminista que pensamos llevar a la práctica todas las mujeres hispano-americanas.

-¿Qué hay de cierto con respecto a su candidatura para la presidencia municipal?

-En concreto no existe nada. En tanto que la Legislatura local no haga la aclaración correspondiente de que la mujer tiene el voto, de conformidad con la Constitución General de la República, no es posible hacer ninguna labor de propaganda con tal motivo. La interpretación del artículo Constitucional que declara que son ciudadanos las personas que tienen 18 años si son casados y 21 si no lo son y que además tengan un modo honesto de vivir es lo que interesa en este momento a la Liga Feminista que presido para encauzar sus trabajos políticos. Además usted sabe perfectamente que en el régimen socialista nadie puede auto –postularse, y por lo consiguiente mi candidatura sólo podrá lanzarla en Gran Partido Socialista del Sureste de acuerdo con las Convenciones obreras que se celebrarán en su oportunidad.