Repunte de asistencia en domingo del carnaval de Progreso

Malecón no sufrió daños mayores tras la limpieza del lugar

Juan Manuel Contreras
La Jornada Maya

Progreso, Yucatán
Lunes 12 de febrero, 2018

El malecón de Progreso amaneció limpio, luego de las fiestas carnestolendas del domingo, la principal avenida del puerto, escenario de un despliegue de música y color, no sufrió daños mayores a causa de los asistentes, quienes a pesar de sus consumos, depositaron responsablemente la basura en su lugar.

Desde antes del mediodía, ya se observaban largas filas en el la terminal de autobuses de la calle 62 del centro. Familias, parejas y niños esperaban su turno -hasta por dos horas- para abordar el camión que los llevaría a la fiesta.

A las dos de la tarde, el malecón ya estaba atiborrado. El calor fue un factor decisivo para que la venta de cerveza se disparara de manera exponencial. A las cuatro, los expendios no se daban abasto y se vieron obligados a suministrar el líquido caliente. A pesar de las malas caras, los festejos transcurrieron con normalidad.

La policía estatal, en mancuerna con la del municipio, hacían los rondines rutinarios en busca de algún conato de bronca o la comisión de un delito, sin embargo, el espíritu carnavalesco dominó y la gente no peleó.

El plato fuerte fue Molotov. Rayando las ocho de la noche, la gente se concentró en el playón -todos cerveza en mano- para disfrutar de la presentación. Los músicos hicieron lo suyo y la gente coreó sus grandes éxitos, como Marciano y Gimme Tha Power.

La oferta culinaria fue la esperada: ceviches, pescado frito y kibis rellenos, hubo para todos gustos y bolsillos. Los restauranteros hicieron “su agosto”, pues según comentarios de los meseros, las ventas se dispararon más del doble, en comparación con un domingo cotidiano.

Llama la atención la popularidad que ha adquirido el carnaval de Progreso en años recientes. Los asistentes se lo atribuyen a la política de mantener la fiesta fuera del círculo urbano. “Qué flojera ir hasta Xmatkuil”, dicen muchos, “en Progreso tenemos más libertad”.