Condenan a 20 años de cárcel a fallido feminicida en Yucatán

Había atacado con navaja a su pareja

Notimex
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 11 de octubre, 2019

Fallo condenatorio recibió un sujeto, que atacó a navajazos a su pareja, por lo pue es penalmente responsable del delito de feminicidio agravado en grado de tentativa, señaló el Juez de control del primer distrito judicial del sistema penal acusatorio, Luis Edwin Mugarte Guerrero.

En audiencia pública celebrada este día en el Centro de Justicia Oral de Mérida, el juez explicó las sanciones impuestas al hoy sentenciado, privativa de libertad por 20 años, 415 días de multa, amonestación pública, suspensión de sus derechos políticos y sin beneficios sustitutivos.

Igualmente el pago en abstracto como reparación del daño en favor de las víctimas directa e indirectas, la mujer y sus menores hijos, y la prohibición de acercarse al domicilio o lugar en donde se encuentre la víctima por el término de tres años posteriores al cumplimiento de sus sanciones.

El procedimiento abreviado es una forma de terminación anticipada del proceso que solicita el órgano acusador, el cual debe cumplir diversos requisitos, entre estos que la víctima no presente oposición fundada.

De igual forma, se requiere que el imputado conozca los alcances de un procedimiento abreviado, reconozca su culpa, renuncie al juicio oral y acepte ser sentenciado con los datos recabados por los fiscales

Los hechos datan del 7 de febrero del año en curso, aproximadamente a las 20 horas, cuando Víctor del Carmen Aguilar May, en una calle de la colonia Nueva San José Tecoh III de esta ciudad, se acercó y agredió con una navaja a la víctima quien es su ex pareja, ocasionándole lesiones en diversas partes del cuerpo, mismas que pusieron en peligro su vida.

La mujer salvó la vida al recibir apoyo y atención de cuatro personas que estaban en el lugar y el posterior auxilio de paramédicos y médicos especialistas.

Mugarte Guerrero expuso en la audiencia que el agravante del delito se debió a que previamente a los hechos, el hoy sentenciado, de oficio albañil, tuvo una relación sentimental con la víctima, pretendió infructuosamente restablecer relación con ella y ejerció violencia familiar y amenazas en su contra y de sus menores hijos.