Campeche sí cuenta con protocolo de entrega escolar: Seduc

Escuelas particulares identifican a dos personas para entregar a los infantes

Jairo Magaña
Foto: Fernando Eloy
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Jueves 20 de febrero, 2020

Luego de darse a conocer el caso del feminicidio de la pequeña Fátima 'N' en la Ciudad de México, el titular de la Secretaría de Educación de Campeche (Seduc), Ricardo Koh Cambranis, aseguró que en la entidad sí existe el protocolo de entrega de infantes, y el margen de espera del último docente un turno para que los padres pasen por sus hijos es de 20 minutos, aun así, dijo que el siguiente turno cumple con el objetivo de esperar al tutor, principalmente en las escuelas de tiempo completo.

Señaló que el tema de ética profesional entra mucho en juego en este tipo de situaciones, sobre todo cuando hay docentes que manejan horarios diferentes, o trabajos, para poder completar sus horas otorgadas según el sistema educativo profesional, sin embargo, siempre han tratado que los menores sean supervisados y vigilados por los profesores de guardia o el turno emergente, sobre todo en las escuelas de tiempo completo que tienen horarios distintos y salen entre dos y tres de la tarde.

Las escuelas particulares de sistema básico, tienen un control de entrada y salida que les permite verificar quien dejó a los niños en el plantel, y confirman quiénes pueden ir a buscar a los alumnos, con previa autorización de los padres; por lo general son registrados en las instituciones particulares para que puedan llevarse a los estudiantes al término de las clases o en caso de emergencia.

En Campeche solo una escuela contempló este sistema de control, la primaria 'Margarita de Salinas de Gortari', ubicada en el Fovissste Belem de la capital campechana, el resto de las instituciones públicas pugnan por trabajar con este sistema pero no han podido, pues fue un acuerdo de los propios padres de familia para que el plantel cuente con cámaras de video vigilancia instaladas en los alrededores.

Por lo pronto, trabajan en el sentido de que primordialmente los alumnos que asisten a determinadas escuelas es porque viven cerca generalmente, es decir, son vecinos y todos se conocen, por lo que apuestan a vigilar los hijos de todos entre sí.