Foto: Gabriel Graniel

Las cálidas aguas de la Laguna de Términos, que rodea la isla del Carmen en el estado de Campeche, se han constituido en un Santuario del Delfín, principalmente de la especie conocida como “nariz de botella”, generando incluso la atracción de turistas que buscan el acercamiento con estos ejemplares aunque la presencia de la industria petrolera, pilar de la economía nacional, amenaza su hábitat.

En los años 90 esta zona se convirtió en la proveedora de ejemplares de delfín para acuarios del sureste y centro del país, por su adaptación al cautiverio, su naturaleza sociable, así como su inteligencia, que le permite realizar diversas suertes, que los lleva a ser los atractivos de espectáculos acuáticos.

Jacqueline May Díaz, vocera de la organización ambientalista Desarrollo y Medio Ambiente, reveló que a nivel mundial se cuenta con 37 especies de delphinidae o delfines, de las cuales, la más común es el delfín mular, tursón o nariz de botella (Tursiops truncatus).

 

Animales sociales

Los delfines viven en grupos conocidos como vainas, conformados por entre 10 y 12 ejemplares, ubicándose en aguas cálidas y templadas, como las de la Laguna de Términos, en donde se han convertido en un atractivo para propios y extraños, quienes los contemplan dar saltos desde el malecón de la isla o mientras se realiza el cruce de los puentes Zacatal y de la Unidad.

Estos ejemplares pueden llegar a nadar a una velocidad de entre 5 y 11 kilómetros por hora durante mucho tiempo, aunque por lapsos cortos alcanzan hasta los 35 kilómetros por hora.

Se alimentan de peces y calamares ayudados por una forma de ecolocalización que algunos estudiosos lo consideran como un sonar, al producir pequeños sonidos y escuchando el eco que producen. Hay quienes consideran que estos sonidos pueden llegar a ser relajantes para los humanos.

 

Reproducción de la especie

El biólogo Facundo Méndez Bautista señala que los delfines alcanzan su madurez sexual, en el caso de los machos, a los 11 años, mientras que las hembras lo hacen a los 12 años, siendo su época de apareamiento en la primavera. “Durante el celo, el macho, durante el acoplamiento, compite con otros machos, para demostrar su fuerza y su tamaño”.

Explicó que la gestación dura entre 11 y 12 meses, procreando una sola cría, que mide entre 1 y 1.5 metros, con un peso de entre 30 y 40 kilogramos. “Las delfines tienen un parto cada 2 o 3 años”.

Aunque los investigadores aseguran que el período de celo de las delfines se presenta en la época de primavera, los pescadores y prestadores de servicios turísticos de la Villa de Isla Aguada aseguran que este se da durante todo el año, “al menos en esta zona”.

 

Atractivo turístico

Los delfines se han convertido en un atractivo más para el ahora Pueblo Mágico de Isla Aguada, en donde los pescadores, ante las bajas capturas y lo poco redituable de su actividad, han buscado en los paseos turísticos para el avistamiento de estas especies un modo de generar ingresos y fuentes de empleo.

Hilario Andrés Velueta Pérez y Genoveva Echavarria, integrantes de la Federación Pescadores y Prestadores de Servicios “Delfines Unidos”, dieron a conocer que antes de pandemia de COVID-19 los paseos turísticos eran un gran atractivo, no sólo para los visitantes nacionales, sino también para los extranjeros.

“A los visitantes les llama la atención el avistamiento de delfines en su estado salvaje, ya que estos ejemplares son muy amigables y en ocasiones llegan a nadar cerca de las embarcaciones, saltando y mostrando sus habilidades, lo que es un gran atractivo”.

 

También te puede interesar: Isla Aguada, de refugio de piratas a Pueblo Mágico

 

Explicaron que en esta Villa, inicialmente de pescadores y ahora compartida con la actividad turística, los delfines se han convertido en una forma de generar empleos y también derrama económica, al existir 40 embarcaciones que prestan el servicio de paseos, por un lapso de aproximadamente 40 minutos.

 

Buenos rescatadores

A los delfines se les considera como amigables y buenos rescatadores, ya que en múltiples partes del mundo se cuentan historias de personas que han sido rescatadas por estos ejemplares, cuando estaban siendo atacadas por tiburones o bien, cuando estaban en peligro de ahogarse.

Martín Pérez Cruz, habitante de la Villa de Isla Aguada, narró la historia de una mujer que viajaba en una unidad de pasaje junto con su hija de meses de nacida (a la cual transportaba en un portabebé) y que fue víctima del hundimiento de la panga o ferri “Campeche”, embarcación que realizaba el cruce entre esta localidad y Puerto Real, en la Isla del Carmen, el 22 de agosto de 1980, accidente en el que se estima murieron más de 200 personas.

“Se dice que esa noche, la madre intentó nadar hasta la orilla, empujando el portabebé que mantenía a flote a su bebé, sin embargo, la fuerte marea y las grandes olas la cansaron, por lo que lamentablemente falleció, sin embargo, los pobladores que llegaron a la orilla de la playa, tratando de ayudar en las labores de rescate cuentan que un delfín, lo empujó (al portabebé) primero con su nariz y posteriormente, en la zona baja con su cola”.

 

Ejemplares muertos

En lo que va del 2020 en la Isla de Carmen se han encontrado al menos nueve cuerpos de ejemplares de delfines muertos, que recalan a las playas, los cuales no muestran huellas de haber sido capturados por las redes de los pescadores, ni de lesiones mayores que hubieran podido provocar sus decesos.

Baudelio Cruz Coronel, presidente de la Unión de Grupos Solidarios y Cooperativas Pesqueras del Sur del Estado de Campeche, lamentó que pese al alto número de cetáceos hallados muertos, las autoridades ambientales no se hayan preocupado por realizar estudios que permitan identificar las causas de sus muertes.

“Una de las hipótesis que los pescadores presentamos es que es el resultado de los estudios sismológicos que viene llevando a cabo Petróleos Mexicanos (Pemex), para lo cual utilizan pistones neumáticos, que pueden estar afectando a las poblaciones de delfines”.

 

También te puede interesar: Hallan delfín muerto en las costas de la Isla del Carmen

 

Por su parte, la vocera de la organización Desarrollo y Medio Ambiente, A.C., Gabriela May Díaz, consideró que otro de los factores que puede estar incidiendo en la muerte de los delfines es la contaminación que está siendo generada por Pemex en sus instalaciones petroleras en la Sonda de Campeche y de la cual, dijo, nunca se dan cifras.

Pese a todos los factores de riesgo, la isla del Carmen, inmersa en el Área de Protección de Flora y Fauna “Laguna de Términos”, se ha constituido en un refugio de los delfines, considerándose como un santuario de esta especie.

 

Como cada viernes, La Jornada Maya te invita a conocer la fauna endémica del sureste mexicano. Aquí te compartimos la colección que tenemos hasta el momento. ¡Disfrútala!
 

-Murciélagos, polinizadores nocturnos

-Coatí, en riesgo por cercanía con zonas urbanas

-El pájaro Toh, ave real indicadora de la salud de la selva y prestadora de servicios ambientales

-El flamenco, símbolo de Yucatán, amenazado por cambio climático

-Colibrí esmeralda, la joya de Cozumel

-Manatí, leyendas y realidades

-Selvas de la península, hogar de ensueño para los monos

-Tortuga caguama, ícono del Caribe mexicano

-Ni muerte, ni mal agüero: las lechuzas contribuyen al bienestar del campo yucateco

-Iguanas o garrobos, especie cuya protección aumenta entre la población

-Abeja melipona, una obrera maya muy dedicada

-'Chel', el ave yucateca que maravilla con su plumaje y 'capa' azul

-El majestuoso vuelo de los pelícanos, imagen cotidiana del malecón de 'Carmen'

-El loro yucateco, orgullo peninsular amenazado por el tráfico ilegal

-Tapir, el ''jardinero de la selva''

-Nauyaca nariz de cerdo yucateca; especie con protección especial

-Tucanes, ingeniería de excelencia de la naturaleza

-El mapache, con reputación de inteligente y travieso

-Microorganismos de las cuevas de la península, esenciales en el equilibrio ecológico

-Pulpo maya, exclusivo de la península de Yucatán con alto valor ecológico y comercial

-Ave acuática más grande de América, habita en la Laguna de Términos

-Xunán kab, abeja maya cuya miel tiene propiedades curativas

-Pecarí, un habitante de la selva amenazado

-Toloque coronado, 'dinosaurio' auxiliar en control de plagas de insectos

-Arañas extienden su red en la península

-Colibrí garganta negra, amante de la selva peninsular

-Mapache de Cozumel lucha por la supervivencia

-Puma, felino amenazado por el desarrollo inmobiliario

-Tortuga lora, pudo llegar a la península por cambio en la temperatura del mar

-Tiburón toro, el mandamás del Caribe

-Geco enano collarejo, lagarto nativo de la península que necesita ser visibilizado

-Cacerolita de mar, un animal de sangre azul

-Cojolite, un gran desconocido de la selva maya

-El ‘Huech’, apreciado manjar para las comunidades de la península de Yucatán

-Boa constrictor, asusta a muchos pero no es venenosa

-Lagartija escamosa, una pequeña desconocida

-Cocodrilos de la Laguna de Términos, símbolo de la Isla del Carmen

-Al rescate del cerdo pelón mexicano, originario de Yucatán

-El cangrejo azul: una lucha por la supervivencia

-La Dama Blanca, pez endémico de Yucatán amenazado por la contaminación
 

 

Edición: Mirna Abreu