Sin riesgo, descarga de aguas residuales de Fukushima: Japón

Aún no se tiene fecha para hacer la descarga, pero el gobierno busca evitar más daños a la prefectura
Foto: Ap

Alejandro Alegría

Ante posibles daños económicos y reputaciones por la descarga de aguas residuales provenientes de la Central Nuclear de Fukushima —afectada por un terremoto en 2011—, el gobierno de Japón ha asegurado que no existe ningún riesgo para la salud humana, ni para la vida marina.

Funcionarios del gobierno nipón comentaron que el líquido que se busca verter a un kilómetro de la costa japonesa no representa un riesgo para la vida humana.

“Nuestro gobierno jamás permitirá ningún tipo de descarga de agua que pueda perjudicar al ambiente del mar, como a la salud de los seres humanos”, señalaron funcionarios.

En una sesión informativa para los países de América Latina, con quienes comparten el océano Pacífico, el gobierno de la nación asiática indicó que la descarga, que se prevé realizar entre esta primavera y otoño de este año, no se trata de líquido contaminado, sino tratado con el Sistema Avanzado de Procesamiento de Líquidos (ALPS).

El agua que se descargará al Océano Pacífico forma parte del proceso de desmantelamiento de la central, la cual fue afectada por el terremoto del 11 de marzo de 2011. Esta acción está prevista para la reconstrucción de Fukushima.

De acuerdo con información oficial, los tanques de almacenamiento de agua se han convertido en un obstáculo para asegurar un sitio destinado al desmantelamiento previsto de la central, por lo que la opción ha sido realizar una descarga al mar.

Las autoridades japonesas precisaron que la cantidad de líquido que se descargará será el equivalente a un nivel inferior de 22 billones de bequerelios por año, es decir, aún no existe una cantidad específica de agua, pero esta descarga deberá contener menos de esa medición que se hace en la contaminación por radioactividad.

Las autoridades japonesas insistieron que no se trata de agua contaminada, sino purificada por el sistema ALPS, el cual garantiza que la concentración de tritio, elemento radioactivo que es producto de las plantas nucleares, sea mucho más bajo que las normas internacionales.

Apuntaron que la descarga de aguas residuales de centrales nucleares al mar es práctica común en todas las naciones, como en China y Corea.

Comentaron que la información errónea genera riesgos reputacionales afectando negativamente a la vida de los habitantes de Fukushima.

Un especialista médico comentó que un sondeo de 2021 mostró que 4 de cada 10 residentes de Fukushima indicó que le preocupaba daños económicos y reputaciones por la descarga de aguas residuales de la central nuclear, mientras que 1 de cada 5 temía a estigmas o discriminación.

El especialista en medicina garantizó que no existen riesgos, incluso para los países de América Latina, pues es mínima la cantidad de los productos elaborados en Fukushima que llegan hasta esas latitudes.

Apuntó que la exposición a la radiación es muy común en la vida actual, pues la medicina la utiliza para realizar estudios o tratamientos, mientras que en la naturaleza también las personas están expuestas, pero en bajas cantidades.

 

Edición: Laura Espejo


Lo más reciente

Avatares generados por IA ganan espacios en noticieros y plataformas informativas en China

Esta tecnología ayuda a pasar una nota escrita a una reporteada por humanos en segundos y en múltiples idiomas

La Jornada

Avatares generados por IA ganan espacios en noticieros y plataformas informativas en China

Morena tendrá representantes en 99.95 por ciento de casillas: Delgado

El dirigente expuso que en ninguna elección se había logrado ese porcentaje de cobertura en el partido

La Jornada

Morena tendrá representantes en 99.95 por ciento de casillas: Delgado

Hubble captura la brillante galaxia espiral NGC 4689

La imagen puede ayudar a la comprensión de cómo estas poblaciones estelares cambian y evolucionan

Europa Press

Hubble captura la brillante galaxia espiral NGC 4689

Una película prohibida para concluir

77 Festival de Cannes

Leonardo García Tsao

Una película prohibida para concluir