La Jornada Maya


post Image

Compartir


A través de pinturas, Santiago Olguín presenta sus recuerdos de las costas yucatecas

Isaías Ayala


"Siempre que sueño las playas, las sueño solas, mi vida. ...Acaso algún marinero... quizás alguna velilla de algún remoto velero…"

— Rafael Alberti, Marinero en tierra.


Al vivir las experiencias cotidianas la mente toma nota de lo que le emociona y parece importante en el momento de tal manera que se producen recuerdos estructurados que conforman nuestra identidad.

En la infancia, a los pocos años de dominar nuestras percepciones más básicas, comenzamos a generar dichos recuerdos: Las sonrisas de nuestros padres, los sabores de la cocina en el hogar, la calidez de una brisa veraniega, el olor salino del mar y demás experiencias que se encapsulan en la mente biográfica para ser recuperadas cuando alguna ocasión lo amerite.

Los detalles abundantes del pasado son descartados por simple economía del pensamiento: Tal vez no recordemos la colonia donde dimos nuestro primer beso o el número del autobús que abordamos en el viaje más emocionante de nuestras vidas, quizá tampoco recordamos el color de las cortinas en la casa de nuestros abuelos. Para la memoria de algunos estos detalles son triviales, razón por la cual son relegados al olvido. Se deduce entonces que la memoria es selectiva.

Este proceso explica cómo Santiago Olguín nos presenta sus memorias de puertos yucatecos, partiendo de una sencillez visual que enmarca la estabilidad y quietud que germinaron durante su época de estudios universitarios en el estado.

Se podría inferir que la representación pictórica de este artista —antropólogo de profesión— se inclinaría a describir la dinámica de interacciones en la multitud humana; sin embargo, en el suponer se puede errar. El pintor opina que a diferencia del trabajo comunitario del antropólogo, el trabajo artístico nace por y para el sujeto.

Sobre esta línea y como consecuencia de experiencias turbulentas recientes, Santiago Olguín recurre a la cualidad terapéutica del arte para recobrar la tranquilidad y narrar a través de planos horizontales estables —cafés, grises, verdes y azules— la calma singular que sólo pudo encontrar en las memorias de la península yucateca. 

Así como un niño registra con inocencia sus recuerdos, también observamos en la mayoría de las obras una síntesis de impresiones que sugieren un abrazo de la amplitud marina hacia el ser humano. De vez en cuando algunas estructuras de la civilización descansan en el paisaje: Faros vigilantes, casas aisladas, muelles rústicos y embarcaciones estáticas aparecen en la escena como recordatorio de que, después de todo, en el amable reposar de la naturaleza se encuentran también el artista y el hombre.

Faros y memorias

Santiago Olguín Mitchell cursó sus estudios de antropología en la Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida; Universidad Central de Seattle, Washington, Estados Unidos y Universidad de las Américas, Puebla, México.

En el 2001 expone en varios espacios institucionales y alternativos de la ciudad de Oaxaca, a partir del 2012 trabaja en el taller de grabado Francisco Limón en donde incursiona en diversas técnicas de la gráfica, así mismo ha trabajado en colaboración con fotógrafos, como Víctor Chagoya y Patricia Cerezo, interviniendo trabajos análogos y digitales. Se ha desempeñado también como promotor cultural en la región de la costa chica en Oaxaca.

El pintor originario de la Ciudad de México, presentará su nueva exposición individual: Faros y memorias, -compuesta por 20 pinturas al oleo-, este 20 de mayo a las 19:00 horas en Lux Perpetua Art Centre, calle 20 #87E por calle 15. Colonia Itzimná. Mérida, Yucatán.

 

"Marea Alta" Óleo/Tela 90 x 100 2021

 

“Chicxulub” Óleo/Tela 80 x 100 2020

 

“Chuburná”  Óleo/Tela 120 x 100 2020

 

“Luna de sal – Las Coloradas” Óleo/Tela 120 x 100 2020

 

“Edificios” Óleo/Tela 80 x 120 2020

 

“Flores Marinas” Óleo/Tela 120 x 100 2020

 

“Niños asomándose” Óleo/Tela 80 x 100 2020

 

“Progreso” Óleo/Tela 100 x 120 2020

 

“Faro Río Lagartos” Óleo/Tela 70 x 100 2020

 

“San Felipe” Óleo/Tela 90 x 100 2020

 

“Secado de Luna” Óleo/Tela 80 x 100 2020

 

“Calentamiento Global” Óleo/Tela 100 x 120 2020

 

“Faros Celestún” Óleo/Tela 100 x 120 2020

 

También te puede interesar: El infinito, según Santiago

 

[email protected]

Edición: Ana Ordaz 

OPINIONES ANTERIORES

...
23 de Junio del 2021
Normando Medina Castro
Es tiempo de la democracia interna
Leer más
...
23 de Junio del 2021
Jorge Buenfil Ávila
Ahí viene el tlacuache
Leer más
...
23 de Junio del 2021
La Jornada Maya
La Riviera Ragnarök
Leer más
...
23 de Junio del 2021
La Jornada Maya
Borges, siete noches para toda la vida
Leer más
...
23 de Junio del 2021
Julio Hernández López
Consulta, que algo queda
Leer más
...
23 de Junio del 2021
Enrique Galván Ochoa
Coparmex se lanza contra las reformas
Leer más
...
23 de Junio del 2021
La Jornada
España: indulto positivo
Leer más
...
22 de Junio del 2021
La Jornada Maya
West Point
Leer más