Herencia y sustento, la pesca en Punta Allen

Especial: 'Espejo de agua', por el Día de la Gente de Mar
Foto: Miguel Améndola

Desde una herencia familiar, que pasa de generación en generación, hasta el sustento de la vida, la pesca tiene diferentes significados para los hombres del mar en un lugar referente de esta actividad en Quintana Roo: Punta Allen. La comunidad está a escasos días de iniciar la temporada de captura de langosta. 

Alejandro Velázquez, pescador de este poblado, narró cómo aprendió de su padre esta práctica que al día de hoy es el sostén económico de su familia.

Comentó que en los últimos años algunas cosas han cambiado en esta actividad, como es el caso de la tecnología, pues antes para ir y regresar se guiaban por aspectos en el mar como rocas y pasto marino, mientras que ahora se ubican a través del GPS.

Otro de los cambios es la producción que se tiene en fechas recientes en relación a décadas atrás, puesto que de llegar a pescar hasta 250 toneladas anualmente ahora apenas capturan entre 40 y 60 toneladas, como ha ocurrido en los últimos seis años, y a su criterio ha sido por la gran demanda, pesca furtiva y por los cambios bruscos del estado climatológico.

 

Foto: Miguel Améndola

 

Entre las múltiples experiencias que ha vivido, recordó cuando junto a su padre y hermano se quedaron varados por más de un día en altamar al descomponerse su motor, pero su extravío no pasó desapercibido y horas después fueron localizados.

Por su parte, José Adrián Pérez flota explicó que: “un día de pesca normal para mí es ir desde las 8 de la mañana; luego de subirnos a la embarcación nos dirigimos a los campos donde están las trampas para empezar a requerir las langostas. De ahí nos dirigimos al muelle del poblado para entregarlo”.

Precisó que la jornada puede durar cinco horas en altamar y en cada lancha van tres personas, el capitán y dos más que bucean para sacar el crustáceo. Si las condiciones climatológicas son favorables pueden pescar hasta 200 kilos de langosta en un día.

Dio a conocer que hay reglas que tienen que respetar, como que la cola del crustáceo mida 13.5 centímetros y que no esté en gestación, para que sean aptos para captura.

Es de mencionarse que son más de 70 socios quienes integran la cooperativa pesquera Vigía Chico, de Punta Allen, quienes a partir de este 1 de julio al 28 de febrero de 2022 llevarán a cabo la captura de langosta.

 

Por ello, La Jornada Maya presenta este especial sobre la gente de mar, la pesca en la península de Yucatán:

-La pesca en la península, tradición, pero también peligro

-Mueren en promedio 35 pescadores al año en Yucatán

-Pescadores campechanos en incertidumbre por bajas capturas

-Rudesindo Cantarell, pescador camaronero que descubrió un campo petrolero

-Calidad, no cantidad, en la pesca de Quintana Roo

-Sobrexplotación termina con el camarón barbón en la Laguna de Términos

-El pez león, una amenaza en crecimiento para los ecosistemas marinos de Yucatán

Edición: Laura Espejo