La súper rotación que armaron los Leones se ve lista para competir en los playoffs.

Con la adquisición de Casey Harman y los regresos de Logan Ondrusek y Jake Thompson, Yucatán tiene ahora en el papel a un grupo capaz de lograr algo similar a lo César Valdez, Yoanner Negrín, José Samayoa y Dustin Crenshaw, que en 2019 condujeron a las fieras a su segundo título de la Zona Sur en tres temporadas. Después de que apoyados en los látigos de Thompson y Harman, las fieras salieron de un bache de dos series perdidas, ante Campeche, y rescataron una estancia de .500 en casa, el primero (4; 2.95) y Negrín (7; 3.33) amanecieron ayer entre los primeros diez de la liga en efectividad. También se ubican en el top 10 en WHIP y bateo en contra.

Ondrusek supera a ambos en porcentaje de carreras limpias admitidas (2.58) y ponches (41), departamento en el que encabeza al equipo, mientras que Radhamés Liz es líder del circuito en juegos completos (2). Pero el que podría marcar la diferencia es el zurdo Harman, quien el domingo, en su debut, limitó a tres imparables en cinco entradas a los encendidos Piratas. Hace dos años el cuerpo de abridores no tenía un zurdo y tampoco contaba con uno ahora. Ondrusek y Harman -lanzó como estrella en la LMB hace dos años- condujeron las primeras dos blanqueadas de los selváticos en el año (en todo 2019 consiguieron siete) la semana pasada.

El mánager interino Juan Francisco Rodríguez confía en que el reforzado pitcheo ayudará a los rugidores a cerrar fuerte. Este mes, Yucatán marcha con récord de 7-9, con 4.68 de efectividad. Batea .302, por .290 de la oposición. “También son claves el compromiso y la unión que existen en el grupo”, afirmó Chico a La Jornada Maya.

También luce formidable el bulpén, con las adiciones de Lenix Osuna y Manny Parra, preparado para el reto de defender la corona sureña. Con el dúo dinámico de Josh Lueke (entre los primeros diez de la liga en salvamentos con ocho) y Enrique Burgos, y David Gutiérrez y Manuel Chávez (ninguna carrera aceptada en 20 entradas y dos tercios; le batean .145)  lanzando como astros, el cuerpo de bomberos está mejor y más profundo que el de hace dos años, que dependía básicamente de Lueke, Burgos y Andrés Ávila. Otro zurdo, Heriberto Ruelas, aporta mucho oficio; Edwin Quirarte, versatilidad y experiencia de campeonato. Gutiérrez, con muy buena velocidad, es de los líderes en apariciones (26) y tercero en victorias gracias a sus herméticos relevos.

La ofensiva ha batallado a lo largo del calendario para batear con consistencia y producir, pero tiene los elementos y experiencia para salir adelante y destacar en postemporada. Su combinación de poder, paciencia y contacto (Yucatán es de los que más jonrones batea y bases por bolas recibe, y está entre los nueve que menos se ponchan) puede ser clave al enfrentar a duro pitcheo.

La prevención de carreras es el sello de estas fieras. Su diferencial de anotaciones (más 71) es claramente el número uno del Sur, seguido por el de los Diablos (más 48).            

Edición: Ana Ordaz