Con una paliza, los Toros mandan la final a un séptimo y definitivo choque

Navarro y Cruz, verdugos de las fieras: 10-3; hoy, Thompson Vs. Stankiewicz
Foto: Toros de Tijuana

Por cuarta serie final consecutiva, los Leones se irán a un séptimo y definitivo juego.

Lo que parecía algo improbable hace unos días, luego de que Yucatán se impuso por blanqueada en el Kukulcán para tomar ventaja de 3-0, se concretó la noche de este martes con una paliza de los Toros, 10-3. Los melenudos no sólo están a un paso de perder su segunda gran final en fila, sino de sufrir un colapso histórico.    

Los ex big leaguers Efrén Navarro (6) y Luis Alfonso Cruz se combinaron para producir nueve de las carreras con las que los campeones de la Zona Norte empataron la Serie del Rey y la mandaron al límite, haciendo vibrar al Estadio Chevron, que contó con una entrada de 17 mil personas. 

Este miércoles, a partir de las 21:05 horas, se definirá al ganador de la Copa Zaachila. Jake Thompson, líder de la liga en victorias durante la postemporada con cuatro, abrirá por Yucatán y se enfrentará a Teddy Stankiewicz, quien se apuntó el éxito en el cuarto choque con hermético relevo de tres entradas y un tercio. El derecho, que hizo 46 lanzamientos el sábado pasado, subirá a la loma con tres días de descanso. Joe Van Meter, a quien Thompson venció en el tercer partido, podría entrar en relevo. En un duelo de vida o muerte, todos en ambos equipos estarán disponibles. 

La pesadilla de 2019 se está repitiendo para los selváticos, que no pudieron asegurar la corona en Monclova, tras llegar con ventaja de 3-2. Ahora desperdiciaron una delantera de 3-0 ante unos Toros que están a un triunfo de convertirse en el tercer conjunto en la historia de los playoffs de la Liga Mexicana en ganar una serie después de ir abajo 0-3. El único equipo que lo logró en serie final fueron los Charros de Jalisco en 1971. Los Leones remontaron un 0-3 para eliminar a Tabasco en la segunda ronda de 2005. 

Las fieras también se fueron a siete desafíos en las finales de 2007 y 2018.1. La de hace 14 años la perdieron en Monterrey, luego de ir arriba 3-2 en la serie. Hace tres años se coronaron en el Kukulcán Alamo, después de estar abajo 2-3.    

Yoanner Negrín ganó el juego que dio la cuarta estrella a Yucatán en el Campeonato de Primavera de 2018; este martes, sin embargo, poco pudo hacer por los rugidores al tolerar ocho carreras e igual número de hits en cuatro entradas y un tercio. Michael Tonkin fue el ganador en el que fue prácticamente otro encuentro de bulpén para Tijuana.

En una jornada en la que los monarcas del Sur aceptaron 12 imparables, cinco más de los que batearon, Norberto Obeso (2-2, BB, C) y Jorge Flores (4-2, C) se lucieron por los visitantes a la ofensiva y defensiva. El sonorense y bajacaliforniano realizaron engarces de Grandes Ligas en el jardín izquierdo y las paradas cortas, respectivamente.      

Los Leones pegaron primero por conducto de Yadir Drake y Luis Juárez, dos de sus jugadores más valiosos a lo largo de la postemporada.

Con uno fuera en la tercera, Obeso bateó sencillo y avanzó a segunda con rola de Walter Ibarra. A continuación, en cuenta de 1-2 ante el zurdo Carlos Hernández, a quien le bateó grand slam en el segundo partido, Drake conectó un doble al jardín derecho que mandó al plato al de Hermosillo. Una carrera producida con dos auts, la historia de la toda la serie para las fieras. Luis Juárez amplió la ventaja con sencillo a la misma pradera.

Pero luego de ese ataque de Yucatán, fue todo Tijuana.

Negrín, quien logró una apertura de calidad hace dos años, en el sexto encuentro de la gran final en Monclova, se derrumbó en la cuarta, tras un dominante y económico arranque. Todo empezó con sencillo del segundo en el orden, Daniel Castro. Subir al ex big leaguer en la alineación, movimiento que hicieron los Toros en Mérida, le ha resultado de maravilla al mánager Homar Rojas. Junior Lake negoció transferencia y Leandro Castro conectó imparable. El siempre oportuno y paciente Efrén Navarro, quien cambió el rumbo de la final con un cuadrangular de dos carreras que le dio la vuelta a la pizarra y encaminó a los bureles a una victoria en el cuarto duelo, siguió con sencillo al derecho que puso la pizarra 2-2. Cochito Cruz, el ex yanqui y ex dodger, que la botó en el dramático quinto encuentro, pero también cometió dos pecados que por poco le cuestan la campaña a su equipo, coronó el racimo con estacazo de tres registros que superó la barda del right field.

En esta Serie del Rey quien batea jonrón gana. Los melenudos lo hicieron en los tres primeros choques (en los que su rival no se voló la cerca) y triunfaron; lo mismo ocurrió con los fronterizos en los siguientes tres.

Negrín había sido víctima de entradas grandes en estos playoffs, aunque en dos ocasiones en la serie de campeonato contra los Diablos pudo salir adelante. La noche de éste martes no fue así. Luego de que los selváticos se acercaron con elevado de sacrificio de Drake en la quinta -Flores abrió con sencillo, Obeso recibió pelotazo y ambos ejecutaron doble robo con uno fuera-, los locales definieron el rumbo de la batalla con otros tres circuitos en el cierre, cuando explotó el cubano. Nuevamente todo comenzó con sencillo de Daniel Castro, con un aut, y la casa se llenó con pasaporte a Lake e inatrapable del cuarto bate Castro. Navarro recibió a Dalton Rodríguez con doble que limpió la bases y se convirtió en el golpe que acabó con los reyes de la selva, por los que también lanzaron Rafael Ordaz, Heriberto Ruelas y el cerrador Josh Lueke (IP, 2 K).
Óliver Pérez sacó un tercio con una base por los fronterizos. Brennan Bernardino se encargó de los últimos tres auts.

Desde la cueva: Art Charles, quien se voló la barda en cada una de las dos anteriores apariciones de Yucatán en la Serie del Rey, tuvo su primer turno en esta final al entrar como emergente por Humberto Sosa. El californiano se ponchó… Los melenudos sorbieron 11 chocolates y sólo recibieron dos pasaportes… Yucatán batea .217 en la batalla por el título, por .259 de Tijuana. En efectividad, ya están empatados con 3.60.

 

Matos no pierde la fe

Luis Matos, mánager de los Leones, no pierde la fe, ya que el objetivo sigue siendo el mismo: ganar el cuarto juego. El puertorriqueño compartió que su equipo sigue con el ánimo a tope y que lo que ha sucedido en esta Serie del Rey ha sido como “darle un dulce a un niño, presentárselo y al final quitárselo”, por lo que quiere hacer lo propio con la Zaachila y llevarla a la península de Yucatán.
 

También te puede interesar: África y América, más cercanos que la capital yucateca y Tijuana

 

Edición: Laura Espejo