Suicidio infantil: Los ‘guardianes’ son la mejor arma de prevención

Especialista de la UNAM afirma que el cuidado entre menores es efectivo
Foto: Sergiopv @serpervil

Especial: Advertir el riesgo

Para atender la problemática del suicidio infantil en México, una forma eficaz es promover la figura del “guardián”, un perfil que pueden cubrir todos los menores de edad para detectar señales tempranas de alerta en sus compañeros y compañeras, asegura Carolina Santillán, doctora en Sicología de la UNAM. 

Carolina Santillán es supervisora académica del Programa de Crisis, Emergencias y Atención al Suicidio de la UNAM y asegura que la figura del guardián está aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) al demostrar que es un arma efectiva para prevenir que menores de edad cometan suicidio. 

“Un guardián es aquel niño o niña que está en contacto con otro niño u otra niña y puede detectar señales tempranas en ellos o en él mismo. Los guardianes tienen un entrenamiento previo a través de talleres o capacitaciones breves que les permiten ver estas alertas, como el hecho de que herede sus cosas, que se cuestione para qué nació o que diga que no quiere vivir más”, explica la doctora. 

En el marco del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, que se conmemora cada 10 de septiembre, Santillán destaca que con esta capacitación un pequeño tiene la habilidad de realizar tres pasos para prevenir el sucidio en sus similares: nota señales tempranas, como lo es la depresión; se atreve a iniciar la conversación y explicar que la depresión se puede tratar como se trata cualquier otro padecimiento; y sabe a dónde acompañar a alguien que manifiesta tendencias suicidas. 

“Se ha probado que es muy difícil que un niño, incluso un adolescente, se acerque a un adulto a pedir ayuda, es más seguro que acudan a un amigo o a un compañero”, asegura Santillán. 

De acuerdo con cifras de un estudio realizado por el gobierno federal y presentado por Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, durante 2020 se registró una cifra récord en suicidio infantil: mil 150 niñas y niños del país consumaron los atentados contra su vida. 

Esta cifra histórica fue atribuida a la crisis que se vive en las familias a raíz de la pandemia de Covid-19. 

La especialista señala que generalmente existen situaciones que detonan las tendencias suicidas en las infancias, principalmente relacionadas con el acoso escolar o la pérdida de familiares. 

“Los niños no tienen la maduración para poder identificar que lo que están sintiendo es tristeza, irritabilidad o depresión… Estos cambios ocurren generalmente después de una pérdida, como una mudanza: perder a mis amigos, perder mi escuela, perder la colonia donde yo vivía; cambio en la situación económica; eventos estresantes como acoso, consumo de sustancias en la familia, enfermedad o muerte dentro del núcleo. Hay que estar atentos a los síntomas”, alerta la sicóloga. 

Por ello, la recomendación para docentes y tutores es detectar esas señales como irritabilidad, indecisión, lentitud para realizar las actividades, alejamiento de las cosas que antes generaban placer, para poder canalizar a los menores con un especialista. 

 

Otras medidas 

El uso de materiales didácticos como películas o cuentos en los que se hable de las emociones también es recomendado para que los menores entiendan lo que sienten, asegura Carolina Santillán. 

“Que aprendan que si la tristeza o algún sentimiento es muy fuerte y ya no les deja hacer las mismas cosas que hacían antes, se acerquen así como cuando les duele la pancita y pidan ayuda a sus padres, quienes deben llevarlos con un especialista que les brinde herramientas para entenderlo y tratarlo”, comenta. 

Pese a todas estas medidas que pueden contribuir a la prevención del suicidio infantil, Carolina Santillán advierte que siempre que se detecte a un menor que quiere atentar contra su vida se debe pedir ayuda profesional y si es con un paidosiquiatra es mejor, porque son los especialistas en la atención de enfermedades mentales en niños y adolescentes. 

“Si hay tendencia suicida hay que ser especialmente cuidadosos en acercarnos a un sicólogo o sicóloga que preferentemente tenga estudios altamente especializados en menores de edad porque no cualquiera podría tomar un caso. Hay sicólogos escolares que pueden ser buenos en trabajos de consejería, pero podrían no ser la persona adecuada para un caso de depresión grave”, advirtió. 

De acuerdo con el Inegi, 4 por ciento de los niños de entre 10 y 19 años han manifestado ideas suicidas, mientras que en las mujeres del mismo rango de edad el porcentaje se eleva a 7.

 

Si tú o una persona que conoces atraviesa una situación de depresión o se encuentra en crisis pueden llamar a la Línea de la Vida de la Secretaría de Salud federal al número 800 911 2000.

 

También te puede interesar: 

-Suicidio de infantes en QRoo, un tema muy doloroso: Sippina

-Quien se suicida no desea morirse, sino dejar de sufrir: experto

-Reforzar conductas resilientes ayuda a evitar tragedias

-Medios de comunicación evitan difundir imágenes de suicidas en QRoo

-Sobrevivientes de suicidio también requieren apoyo

 

Edición: Laura Espejo