Quien se suicida no desea morirse, sino dejar de sufrir: experto

En lo que va de 2021, estiman que más de 200 personas han consumado el acto en Yucatán
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

Especial: Advertir el riesgo

“Las personas no se suicidan porque deseen morirse, sino porque buscan dejar de sufrir”, aclaró el sicólogo Edgardo Flores con respecto a este fenómeno que ha incrementado en Yucatán. “Llegan a un punto en el que ya no hay opciones. Están sufriendo”, advirtió el experto en el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

En la entidad, no existen datos oficiales sobre este acto, pero una visión general permite conocer que, en lo que va de 2021, más de 200 personas lo han consumado. Se sabe que, a nivel mundial, el alcohol -o cualquier otra droga- está presente en 40 por ciento de los casos; y 90 por ciento de los mismos se relaciona con algún trastorno mental.

El suicidio, explicó el maestro Flores, es un fenómeno multifactorial, es decir, no se puede hablar de una sola variable que lo explique. Se trata de un acto complejo, pues a la persona se le van cerrando las opciones -en los ámbitos social, familiar, laboral, espiritual o económico- y suele caer en un punto de desesperanza.

“Cuando llega a ese punto ya no hay opciones. La gente que presenta en esa condición está sufriendo. Entonces lo que hace que alguien cometa el acto suicida no es un deseo de morir como se piensa popularmente, sino de dejar de sufrir”, precisó.

 

Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

 

Es un sufrimiento muy particular, sentenció, pues lo que para una persona podría ser algo intrascendente y superficial, para otra puede ser altamente significativo y, sumado a diversas aristas, puede influir en esta condición.

Desde el punto de vista de la investigación, han encontrado variables importantes que hay que atender. Por ejemplo, hoy sabemos que en alrededor del 90 por ciento de los casos relacionados con suicidio -consumado o no consumado- existe la presencia de un trastorno mental como depresión, ansiedad o estrés postraumático. 

“Pero que quede muy claro que tampoco se trata de estigmatizar los temas de salud mental. No porque alguien padezca un trastorno, éste va a terminar en suicidio; y no todos los suicidios se deben a un trastorno”, señaló.

De igual modo, el consumo de sustancias como alcohol o cualquier otro tipo de droga, también está presente, aproximadamente, en 40 por ciento de los casos de suicidio. 

Vivir en contextos de violencia, abuso, pobreza o catástrofes también son variables que podrían contribuir a engrosar los índices de este fenómeno.

 

Rigidez de la sociedad, factor determinante

El sicólogo Edgardo Flores lamentó que en nuestro entorno todavía se estigmaticen temas como la salud mental o las diversidades sexuales y religiosas. Esta rigidez, advirtió, también es un factor que podría abonar a la situación.

“En Yucatán hay una cultura que hasta este momento sigue siendo rígida y aferrada a cuestiones tradicionales. No estoy diciendo que lo tradicional sea malo, pero no hay apertura y lo vemos en cosas tan simples como cuando viene alguien de otro estado e inmediatamente hay una connotación negativa hacia esa persona”, detalló.

Para el académico, esto en sí ya es un acto de segregación, discriminación y señalamiento. Lo mismo sucede con otras cuestiones, como, por ejemplo, las preferencias sexuales. Es en ese sentido que exhorta a abrir el diálogo y reitera que se trata de un fenómeno complejo en el que intervienen distintas variables.

En cuanto a la relación de la pandemia con el incremento de suicidios, Edgardo Flores detalló que es un tema que se está investigando a nivel mundial desde diversas aristas y, desde su punto de vista, sí existe.

“Imaginemos que estás en un entorno en donde tienes problemas con tu familia y antes de la pandemia salías, los niños y las niñas iban a la escuela y, en general, la gente se distraía en otros contextos, la interacción era mínima y esto disminuía la tensión”.

No obstante, explicó, a partir del confinamiento que vivimos, las familias empezaron a interactuar más y muchas personas se quedaron sin empleo y ya no tenían los recursos para sustentarse. Se cerraron cines, parques y otros elementos que aportaban como contención emocional.

 

No es suficiente

“Hay miedo, tensión, incertidumbre, angustia y persiste el estigma sobre el tema de la salud mental y cuando se comparten estos padecimientos, la gente suele pensar que se exagera y recomiendan otras cosas, menos la atención adecuada”, condenó.

En el estado de Yucatán existen diversos organismos y mecanismos de prevención y atención que están a disposición de la gente, dijo, pero no son suficientes, y acudir a apoyos privados es un privilegio que no está al alcance de todos.

“Estos esfuerzos que se pueden hacer a nivel gubernamental o de la sociedad civil no están siendo suficientes porque la situación está ahí y hay condiciones de salud mental que no se están atendiendo en lo cotidiano y si no hacemos algo, los suicidios seguirán aumentando”, advirtió.

Aclaró que disminuir los índices no sólo depende de políticas públicas, sino también es trabajo de escuelas, entornos laborales, religiosos, deportivos y familiares. Es ahí donde se gestarían soluciones realmente integrales para prevenir el suicidio.

Finalmente, Edgardo Flores destacó la necesidad de entender el suicidio, pues se trata de un fenómeno en el que todos estamos involucrados, no es únicamente una decisión individual, subrayó, sino tiene que ver con el contexto de la persona.

“Si los índices de suicidio están presentes en un entorno cultural, es porque están reflejando algo de ese entorno. El suicidio es reflejo de una condición a nivel social y por eso es importante saber acerca de esta temática, porque si continúa aumentando es porque nos falta trabajar a nivel social, desde lo individual, familiar y colectivo”, concluyó.

 

Si tú o una persona que conoces atraviesa una situación de depresión o se encuentra en crisis pueden llamar a la Línea de la Vida de la Secretaría de Salud federal al número 800 911 2000.

 

También te puede interesar: 

-Suicidio infantil: Los ‘guardianes’ son la mejor arma de prevención

-Suicidio de infantes en QRoo, un tema muy doloroso: Sippina

-Reforzar conductas resilientes ayuda a evitar tragedias

-Medios de comunicación evitan difundir imágenes de suicidas en QRoo

-Sobrevivientes de suicidio también requieren apoyo

 


Edición: Estefanía Cardeña