De vuelta al maíz criollo, no transgénicos

Especial: Por semillas impecables
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

La agricultura actual suele aprovechar semillas transgénicas para evitar plagas y obtener cosechas en menor tiempo, sin embargo, los beneficios también disminuyen y el riesgo por enfermedades como el cáncer incrementan, por eso, desde el Colectivo Múul Meyaj suman esfuerzos para regresar a la producción del maíz criollo.

Desde el colectivo, Amir Tun cuenta que tuvieron que comenzar con la promoción del maíz criollo con los agricultores “teníamos la situación de la utilización en las milpas del maíz transgénico, no ha sido una tarea muy fácil”.

Lo más difícil, señala, es que las personas necesitan producir y vender lo más rápido posible porque precisamente de allí dependen sus ingresos y, por consiguiente, su propia alimentación; considerando que el maíz criollo tiene un ciclo de entre tres y cuatro meses mientras que el transgénico entre dos y dos meses y medio.

 

Foto: Colectivo Múul Meyaj

 

“Les venden la idea a los productores locales y agricultores de producir en menos tiempo, incluso el propio gobierno del estado ha estado entregando semillas transgénicas”, contrasta que algunas dependencias hablan sobre el desarrollo sustentable y sostenible, pero otras entregan esas semillas transgénicas.

Aunque en el caso del transgénico los químicos evitan que las plagas invadan el maíz y la producción sea segura e incluso con tamaños más uniformes, mira que ese “beneficio” es menor cuando comienza a hablarse de salud.

 

Foto: Colectivo Múul Meyaj

 

“Por el manejo que tiene, agroecológico, no te enferma; a diferencia de un maíz mejorado que al final te da cáncer”, señala Amir Tun.

El retorno hacia este tipo de maíz sin modificaciones con químicos, apunta, ha sido difícil, en especial por el precio que en el transgénico es de 10 pesos, mientras que el criollo alcanza los 30 pesos.

“Lo que hemos hecho es darle el valor agregado al maíz criollo”, aunque la producción es de menor escala, les motivan a transformar el insumo en nuevos productos como tortillas hechas a mano que traen a Mérida, tostadas con recados (Pipián, papadzul, relleno negro, mole con ajonjolí, chaya) para que “se den cuenta de que pueden ganar hasta un poco más en estos maíces criollos que en los maíces transgénicos”.

 

Foto: Colectivo Múul Meyaj

 

Pero también están implementando nuevos productos como harina de maíz nativo y bebidas, “no quedarnos en una monotonía”.

Múul Meyaj, actualmente está conformado por 90 familias, entre productores, artesanos y agricultores. Para la producción del maíz, la mayoría ha aprendido por tradición familiar, pero actualmente están en el proceso de creación de una escuela “con la finalidad de que esa sabiduría no se pierda”.

Con esta nueva escuela, Amir Tun espera que la agricultura sume lo aprendido de forma empírica con técnicas para crear abonos orgánicos, así como para evitar plagas y el mejoramiento genético natural de los maíces para crear maíces mejorados con polinización.

 

Foto: Colectivo Múul Meyaj

 

En su caso, recuerda, aprendió a producir desde su comunidad maya, donde observa poco interés por las juventudes en continuar produciendo, lo que termina por elevar el precio del maíz criollo y que, para él, termina en interés por conservar la especie creando la red de productores y agricultores Múul Meyaj, para crecer y propagar la semilla.

El año pasado, además de la pandemia, las lluvias afectaron sus cosechas y recuerda que en el propio colectivo tuvieron que buscar apoyos económicos y de materia prima para que pudieran sembrar nuevamente, pero también tener el alimento en la mesa.

“Fue un golpe lateral, la verdad que sí” porque enfrentaron las lluvias y las restricciones que trajo la contingencia, por lo cual el impacto para la producción fue negativo, afectando su economía y también el autoconsumo.

 

También te puede interesar: 

-Tortillas con maíz criollo, un impulso para el comercio justo en Yucatán

-Habitantes de Ek Balam encuentran oportunidad de turismo en la milpa

-Ofrenda al maíz, un acto sagrado para los mayas

-Campo 'pierde terreno' por falta de oportunidades e interés de generaciones actuales

-Investigan seis especies de maíz nativo en Chiná

-El maíz, un sabor que recuerda al hogar

-U kajnáallilo’ob Ek Balame’ tu kaxtajo’ob ti’ koole’, uláak’ bix u k'uchul xíimbaltbilo'obi'

-Táan u xak’alta’al wakp’éel u jejeláasil ixi’im yaan Chiná

 

Edición: Laura Espejo