Así es Ichkabal, la ciudad maya que abrirá al público en Quintana Roo

Está ubicada a 30 km de lo que será la estación Bacalar del Tren Maya
Foto: Luis Castillo

Reyes Martínez Torrijos y Patricia Vázquez

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) revelaron a La Jornada el esplendor de las estructuras mayas ubicadas en el grupo principal de la zona arqueológica de Ichkabal, en Quintana Roo, en las que trabajan desde hace meses para que desarrolle su potencial y se convierta en uno de los mayores atractivos de la ruta del Tren Maya.

 

Foto: INAH

 

Ubicada a sólo 30 kilómetros de lo que será la estación Bacalar del proyecto ferroviario, la ciudad maya fue descubierta hace 28 años, pero este 2022 entra en una etapa de investigación profunda con vistas a su apertura. El sitio, que durante casi un siglo evadió la llegada de los investigadores, comienza a mostrar sus monumentales pirámides para enriquecer el conocimiento sobre la cosmogonía y la grandeza de esa civilización mesoamericana.

 

Foto: Luis Castillo

 

Margarito Molina, director del Centro INAH Quintana Roo, detalló en entrevista aspectos del paraíso al que pronto se dará acceso al público, y que “se vincula al Tren Maya porque el proyecto presidencial integra la infraestructura con el patrimonio cultural en términos materiales y arqueológicos”.

Molina prevé la revitalización de la cultura viva en la región, de la mano de dependencias como la Secretaría de Cultura federal y el mismo INAH.

La Jornada realizó en exclusiva un recorrido por la zona ritual y milenaria de Ichkabal, considerada una de las urbes más grandes e importantes del área maya del periodo preclásico tardío en el actual México.

 

Foto: Luis Castillo

 

La sensación de tiempo detenido comienza desde la pequeña población que da acceso: El Suspiro. La brecha de más de 20 kilómetros que conduce a la zona arqueológica está rodeada de vegetación tupida con tramos en los que apenas cabe un automotor.

 

Foto: Luis Castillo

 

La arqueóloga Sandra Balanzario, también adscrita al Centro INAH Quintana Roo, refiere que hay mucho por descubrir, pues existen indicios de que en Ichkabal está el origen de la dinastía Kaanu’l (Serpiente), una de las más poderosas de la civilización maya.

 

Foto: Luis Castillo

 

El grupo arquitectónico principal consta de cinco extraordinarios edificios, denominados con sencillez del uno al cinco. La investigadora describió que el primero de ellos tiene una base similar a la de la Pirámide del Sol de Teotihuacan, de 250 metros por lado, aunque sólo tiene una altura de 40 metros.

El número dos cuenta con un basamento de 160 metros de longitud sobre el que construyeron cinco templos, de los cuales sólo se ha excavado uno. En suma, apenas comienza el descubrimiento del complejo.

 

Foto: Luis Castillo

 

Con una antigüedad de al menos 2 mil 400 años, el conjunto central abarca una superficie de siete hectáreas, superior a las casi cinco que ocupa el Zócalo de la Ciudad de México. Las estructuras, recubiertas aún por la vegetación en varias de sus caras, congregan en sus orillas el verde selvático y la piedra ennegrecida por el tiempo y la intemperie. El silencio de la plaza central es roto en ocasiones por la estridencia de un tucán o un faisán.

El nombre del asentamiento se deriva de las palabras ich, que significa “entre”, y kabal, “bajos”, porque fue construido en terrenos altos, rodeados de bajos o humedales, los cuales, deducen los expertos, eran aprovechados para la agricultura. En el resto del asentamiento se cultivaba frijol, maíz, así como variedades de calabaza y chile. Los mayas que habitaron Ichkabal gozaban de autosuficiencia alimentaria, sostiene la científica.

 

Foto: Luis Castillo

 

Lo primero que se observa al arribar a la zona es la laguna artificial que ha atrapado y atesorado la luz de los astros durante siglos. Esa aguada fue nombrada De los cocodrilos, por ser hábitat de dichos reptiles. Esos animales “perpetúan la obra maya”, pues, explica Balanzario, “han removido y asentado sedimentos en el fondo, como necesita una gran obra de ingeniería hidráulica a fin de evitar la filtración del agua”.

 

Foto: Luis Castillo

 

Los edificios cuatro y cinco poseen decorado de mascarones modelados con estuco que miran hacia el oriente, mismos que después de ser excavados volvieron a ser cubiertos para su protección.

 

Foto: Luis Castillo

 

El complejo central está organizado en armonía con los puntos cardinales. Aún luce decorados ceremoniales en negro y rojo, por los que se presume que los habitantes tuvieron que comerciar con poblaciones de Guatemala para adquirir hematita especular, un mineral que produce un color rojo intenso y brillante en la oscuridad, que también fue usado en Teotihuacan.

 

Lee: Encuentran cantidades peligrosas de mercurio en antiguas ciudades mayas

 

El ascenso por las escalinatas de uno de los edificios más altos es escabroso por la elevación de los peldaños de casi 50 centímetros, por el sol que cae a plomo y la elevada temperatura del ambiente.

En un singular efecto visual, en una escalera lateral, mientras ascienden dos de los visitantes, sus sombras parecen un felino escalando. Desde la cima, Balanzario indica que se atisban, a una decena de kilómetros, los promontorios de la zona arqueológica de Dzibanché, con la que Ichkabal se hallaba conectada por medio de calzadas prehispánicas, ahora casi destruidas.

 

Foto: Luis Castillo

 

La arqueóloga narra que hay otras aguadas artificiales que soportaban la vida cotidiana de la ciudad que alimentó a un centenar de miles de personas y que se asienta en más de 60 kilómetros cuadrados.

El espacio ceremonial comenzó a ser investigado en 1994, cuando fue registrado por el destacado arqueólogo de origen español Enrique Nalda Hernández (Logroño, 1936-CDMX, 2010) junto con Javier López Camacho.

 

Ichkabal posee un complejo arquitectónico principal de al menos cinco estructuras monumentales, de las que ya ha sido descubierta una pirámide de 40 metros de altura, cuya base es de igual dimensión a la del Sol de Teotihuacan. Foto Luis Castillo.

 

Los estudios del también antropólogo y cofundador de este diario permitieron atisbar la enorme complejidad arqueológica de esa región cercana a Bacalar, cuya importancia política y económica alcanzó la de sitios emblemáticos como Tikal o Calakmul.

 

Foto: INAH

 

Balanzario relata que desde 1930 había datos sobre la existencia de un sitio monumental en la región, provistos por personas que explotaban chicle, y que en los años 70 se descubrieron asentamientos arqueológicos cercanos, pero no se encontró Ichkabal.

De los edificios cuatro y cinco no se ha retirado la tierra ni la vegetación de todas las escalinatas ni en sus costados y fachada trasera, pues los trabajos se han concentrado en descubrir las estructuras que se levantan de forma ceremoniosa hacia donde se pone el Sol.

 

Foto: INAH

 

La fecha probable de su apertura aún no se conoce. El pasado 3 de agosto, Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), señaló que esta zona está aún en estudio y declinó dar detalles sobre cuándo podrá recibir visitantes.

“Ichkabal no está abierta al público de manera que no es fácil que una persona pueda conocer la zona, puede ir pero no es una visita que pueda ser formalizada", externó el funcionario durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

Foto: INAH

 

 

No dejes pasar: Por innumerables hallazgos, planea INAH un corredor arqueológico en el tramo 5 Sur

 

Conoce aquí más de Ichkabal y otras zonas arqueológicas de QRoo que están siendo intervenidas 

 

Notas relacionadas

-Religión, gobierno y astronomía, eje de la gran ciudad maya de Ichkabal

-Ichkabal aporta nueva luz sobre el imperio perdido de los gobernantes Serpiente

-Ichkabal exige conservación ecológica y respeto al entorno: INAH QRoo

-''Quirúrgico'' rescate en ruta del Tren Maya, por riqueza de vestigios

 

Edición: Mirna Abreu


Lo más reciente

En Isla Mujeres, clausuran rueda de la fortuna por subir perritos

Autoridades consideran que las mascotas podían ser un riego para las personas en la atracción

La Jornada Maya

En Isla Mujeres, clausuran rueda de la fortuna por subir perritos

La Boxita de Hunucmá: probable legado afrodescendiente

El personaje, hecho con palos, papel, bejucos y sogas, visibiliza una herencia olvidada por muchos años en el Mayab

Leobardo Cox

La Boxita de Hunucmá: probable legado afrodescendiente

Artesanas de Tulum elaboran traje de novia con técnicas de bordado ancestrales

Debido al uso de técnicas ancestrales, el tiempo de elaboración es de unos tres meses

Miguel Améndola

Artesanas de Tulum elaboran traje de novia con técnicas de bordado ancestrales

Halterofilia brinda 62 medallas a QRoo en los Nacionales Conade

Es la disciplina que más preseas ha brindado al estado

La Jornada Maya

Halterofilia brinda 62 medallas a QRoo en los Nacionales Conade