Manifestaciones feministas, un acto para reflejar la realidad: Activistas

Víctimas y aliadas aseguran que ante la protesta la postura social debe ser de empatía
Foto: Cristina Rodríguez


Especial: Las calles, de ellas 

Tras una búsqueda de cuatro días por el territorio de Tixtla, Guerrero, doña Flora encontró a su hija Ayelin Iczae, de 13 años, a escasos 500 metros de su vivienda, en un punto donde autoridades habían revisado desde que la desaparición fue reportada. Sin embargo, el hallazgo no fue motivo de celebración: la menor fue desmembrada y sólo se hallaron algunas partes de su cuerpo.

Doña Flora está enojada, está dolida, está frustrada. A un año de los hechos no ha encontrado justicia por el feminicidio de su hija y el llanto y los gritos no son suficientes para demostrar su dolor.

La mujer encontró abrigo en las organizaciones feministas, quienes, asegura, son su respaldo y el de muchas madres de víctimas de feminicidio.

Fue entonces cuando hizo contacto con Antimonumenta Vivas Nos Queremos y se sumó a las protestas feministas en la Ciudad de México y en otros estados.

“Decido entrar porque no quiero que el asesinato de mi hija quede impune, para que no vuelva ocurrir otro caso así, para que ninguna otra mamá tenga que encontrar a su hija en pedazos. Para que ninguna otra mujer tenga que ser desplazada como yo en búsqueda de justicia”, manifiesta la mujer.

Flora grita, llora, rompe, pinta y quemaría todo si pudiera con tal de que los encargados de garantizar justicia esclarecieran los hechos en los que su pequeña de apenas 13 años fue asesinada. Con tal de saber que el o los responsables de algo tan atroz ya fueron identificados y enfrentarán la ley.

La mujer considera que a la hora de buscar justicia todas las voces y todas las manifestaciones son válidas y no cabe el argumento que muchos han adoptado al decir “esas no son las formas”.

“Yo quisiera que alguien me dijera ‘¿sabe qué señora? esa no es la vía, véngase para acá, aquí es’ y que realmente fuera la forma de encontrar justicia. Pero mientras ellos no lo vivan pueden decir muchas cosas, pero cuando una vive esta situación te das cuenta de la realidad de México, la realidad de las injusticias, cómo nos trata el gobierno al hacernos sentir como delincuentes y no como víctimas. Yo soy una víctima”, reclama Flora.

 

Foto: Víctor Camacho

 

Movilización ante violencia de género en Yucatán

En Yucatán, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reporta cuatro feminicidios en lo que va del año, aunque activistas locales aseguran que son al menos cinco.

El SESNSP, que depende de las cifras reportadas por la fiscalía estatal, señala que en 2021 hay 37 víctimas de violación y hubo 2 mil 117 llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia contra la mujer.

Además, 49 mujeres fueron víctimas de lesiones dolosas y existe el reporte de dos mujeres víctimas de corrupción de menores y tres de trata de personas.

Ante ese panorama, la protesta social fue uno de los medios para que víctimas, familiares de víctimas y aliadas en la búsqueda de justicia, levantaran la voz.

El 8 de marzo la protesta arreció y colectivas feministas intervinieron con pintas el Monumento a los Montejo, un acto criticado por los detractores del movimiento.

“Todas las formas de expresión son válidas y deberían ser escuchadas porque vienen de una necesidad de justicia. Cuando un crimen se comete, como el grado más alto de violencia: un feminicidio, no le puedes decir a la mamá o a las hijas ‘esas no son las formas’, la persona que es víctima necesita sanar su proceso y encontrar la justicia en las formas que ella así lo sienta. Debe ser un proceso acompañado por el Estado, por la comunidad y por las personas de áreas jurídicas, sicológicas, todas las personas debemos acompañar a las víctimas”, señala Paola, integrante de Reflexión y Acción Feminista de Yucatán.

La activista asegura que las movilizaciones sociales nunca han tenido el objetivo de agredir y que se trata de una forma de confrontar e irrumpir para demostrar la situación de las mujeres en el estado, el país y en todo el mundo.

“Estamos hartas y si las cosas no cambian no vamos a parar. El Estado no lo va a hacer por nosotras y de muchas formas sólo tenemos a nosotras para acceder a la justicia. Las mujeres estamos enojadas y es una rabia digna y justificada, es una realidad que se va acumulando y ya no nos queda nada más que reaccionar”, expresó Paola.

 

Foto: Cecilia Abreu

 

“La causa principal no es el vandalismo”

Al respecto, Daniela Pascual, integrante de Restauradoras con Glitter, señala que la protesta, desde la pacífica hasta la que recurre a intervenciones, quemas o algún otro tipo de irrupción, debe ser respetada y entendida desde el origen, es decir, encontrar las causas que llevan a las mujeres a salir a las calles y atender estas problemáticas.

“Nosotras no fomentamos este tipo de intervenciones, pero entendemos cuál es la causa principal de esta movilización y sabemos que la causa principal no es vandalismo. La intervención de los espacios públicos forma parte de una forma de manifestación para reflejar la realidad que viven las mujeres”, comenta Daniela.

La activista acusa una falta de disposición de todos los entes de la sociedad para comprender el problema, una falta de empatía para entender que todas las expresiones son válidas y deben ser respetadas.

Como aliada, Daniela Pascual es testigo de las diversas movilizaciones de las mujeres, desde acudir a hacer la denuncia, una manifestación pacífica frente a las fiscalías, tocar la puerta en la Cámara de Diputados para reforzar las leyes de protección y la intervención de espacios públicos. Si algo tiene claro es no hay algo que no se haya intentado durante la lucha.

“Exigirle a las mujeres que hagan la lucha desde una forma en la que no causen ninguna incomodidad a nadie es una forma privilegiada y desinformada de ver el problema. Es una falta de comprensión e incluso una minimización de lo que las mujeres estamos viviendo”.

 

Foto: Restauradoras con Glitter

 

Por otro lado, Abril Reyna, integrante de Zines por Morras, ha optado por realizar activismo desde las ilustraciones, desde la creación de fanzines y desde el intento de concientización a través de materiales gráficos.

El objetivo de Zines por Morras es iniciar la discusión sobre temas que se deben cuestionar, sobre todo en materia de género. Y aunque su activismo no consiste en salir a las calles, Abril reconoce que todo movimiento debe ser visto desde la empatía.

“Nosotras no hacemos intervenciones, sabemos que hay diferentes maneras de protestar y todas son válidas. Aplaudimos las diferentes manifestaciones porque a veces no es suficiente el diálogo y la confrontación de forma pacífica”, señala la activista.

El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, sin embargo, para las activistas es una labor de todos los días del año y desde cada trinchera lo que se busca son garantías para que no existan más víctimas. 

 

Notas relacionadas: 

-Exigen erradicar la violencia contra las mujeres en Mérida

-Acciones, no simulaciones, piden feministas de QRoo en el 25N

-Conmemora el Instituto de la Mujer de Campeche el 25N

-Mujeres marchan en CDMX contra la violencia de género

-Develan Antimonumenta Feminista en Yucatán

-AMISY presenta iniciativa ciudadana 3 de 3 contra la Violencia

-Dan banderazo a 16 días de activismo feminista en Cancún

-Buscan penalizar variables de delitos digitales en QRoo

-Violencia hacia mujeres indígenas no nace como costumbre en comunidades: activistas mayas

-Urgente perspectiva de derechos humanos en sistema de justicia para resolver feminicidios

-En comunidades mayas persisten agresiones contra mujeres trans

-Acceso a justicia y seguridad, exigencia de feministas a las autoridades tulumnenses

-En Yucatán falta que se legisle con visión de género y dejar a un lado prácticas machistas: Canadem

-Autonomía económica, para erradicar la violencia contra las mujeres

-Diferencias entre partidos en sesión por Día Internacional contra Violencia a Mujeres

-María Elena Ríos pide en el Senado legislar contra ataques a mujeres con ácido

-Más de la mitad del mundo sufre la pandemia de violencia contra mujeres: ONU

-Una de cada dos mujeres asegura haber sido víctima de violencia durante la pandemia: ONU

-Neoiconoclasia, protesta feminista legítima

-Ka jach beeta’ak meyaj, ma’ chéen beey tu beeta’ali’, u k’áatanil u x féeministailo’ob Q Roo yóok’lal 25N