El Ocaso Estival

Basura de plásticos en las playas de Yucatán
Foto: Juan Manuel Valdivia

Especial: Esplendor u ocaso                        

Dalila Aldana Aranda* y Víctor Castillo Escalante

Hace unas semanas compartí para nuestros lectores, una de las enseñanzas al visitar Japón sobre la responsabilidad de nuestros residuos sólidos, dado que uno tiene que transportarlos hasta regresar a casa u hotel, en la medida que no hay botes de basura en sitios públicos. Bien dice el dicho, “no hay calle más limpia que la que no se ensucia, no la que se barre”. Muy rápidamente de este viaje se aprende a comprar aquello que no generará residuos sólidos para no estar guardando nuestra “basurita” todo el día en nuestros bultos. También señalaba que al caminar en las playas de Yucatán me preocupa ver toda la basura que van dejando los paseantes, mucha de ella de bebidas y alimentos (envases, botellas de cerveza/refrescos, bolsas de ”papitas” y hasta pañales desechables y ahora los cubrebocas).

Para ver la cantidad de basura de plásticos en la “temporada” efectuamos recorridos en las playas de Progreso, el Playón y Chicxulub. Progreso, con cerca de 60 mil habitantes y actividades económicas de turismo, comercio y pesca. El Playón, ubicado al oeste del puerto de altura con actividades de pesca y turismo. Chicxulub, con una población diez veces menor a la de Progreso y actividades de pesca y turismo de residencias secundarias. A excepción de la playa de Progreso que cuenta con servicio de limpia y barrenderas, las otras dos playas carecen de este servicio.

Los recorridos se efectuaron semanalmente en las tres playas antes de la temporada (junio) y al terminar ésta (finales agosto), en marea baja y en la zona media de playa entre el límite de alta y baja mar. En la figura 1, se muestra la cantidad de plásticos antes de iniciar la temporada y a su término. En las tres playas la cantidad de basura de plásticos se duplica entre el inicio y fin de la temporada. La playa más sucia es el Playón con 158 artículos de plástico en 100 m lineales, seguida de Chicxulub (85) y por último Progreso (50), que pese a tener un servicio de limpia hay plásticos y estos aumentan al término de la temporada.

 

Figura 1

 

Existe gran diversidad de plásticos, los más comunes son el polipropileno (PP), envases de comida, polietileno de baja densidad (PEBD) con lo que se fabrica entre otras cosas las bolsas de plástico. Polietileno de alta densidad (PEAD) que se utiliza para las tapas de refrescos y el poliestireno (PS), llamado cristal plástico utilizado en alimentación, juguetes y embalaje. Su variante expandida, son los envases de nieve seca. 

En la figura 2, se presenta la clasificación de la basura encontrada en las playas antes de la temporada y al final de ésta. En todos los casos hay cambio en la basura plástica. Los plásticos asociados a envases de comida (nieve seca/cristal-plástico) aumentan en las tres playas al final de la temporada. Estos resultados permiten concluir que con una acción sencilla como la de eliminar su uso en bebidas y alimentos vendidos en las playas se mantendrían las playas limpias. Acompañado de programas de educación ambiental invitando al paseante a no dejar basura de ningún tipo en las playas. Crear estímulos estatales/municipales para que comerciales y hoteleros eliminen los envases de plástico en la venta de bebidas/alimentos. 

 

Figura 2. Cantidad de basura de plásticos en las playas de Progreso antes de la “temporada” (junio) y al final de la temporada (finales de agosto) en 100 m lineales.

 

Figura 2. Cantidad de basura de plásticos en las playas de Chicxulub antes de la “temporada” (junio) y al final de la temporada (finales de agosto) en 100 m lineales.

 

Figura 2. Cantidad de basura de plásticos en las playas de El Playón antes de la “temporada” (junio) y al final de la temporada (finales de agosto) en 100 m lineales.

 

Cada ocaso es único, disfrutémoslos como el “Principito en su Planeta”, ellos nos invitan a dar gracias a la vida y el de fin de agosto simboliza el regreso a nuestras labores. Playas limpias=bio seguridad+bienestar. Apliquemos la Enseñanza de la tierra de Murakami en nuestras playas del Mayab.

Sayonara.

 

También te puede interesar:  Basura, paisaje en las playas de Yucatán

-Basura, paisaje en las playas de Yucatán

-Jóvenes, futuros guardianes de las playas

-Turismo masivo acaba con la ''palmera de Instagram'' de Tulum

-1, 2, 3 por Progreso

-Hasta el próximo año, paraíso

-Un Cristo Negro de mar: El señor de Sisal

-Gulliver peninsular

-El cangrejo azul: una lucha por la supervivencia

-U kaláanta’al k’áak’náabo’ob yaan te’e baantaa’

 

*Dalila Aldana Aranda, investigadora CINVESTAV IPN, Mérida, Premio Nacional al Mérito Ecológico

[email protected]

 

Edición: Estefanía Cardeña