Carta al presidente en el día de la mujer

Especial: 8M Día Internacional de la Mujer
Foto: Notimex

Señor Presidente Andrés Manuel López Obrador:

Me dirijo a Ud., con todo respeto, en mi calidad de mujer y ciudadana de este hermoso país llamado México, como una de las millones de mujeres que votamos por Ud. y la esperanza y esperamos con ansia la cuarta transformación.

Llevo años acompañándolo, primero para llegar a ser Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y luego, después del tercer intento, alcanzamos la presidencia. 

Le confieso que son muchas las veces que no comprendo sus decisiones, sin embargo,  en un voto de confianza de que existe un plan maestro que busca el bien común, entiendo que,  al destapar la infinidad de huachicoleos que existían en las instituciones hubo que hacer cierre de apoyos que nos atropelló a muchos que sí estábamos trabajando. 

Soy consciente de que gobiernos anteriores se sirvieron con la cuchara grande y el abuso de los Peña, Duartes, Ortega, Fox y demás, nos endeudaron inmisericordemente, pero no podemos enfocarnos en lo inmediato y hacer a un lado lo importante:  invertir en la educación y el fomento a la cultura, la salud, la investigación científica y tecnológica, así como la creación de empleos, es lo que nos dará el sustento para construir el país que aspiramos.

Sé, también, que muchos de los responsables de los abusos del pasado, siguen moviendo la batuta y promueven el retorno de esos tiempos a través de los medios a su alcance para minimizar sus acciones, señor, y potencializar sus errores y que, a final de cuentas, nos impide distinguir la información veraz de la llamada fake, para analizar y entender, para participar y comprometernos. 

Considero que no es la falta de respeto sino el dialogo lo que debe prevalecer entre nosotros. Escuchar y el intercambio de ideas y argumentos nos permitirá llegar a un consenso que beneficie a México. 

El sarcasmo y los insultos rompen los puentes,  pero también entiendo perfecto el reclamo vestido de ira que surge de la desesperación e impotencia de las madres frente a la injusticia y la impunidad del que violó y mató a sus hijas.

En la preparación del articulo con motivo del Día de la Mujer, reflexionaba sobre la obra de gobernantes progresistas que Ud. admira que valoraron la participación de esta. Ahí está Salvador Alvarado, quién en 1916 propició dos Congresos Feministas en Yucatán para analizar cómo promover a la mujer. En el primero, uno de los puntos básicos fue comprender la importancia de la educación y capacitación para el trabajo que le permitiría mayor autonomía y en el segundo: ofrecerles oportunidades de votar y ser votadas para participar en la vida pública. 

Felipe Carrillo Puerto, más allá de ser simplemente una anécdota peregrina, construyó escuelas rurales, continuó la liberación de los esclavos en las haciendas y apoyó a su hermanita Elvia para hacer llegar a las mujeres de todo el estado, alfabetización, planeación familiar, salud y capacitación a través de sus ligas feministas, bautizadas en honor de una mujer fuera de serie, la maestra Rita Cetina Gutiérrez, fundadora, en 1870, de la escuela para niñas y el periódico La Siempreviva, quienes tuvieron como fruto, a distinguidas mujeres como: Consuelo Zavala, presidente del I Congreso feminista, Beatriz Peniche, Rosa Torre, 1era regidora del Municipio de Mérida o la misma Elvia Carrillo Puerto, que, aunque ganó la diputación local, el gobierno que asesinó a su hermano, le impidió llegar.

Hoy, 8 de marzo, hacemos presente a Sor Juana que ensanchó nuestro horizonte, a doña Josefa, Leona Vicario y Gertrudis Bocanegra que sostuvieron la independencia y a Carmen Cerdán que rompió el silencio ancestral;  a las adelitas que daban  a sus hombres  comida, cobijo y ungüentos, cargaban los trastos y echaban balazos y que, al final de la bola no recibieron pensión y ni siquiera conocemos sus nombres, entre otras, que construyeron la Patria, esa a la que solo recordamos una vez al año “hasta atrás” y que, sin embargo, con ellas se transformó en Matria, esa que nos defiende, sana, alimentan  y consuelan todos los días a través de  las mujeres que siguen hoy, anónimas, en las trincheras del hospital como médicos, enfermeras y afanadoras, en las escuelas, en los laboratorios, investigado y luchando por no ser engullidas por sus colegas que las ningunean; en los hogares, donde las abuelas y las mamás, que fungen además,  como maestras tecnológicas. 

Todas ellas tienen que trabajar el doble para demostrar su valía y luego, llegar al turno sin paga, para sostener al mundo en equilibrio y vivir con el miedo a los feminicidas, que se multiplican como hongos y, que pueden estar, además del callejón, en casa, la oficina o en el puesto de poder.

Siempre lo he considerado a Ud. señor presidente, un hombre con buenas intenciones que está decidido a que su paso no sea en vano. Por eso hoy, Día Internacional de la Mujer, quiero ser voz de miles de mujeres para hacerle llegar nuestro clamor: No podemos permitir que un abusador de mujeres, como es Félix Salgado Macedonio llegue a la gubernatura del estado de Guerrero. 

Ni las mujeres de ese estado como tampoco las del resto del país, merecemos tal ultraje. ¿Cuál es el mensaje que se manda a la sociedad? ¿Hasta dónde se permite la impunidad? ¿Equidad? ¿Cuál?

Las mujeres, quienes hemos iluminado, alimentado y protegido la gran cueva universal desde el inicio de los tiempos, no estamos dispuestas a vivir con miedo de quien ya amenazó: “Soy un toro y ahí les voy. ¿Quién puede detenerme?” Guerrero se niega a vivir escondiendo a sus niñas y mujeres para evitar una embestida. 

Con la esperanza de la Cuarta Transformación, agradecemos la gentileza de su atención. 

 

Atentamente

Las Mujeres en su día, aunque en realidad, éste es todos los días del año y en ellos clamamos: ¡Basta! Ni una más. 

Las Niñas y las Mujeres, merecemos florecer sin miedo.

 

[email protected]

Edición: Elsa Torres

Este trabajo periodístico es parte de un especial que La Jornada Maya preparó este 8 de marzo en conmemoración del Día Internacional de la Mujer. La cobertura completa la puedes conseguir a continuación:

 

- Ser una caja vacía u otras formas de luchar después del 8M

- Pandemia rompió el miedo: estudiantes conforman colectivas para denunciar abusos

- Soy una feminista rabiosa: Maru Medina

- Hay que luchar por nuestros derechos: Marián

- Ser mujer es superarse, salir adelante y trabajar el doble: Azeneth

- Ni siquiera querían escucharme por ser mujer: Rocío

- Mujeres produciendo con huevos, proyecto de vida de Itzel Suárez

- Somos factor de cambio en temas vanguardistas: Jaqueline

- 8M: Las protestas de mujeres que cambiaron el mundo 

- Femen, el grupo ucraniano que protesta con los senos desnudos

-Vital, pelear por los derechos de todos en un mundo diverso: Fridman Hirsh

-Aunque en teoría hay avances, todavía queda mucho por hacer: Maricela Flores

-La mujer emancipada

-Uniformes Vargas, 52 años de poder femenino en su máxima expresión

-'Nenis' llevan décadas luchando contra un sistema que precariza a las mujeres

-Mujeres quintanarroenses, con la tasa de fecundidad más baja del país

-Independencia económica nos da libertad para tomar decisiones propias: Aracely