Foto: Fernando Calderón Gutiérrez

Ophionereis commutabilis / COPIDASTER CAVERNÍCOLA 

Ubicación: Cozumel, Quintana Roo 

Características estrella: Son color rojizo con bandas crema. Tienen cinco brazos de aproximadamente el grosor de un dedo pulgar humano. 

Tamaño: Entre 30 y 40 centímetros. 

Características ofiuro: Los brazos son largos y muy delgados, de dos o tres milímetros de grosor. 

Tamaño: Pueden alcanzar medio metro de extremo a extremo. 

Alimentación: La estrella es carnívora y el ofiuro come bacterias.

En la isla de Cozumel existe una estrella de mar que se llama Copidaster cavernicola y que es endémica de una sola cueva, conocida como El Aerolito, destacó el biólogo marino Fernando Calderón Gutiérrez, quien también señaló que en el mismo sitio existe un ofiuro endémico (Ophionereis commutabilis), especie parecida a las estrellas pero con patas más flexibles.

Calderón Gutiérrez, quien actualmente estudia su posgrado en la Universidad de Texas en Galveston, se ha especializado en la exploración de cuevas, principalmente en Cozumel; en sus inmersiones monitorea la fauna de estas estructuras que tienen miles de años.

“A los dos organismos endémicos los conocemos como cavernícolas recientes porque todavía se parecen mucho a sus especies hermanas del mar. Por ejemplo, la estrella de mar es de color rojizo y se parece mucho a una especie del arrecife”, dijo el biólogo. 

Pese a las similitudes que presentan con sus contrapartes acuáticas, ya se ha confirmado tanto con la morfología utilizando microscopía electrónica como también con genética que ambas estrellas son especies distintas.

El especialista destacó que muchas veces, estos organismos son ignorados por la espeleobiología debido a que no presentan pérdida de coloración, lo que ocurre normalmente con los habitantes de las cavernas. “Parece que son formas de vida más recientes y todavía no tienen todas las adaptaciones clásicas de las cuevas”, indicó.

Gutiérrez confirmó que, como en el caso de la estrella de mar, el ofiuro endémico de El Aerolito es muy parecido a uno que se encuentra en el mar, pero que ya se ha confirmado que es una especie completamente distinta.

 

Foto: Fernando Calderón Gutiérrez

 

Las estrellas tienen cinco brazos de aproximadamente el grosor de un dedo pulgar humano. Son color rojizo con bandas crema. La mayoría miden entre 30 y 40 centímetros de brazo a brazo. En el caso del ofiuro, tiene un centro en forma de pentágono que mide alrededor de un centímetro y los brazos son largos pero muy delgados, de dos o tres milímetros de grosor. Pueden alcanzar medio metro de extremo a extremo

“Ambas son especies cuyos ancestros entraron a la cueva provenientes del mar. Las del Aerolito no tuvieron intercambio genético, es decir, no se reprodujeron con sus parientes del arrecife. Tras la llegada del ancestro común se estableció una población en el espacio debido a que bastantes organismos fueron capaces de sobrevivir allí (en la caverna) y con el tiempo empezaron a desarrollar adaptaciones específicas para su nuevo hábitat, hasta el punto que se generó una especie totalmente distinta”, explicó el especialista.

Los investigadores aún están en proceso de reacabar información sobre estos animales y sus hábitos. Para ello, los comparan con sus similares del arrecife: “lo que hacemos es ver cómo se alimentan las especies hermanas del mar, pues si tienen una historia evolutiva similar deben tener una alimentación similar. Creemos que el ofiuro come bacterias. De hecho, lo he visto agarrando colonias bacterianas y se las llevan hacia la boca; la estrella puede que sea carnívora”.

El científico revela que dicho comportamiento implicaría que la especie está depredándose a sí misma, ello tiene sentido cuando se observan sus números poblacionales: la estrella tiene menos de 300 individuos dentro de la cueva, son muy pocos, de acuerdo con el biólogo, pero esa es su población natural. 

En el caso del ofiuro, el estimado es de arriba de 200 mil individuos dentro de El Aerolito. La especie puede perder un brazo y lo regenera muy fácilmente; cuando se sienten amenazadas cortan alguna de sus extremidades, la cual sigue moviéndose en el agua y atrae la atención del depredador mientras ellas escapan. “La estrella también puede regenerarse, pero no con tanta rapidez y no se cortan ellas mismas sus extremidades”, detalla el investigador.

Los espeleobuzos teorizan que esa es la forma en la que seguramente llegaron a la cueva: escapando de zonas con depredadores; se habrían meteido en ese espacio porque era seguro.

 

Foto: Fernando Calderón Gutiérrez

 

“Particularmente los ofiuros tienen algo que se llama taxia negativa (miedo a la luz), ellos quieren estar bajo piedras y es en la noche cuando llegan a salir, entonces, una cueva es un lugar perfecto para ellos”, manifestó el biólogo. 

En cuanto a las amenazas que enfrentan, la más importante es el desarrollo inmobiliario, pues muchas veces las cuevas donde habitan son rellenadas o bien, hay derrames de combustible que contaminan el agua donde viven, por lo que un sólo evento humano podría extinguir a la especie.

El aspecto positivo es que al vivir solo en cavernas, sus hábitats son de difícil acceso para personas que pudieran entrar para capturarlos y comercializarlos en el área turística: “están protegidos del humano, pero son muy susceptibles a cualquier tipo de riesgo”.

En las investigaciones en las cuevas, Calderón Gutiérrez también ha encontrado diversas especies de esponjas, como la Svenzea germanyanezi, Calyx maya, Haliclona (Reniera) stygo, Neosiphonia microtriaeneae, Haliclona (Halichoclona) chankanaabiis y Diplastrella cozumella. Estas últimas las identificó el año pasado de una cueva de Cozumel.

“Son siete especies diferentes hasta ahora. Seis de ellas sólo están presentes en una cueva y la otra en una caverna diferente, todas en la isla de Cozumel. De hecho aún estamos describiendo otras seis, esta investigación no ha terminado. Estas son especies cuyos parientes más cercanos en el mar se encuentran a más de 200 metros de profundidad”, finalizó. 

 

Como cada viernes, La Jornada Maya te invita a conocer la fauna endémica del sureste mexicano. Aquí te compartimos la colección que tenemos hasta el momento. ¡Disfrútala!
 

- Jaguar, 'especie sombrilla' que protege a todo el ecosistema

-Murciélagos, polinizadores nocturnos

-Coatí, en riesgo por cercanía con zonas urbanas

-El pájaro Toh, ave real indicadora de la salud de la selva y prestadora de servicios ambientales

-Delfines de la Laguna de Términos, símbolo de la Isla del Carmen

-El flamenco, símbolo de Yucatán, amenazado por cambio climático

-Colibrí esmeralda, la joya de Cozumel

-Manatí, leyendas y realidades

-Selvas de la península, hogar de ensueño para los monos

-Tortuga caguama, ícono del Caribe mexicano

-Ni muerte, ni mal agüero: las lechuzas contribuyen al bienestar del campo yucateco

-Iguanas o garrobos, especie cuya protección aumenta entre la población

-Abeja melipona, una obrera maya muy dedicada

-'Chel', el ave yucateca que maravilla con su plumaje y 'capa' azul

-El majestuoso vuelo de los pelícanos, imagen cotidiana del malecón de 'Carmen'

-El loro yucateco, orgullo peninsular amenazado por el tráfico ilegal

-Tapir, el ''jardinero de la selva''

-Nauyaca nariz de cerdo yucateca; especie con protección especial

-Tucanes, ingeniería de excelencia de la naturaleza

-El mapache, con reputación de inteligente y travieso

-Microorganismos de las cuevas de la península, esenciales en el equilibrio ecológico

-Pulpo maya, exclusivo de la península de Yucatán con alto valor ecológico y comercial

-Ave acuática más grande de América, habita en la Laguna de Términos

-Xunán kab, abeja maya cuya miel tiene propiedades curativas

-Pecarí, un habitante de la selva amenazado

-Toloque coronado, 'dinosaurio' auxiliar en control de plagas de insectos

-Arañas extienden su red en la península

-Colibrí garganta negra, amante de la selva peninsular

-Mapache de Cozumel lucha por la supervivencia

-Puma, felino amenazado por el desarrollo inmobiliario

-Tortuga lora, pudo llegar a la península por cambio en la temperatura del mar

-Tiburón toro, el mandamás del Caribe

-Geco enano collarejo, lagarto nativo de la península que necesita ser visibilizado

-Cacerolita de mar, un animal de sangre azul

-Cojolite, un gran desconocido de la selva maya

-El ‘Huech’, apreciado manjar para las comunidades de la península de Yucatán

-Boa constrictor, asusta a muchos pero no es venenosa

-Lagartija escamosa, una pequeña desconocida

-Cocodrilos de la Laguna de Términos, símbolo de la Isla del Carmen

-Al rescate del cerdo pelón mexicano, originario de Yucatán

-El cangrejo azul: una lucha por la supervivencia

-La Dama Blanca, pez endémico de Yucatán amenazado por la contaminación

-Pejelagarto, especie prehistórica que se conserva hasta nuestros días

-Colibrí garganta rubí, hambriento viajero que llega a la península de Yucatán

-Zorro gris, un cazador solitario

-Amblipígidos, aliados de los humanos en el control de plagas

-Concientizan sobre la caza ilegal del pájaro cardenal

-El viejo de monte, en riesgo de extinguirse

Edición: Ana Ordaz 


Lo más reciente

Niñas yucatecas participarán en feria internacional de ciencias en Paraguay

Las estudiantes de Oxkutzcab realizaron un prototipo que demuestra el descenso de Kukulcán

La Jornada Maya

Niñas yucatecas participarán en feria internacional de ciencias en Paraguay

Ordenan a Sansores retirar contenidos que constituyan violencia política

Comisión del INE resolvió un recurso presentado por una diputada del PRI

La Jornada

Ordenan a Sansores retirar contenidos que constituyan violencia política

Niegan aborto a mujer de EU pese a que su bebé no tendrá cráneo

Recientes prohibiciones obligan a los médicos a negar la interrupción del embarazo

Astrid Sánchez

Niegan aborto a mujer de EU pese a que su bebé no tendrá cráneo

CDMX: Siete heridos deja carambola entre Metrobús y varios vehículos

El accidente se registró sobre la avenida Insurgentes y el Eje 1 Norte en la colonia Buenavista

La Jornada

CDMX: Siete heridos deja carambola entre Metrobús y varios vehículos